La crisis climática y la violencia dejan a millones de personas lejos de sus hogares en el cuerno de África

El Comité Internacional de Cruz Roja cifra en más de 900.000 desplazamientos en Etiopía debido a la violencia a lo largo de 2019 y a más de 400.000 por la crisis climática
Atalayar_Cuerno de Africa_Cambio CLimático.jpg

AP/HALDEN KROG  -   Las sequías, agravadas por la crisis climática del planeta, han contribuido a la desertificación de amplias regiones en África oriental.

África es uno de los lugares que más está sufriendo las consecuencias del cambio climático por un lado y los efectos de los conflictos violentos por el otro. Un peligroso cóctel que ha provocado que millones de personas se vean atrapadas, especialmente en la región del cuerno de África; donde la población de países como Etiopía o Somalia están teniendo serias dificultades. 

Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de Cruz Roja, ha podido comprobar en primera persona las enormes dificultades por las que está pasando la población de estas regiones. Tal y como explican desde la propia web del Comité, Etiopía es el país de África con más desplazamientos provocados por la violencia llegando a lo 930.000 en total en todo 2019.

A esta cifra, además, hay que sumarle el número de personas que también han tenido que dejar forzosamente sus hogares a causa del cambio climático, que ha supuesto la movilización forzosa de casi medio millón de personas en 2019 (425.000). 

Tal y como ha comprobado Maurer, a muchas personas les toca vivir ambos problemas, tienen que huir inicialmente por la escalada de violencia en la región (algunas, según ha relatado, han perdido a familiares cercanos) y posteriormente les toca incluso volver a abandonar esos hogares provisionales por inundaciones y/o sequías. 

En muchas de estas regiones 2019 ha dejado tanto periodos de sequías extremas como de fuertes inundaciones; lo cual ha destrozado las cosechas. Estos fenómenos extremos han casado que los pocos alimentos de estos países se hayan encarecido muchísimo y muchas familias tengan dificultades para llevar una alimentación adecuada. Una situación que puede disparar los índices de malnutrición y hambruna como ya está pasando en más zonas del continente como en Zimbabue; que como adelantamos en un artículo reciente, enfrenta una fuerte crisis económica y una sequía extrema que ha puesto en riesgo de hambruna a la mitad de la población.

Maurer ha advertido que cuando estos problemas (violencia y cambio climático) “se superponen”, la población que huye de estos desastres vuelve a hacerlo en varias ocasiones de forma prolongada en el tiempo. Una situación que deja a las familias con total incertidumbre sobre si podrán volver en algún momento a sus hogares. 

Níger, Sudán del Sur, la zona del Sahel, el cuerno de África, Zimbabue, el Congo... En el continente africano son varios los países que en 2020 siguen viviendo situaciones muy complicadas ya sea por la violencia, el cambio climático o enfermedades como el ébola, entre otros problemas. Por ello, numerosas organizaciones han pedido a la Comunidad Internacional incrementar sus fondos para poder hacer frente de la mejor forma a las necesidades humanitarias de los países afectados.