PUBLICIDAD

Iberdrola

La comunidad internacional urge al Líbano formar un Gobierno y aplicar reformas

Arabia Saudí, Francia y Estados Unidos, reunidos al margen del encuentro de la ONU, han instado al Líbano a encontrar a un nuevo presidente, formar Gobierno, e implementar, cuanto antes, las reformas para recibir la ayuda del FMI
atalayar-líbano-crisis-bandera-beirut-economía-silo-puerto

AFP/JOSEPH EID  -   Una bandera libanesa ondeando a lo largo de un puente cerca del puerto de la capital de Líbano, Beirut, mientras que en el fondo se ven los silos de grano dañados frente al lugar de la explosión

El pasado político de la República Libanesa le precede. La inestabilidad que provocó la guerra entre Israel e Hizbulá en 2006 –y que terminó de hundir un país que aún se encontraba recuperándose de una guerra civil de 15 años– no ha dejado de hacer efecto en la escena libanesa aún a día de hoy. Así lo puso sobre la mesa la demora de 13 de meses para la conformación del Gobierno de Najib Mikati, en 2021, tras la dimisión en bloque de Hassan Diab y todo su gabinete a causa de la explosión del puerto de Beirut; y así parece evidenciarse, de nuevo, con la actual parálisis política. 

Son estos temores ante un prolongado vacío gubernamental los que han llevado a los representantes de Arabia Saudí, Francia y Estados Unidos, reunidos al margen de los encuentros de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, a emitir una declaración conjunta que inste a Beirut a formar un nuevo equipo de Gobierno. 

“Es fundamental elegir un presidente que pueda unir al pueblo libanés y que trabaje con actores regionales e internacionales para superar la crisis actual”, recogía el comunicado. “Hacemos un llamado a la formación de un Gobierno capaz de implementar las reformas estructurales y económicas que se necesitan con urgencia para abordar las crisis políticas y económicas del Líbano, específicamente aquellas reformas necesarias para llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional [FMI]”. 

atalayar-fondo-monetario-internacional-fmi-economía-líbano-logotipo
PHOTO/FILE  -  Logotipo del Fondo Monetario Internacional (FMI)

Una petición internacional en la que el Acuerdo de Taif –o ‘Documento del acuerdo Nacional Libanés”– ha cobrado una importancia mayúscula. A efectos políticos internos, y pese a ser una línea roja que ningún libanés está dispuesto a cruzar, en la práctica parece suponer una complicación añadida a los acercamientos políticos; mientras que, a efectos externos, es reconocida como la garantía de la unidad nacional y de la paz civil en el país. “Afirmamos la necesidad de que el gobierno libanés […] se comprometa con el Acuerdo de Taif”, recogía la declaración conjunta saudí-franco-estadounidense. ç

El Acuerdo de Taiz, formalizado en el año 1989 en la ciudad saudí homónima, sirvió para poner fin a la guerra civil que asoló el Líbano entre 1975 y 1990, y estableció una fórmula de reparto en cuotas del poder nacional entre los tres principales grupos religiosos que regían la vida política del país: los cristianos (que ocuparían el cargo de presidente del país), los musulmanes sunitas (el cargo de primer ministro) y los musulmanes chiitas. 

atalayar-presidente-libano-cristiano-michel-aoun-beirut-mandato-presidencial
PHOTO/FILE  -  Michel Aoun, presidente de Líbano

Y es que, además de la urgencia por conformar cuanto antes el nuevo gabinete Ejecutivo de Mikati –paralizado por las diferencias políticas desde el pasado mes de junio–, el llamado internacional ha llegado, también, en medio de la cuenta atrás del mandato presidencial del maronita Michel Aoun, con fecha de caducidad del 31 de octubre de este año. Seis años después de su investidura en 2016. Algo que ha despertado las preocupaciones añadidas de los partidos cristianos por encontrar a un sucesor, y por no repetir el episodio que mantuvo al Líbano sin un presidente durante 29, justo antes de la elección de Aoun.  

El plazo para encontrar a un nuevo presidente dio comienzo hace casi un mes, el 1 de septiembre de 2022, pero las expectativas de que alguno de los candidatos se haga con el respaldo de los legisladores necesario (dos tercios de los apoyos en la primera de las votaciones, o una mayoría absoluta en las votaciones sucesivas). 

atalayar-líbano-beirut-protestas-crisis-económica-política-corrupción-manifestación-manifestaciones
REUTERS/MOHAMED AZAKIR  -   Fotografía de archivo. Una de las oleadas de protestas más multitudinaria en décadas en el Líbano, 2021
Una inestabilidad insostenible

El motivo principal por el que Arabia Saudí, Estados Unidos y Francia han instado a Beirut a instaurar reformas estructurales y económicas es la grave crisis en la que el país arábigo se encuentra sumido desde el año 2019. La peor de su historia. Según el Banco Mundial, una de las tres peores de todo el mundo desde mediados del siglo XIX. Y es que el PIB libanés se ha contraído en más de un 40% en los últimos tres años, la inflación se mantiene en números de tres cifras, las reservas de divisas no dejan de disminuir, y el tipo de cambio cayó, esta semana, hasta las más de 38.000 libras libanesas por cada dólar estadounidense. 

El Fondo Monetario Internacional ya ha accedido a conceder un paquete de asistencia financiera destinado a paliar los efectos del colapso económico y a rescatar al país, pero lo hará a cambio de unas reformas que el sistema político libanés parece haber condenado a un “estancamiento perpetuo”. “A pesar de la urgencia de tomar medidas para abordar la profunda crisis económica y social del Líbano, el progreso en la implementación de las reformas acordadas en abril sigue siendo muy lento”, afirmaron representantes del FMI tras una visita de tres días a Beirut. 

atalayar-banco-central-beirut-líbano-economía-crisis-economica
REUTERS/MOHAMED AZAKIR  -   Edificio del Banco Central del Líbano en Beirut

Las reformas requeridas se apoyan sobre cinco ejes principales: la implementación de reformas fiscales, de medidas contra la corrupción, de medidas contra el blanqueo de dinero, y la reestructuración del sector financiero y de la deuda pública externa. 

Y, mientras dentro del país los bancos anuncian su cierre indefinido por “falta de seguridad” hasta nuevo aviso, fuera, el Líbano continúa a la espera de alcanzar un acuerdo sobre las fronteras marítimas con Israel. Una cuestión que podría facilitar la llegada de estabilidad al pequeño territorio de la península Arábiga.