PUBLICIDAD

Iberdrola

La Comunidad Ahmadía denuncia la profanación violenta de tumbas musulmanas propias en Pakistán

En el distrito de Sialkot
Comunidad Ahmadía

 -  

La Comunidad Ahmadía emitió un comunicado oficial en el que ha denunciado que funcionarios del Gobierno y fuerzas policiales de Pakistán están llevando a cabo actos denunciables como la profanación de tumbas de musulmanes áhmadis. 

A continuación, se reproduce el comunicado oficial de la Comunidad Ahmadía:

Resulta lamentable tener que comunicarles que funcionarios del Gobierno y fuerzas policiales de Pakistán están cometiendo actos denigrantes como son la profanación de tumbas de musulmanes áhmadis. La persecución de los áhmadis auspiciada por el Gobierno es generalizada, y la vida de los áhmadis se ha convertido en un infierno al ver denegados todos sus derechos humanos y cívicos. El Gobierno no deja en paz a los áhmadis ni siquiera después de muertos.

Se nos ha informado de que el oficial de la estación (SHO) de Pero Chak en el distrito de Sialkot, donde se encuentra ubicada la comisaría de Policía de Motra destruyó las lápidas de las tumbas del cementerio local a petición de los grupos lugareños anti-ahmadía, que ya habían roto anteriormente dos de las lápidas. Cuando se les pidió que mostraran el permiso pertinente para hacerlo tuvieron que marcharse al carecer del mismo. Las últimas noticias a este respecto en el distrito de Sialkot son muy preocupantes. El cementerio de Pero Chak había sido compartido por los áhmadis y los no áhmadis desde el año 1948. Los áhmadis venían siendo enterrados en la parte del cementerio que se les había asignado, mientras que los no áhmadis eran enterrados en la otra. El 6 de abril, el comisario adjunto de Daska junto con el SHO de la comisaría de Motra y su unidad llegaron al lugar y rompieron el resto de las lápidas de 43 tumbas.

Durante el incidente, se informó al comisario -en el lugar del hecho- de que este cementerio había estado funcionado como un lugar de entierro conjunto de áhmadis y no áhmadis durante los últimos 71 años, y que, hasta hace poco, todos los residentes vivían en paz en el lugar. Esta paz se vio perturbada recientemente por las instigaciones de un clérigo local de nombre Maulawi Irfan Asad. Haciendo caso omiso de estos hechos y de las súplicas y peticiones formuladas, el comisario continuó con el proceso de destrucción de las lápidas. Así pues, la persecución contra la Comunidad Ahmadía de Pakistán no se limita a los que están vivos. Los áhmadis que han fallecido tampoco se hallan seguros en sus tumbas.

El acto ilegal llevado a cabo por la Policía contra la Comunidad Ahmadía en Pakistán no es sólo un acto de violación de los derechos humanos elementales, sino que es un acto que ensombrece aún más la cara de Pakistán a los ojos de la Comunidad Internacional. La comunidad internacional debe tomar seria nota de estos penosos actos delictivos contra la humanidad y poner fin a lo que es inaceptable. 

El 13 de julio de 2021, los expertos en derechos humanos de la ONU expresaron su profunda preocupación por la falta de atención a las graves violaciones de los derechos humanos perpetradas contra la Comunidad Ahmadía en todo el mundo, y pidieron a la comunidad internacional que redoblara sus esfuerzos para poner fin a la actual persecución de los áhmadis.

Pedimos, por tanto, encarecidamente a nuestras autoridades que exijan al Gobierno de Pakistán que cumpla con su responsabilidad de proporcionar protección efectiva y libertad de práctica religiosa a los áhmadis, y que los autores de estos ataques sean llevados ante la justicia, para que sus leyes y prácticas se ajusten a las normas internacionales, como se establece en el artículo 20 y en los artículos 2 y 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y en los artículos 25 y 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.