La Comisión Europea presenta recomendaciones de la red 5G con restricciones para proveedores de “alto riesgo”

El paquete de medidas pretende limitar los riesgos para la seguridad ante el desarrollo de esta tecnología de telecomunicaciones en Europa
Carteles que promueven la tecnología inalámbrica 5G de la empresa tecnológica china Huawei

AP/MARK SCHIEFELBEIN  -   Carteles que promueven la tecnología inalámbrica 5G de la empresa tecnológica china Huawei

La Comisión Europea ha lanzado una serie de recomendaciones para articular el futuro despliegue de las redes 5G en la Unión Europea (UE) anunciando ciertos límites para suministradores de equipos que tenga un perfil de “alto riesgo”. Así, el mercado comunitario se mantiene abierto para la compañía china Huawei y para el resto de los operadores que cumplan las normas, aunque con restricciones en diversos ámbitos, en aras de preservar la seguridad de las estructuras tecnológicas y de telecomunicaciones ante posibles casos de espionaje o de apropiación de desarrollos propios. 

De esta forma, Bruselas ha solicitado a los Estados miembros de la UE restringir o prohibir la participación de los proveedores de "alto riesgo" en las partes críticas de sus redes de telecomunicaciones 5G, según una serie de medidas sobre ciberseguridad refrendadas durante esta jornada del miércoles por la Comisión Europea.

Esta postura perjudicará a Huawei, pero no le sacará totalmente del entorno de las redes 5G europeas, asunto que puede soliviantar sobremanera a Estados Unidos, que exige la expulsión total de la presencia china de las redes de comunicación por posibles problemas de seguridad ante supuestos casos de espionaje o de apropiación de propiedad intelectual. 

Estas recomendaciones de la Comisión no son vinculantes, tras ser acordadas por los 28 países del bloque comunitario, y no identifican a una empresa en particular, pero muchos miran a la asiática Huawei y al contencioso que vive desde hace meses con las autoridades norteamericanas. 

Los Estados miembros de la UE han decretado de esta forma unas pautas por las que se prevé la opción de aplicar “exclusiones necesarias” para rebajar el nivel de riesgo de una manera eficaz en referencia a puntos “clave, críticos o sensibles”, como pueden ser funciones básicas y de gestión de la red o funciones de acceso a esta misma. 

La Comisión aprobó así una serie de recomendaciones estipuladas por los países comunitarios, sin mencionar expresamente a Huawei, empresa que tiene que colaborar por ley con los servicios secretos chinos, lo que es visto como un peligro que puede desembocar en la revelación de secretos sobre desarrollos tecnológicos vitales. 

La vicepresidenta ejecutiva de la Comisión, Margrethe Vestager, indicó ante los medios de comunicación que las recomendaciones se han hecho de manera objetiva y "a medida de los riesgos identificados" y que esperan explicar "a nivel internacional" sus decisiones. "Lo que estamos definiendo hoy es una estrategia europea para el 5G que respete la naturaleza abierta del mercado interior y la seguridad de los ciudadanos y nuestra soberanía tecnológica", aseveró.

Logotipo 5G iluminado se exhibe durante el 10º Foro Mundial de banda ancha móvil organizado por Huawei en Zúrich, el 15 de octubre de 2019
AFP/STEFAN WERMUTH - Logotipo 5G iluminado se exhibe durante el 10º Foro Mundial de banda ancha móvil organizado por Huawei en Zúrich, el 15 de octubre de 2019

Los riesgos a los que se refieren las medidas están relacionados con factores no técnicos, como la posibilidad de "interferencia de Estados de fuera de la UE o actores con respaldo estatal a través de la cadena de suministros del 5G", en clara referencia a cómo empresas de otros países pueden llegar a introducirse y llegar a conocer avances propios para aprovecharse y adquirirlos a través de cualquiera de los eslabones que forman parte de la cadena de suministros para la red 5G. 

Los Estados miembros se mostraron favorables a mejorar la seguridad e implementar estrategias de garantizar la diversificación de comerciantes para “limitar la dependencia de proveedores con un perfil de riesgo similar”.

La Comisión fomentará la aplicación de estas medidas mediante “todas las herramientas a su disposición”, como apuntó Vestager. Se tendrán así en cuenta las reglas de telecomunicaciones y ciberseguridad, la coordinación sobre estandarización y los certificados a nivel de la UE, el marco de escrutinio de las inversiones extranjeras directas para “proteger la cadena de suministro” del 5G europeo, los instrumentos de defensa comercial o las normas de competencia. 

También las licitaciones públicas, asegurándose de que se tienen debidamente en cuenta los aspectos de seguridad, y los programas de financiación comunitarios, de manera que los beneficiarios cumplan con los requisitos de seguridad relevantes.

En la jornada previa al alumbramiento de este paquete de recomendaciones Thierry Breton, comisario de Mercado Interior y responsable de Industria y Telecomunicaciones se pronunció sobre este tema ante los asuntos: "No se trata de discriminar, sino simplemente de fijar reglas. Serán estrictas, exigentes, de modo que en Europa se acogerá a todos los operadores que quieran aplicarlas en este despliegue de redes".

Esta nueva tecnología requería una “nueva arquitectura totalmente diferente”, como reseñó el propio encargado de Industria y Telecomunicaciones de la Comisión. 

El objetivo claro es el de reforzar la seguridad de una nueva tecnología móvil como la del 5G, sobre la cual Thierry Breton ha incidido explicando que la UE no ha quedado rezagada en la investigación y desarrollo del 5G, aunque sí vio necesario que cada país y operador cuente con “distintas fuentes” para sus proveedores con el fin de “reducir riesgos” sobre la seguridad de la red. La quinta generación de tecnologías de telefonía móvil sucede a la de 4G, mejorando exponencialmente la velocidad de navegación y descarga de archivos. 

El 5G es un gran paso adelante en el avance tecnológico ya que ofrece a empresas y consumidores particulares la posibilidad de acceso a datos en la red de una forma más rápida y eficiente. Y aquí Huawei tiene un rol importante por ser una empresa destacada en el desarrollo de infraestructuras de red y equipos de procesamiento de datos, además de ser una compañía de telefonía móvil renombrada. Su cercanía al Estado chino despertó las reticencias en las autoridades estadounidenses y de otros países. 

Estados Unidos y Japón habían eliminado de la lista de empresas con acceso a esta nueva tecnología a la empresa asiática ante las sospechas de espionaje de los desarrollos tecnológicos nacionales en favor de Pekín. Ante lo cual la UE ha puesto un coto parcial al acceso para la entidad china. 

El Gobierno asiático fue acusado de ciberespionaje y robo de propiedad intelectual y se limitó totalmente su acceso, en este caso, a los mercados norteamericano y japonés. De hecho, el Ejecutivo estadounidense de Donald Trump alertó a Europa sobre el peligro de dar acceso a Huawei a su entramado tecnológico ya que en un posible caso de crisis internacional China podría acabar con una red de telecomunicaciones al tener acceso a cierta información.

A pesar de estas advertencias, por ejemplo, Reino Unido sí permitió a la empresa china el suministro de equipos para la futura red 5G. Aunque los dirigentes británicos indicaron que los denominados como “proveedores de alto riesgo” quedarán fuera de las áreas más sensibles del entramado.