La compra por Siemens del paquete de Iberdrola en Gamesa incluiría una OPA de exclusión

El grupo alemán diseña un plan estratégico para unificar sus intereses en el sector energético
Parque eólico Iberdrola

 -   Parque eólico Iberdrola

Las desavenencias han marcado las relaciones entre el grupo alemán Siemens e Iberdrola desde no mucho tiempo después del acuerdo que consistió en la creación de una nueva empresa fabricante de aerogeneradores con la fusión de los activos de Gamesa y la división eólica del grupo alemán. Una empresa en la que Siemens tiene un 59% del capital y la eléctrica un 8%.

Divergencias por la gestión, por el reparto de poder, pero en líneas básicas promovidas por la caída en Bolsa de Siemens Gamesa a causa de diversos problemas en algunos de sus principales mercados y por la elevada competencia que conllevó caída de los márgenes. El presidente de Iberdrola, Ignacio S. Galán, cuestionó la gestión de la compañía y también las decisiones que pueden tener un impacto relevante en la filial española. Las diferencias se han trasladado a los tribunales y en ese ámbito están citados los dos accionistas.

Mas en paralelo se diseña una operación que pondría fin al conflicto en la medida que Iberdrola saldría del capital de Gamesa, al adquirir Siemens su participación. La agencia Bloomberg ha señalado que la compra del 8% se materializaría con una prima sobre la cotización, si bien debería ser los suficientemente elevada para que Iberdrola se decantase por vender e ingresar del orden de los 720 millones de euros.

Con el 67% de las acciones de Gamesa, aunque ya es el socio de referencia con el 59% actual, el grupo alemán materializaría sus planes sin obstáculos. Planes que comprenden la creación de una nueva empresa de energías, en la que quedarían incluidos los activos de la empresa vasca. Y complementando las medidas industriales con el lanzamiento de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) de exclusión sobre Gamesa puesto que el grupo que se cree sería el que tendría presencia en los mercados bursátiles.

Si bien esta estrategia se desarrolla sin que se conozcan con claridad los planes de la multinacional alemana respecto al papel que reserva a las factorías ubicadas en España.

Para los analistas de Banco Sabadell estiman que, aunque Siemens no estaría por ley obligada a lanzar una OPA, le sería positivo tener la totalidad del capital de la compañía de cara a sus planes sobre su división de gas y electricidad. La compañía alemana quedó excluida de lanzar una OPA cuando entró en Gamesa por el carácter industrial de la operación.