PUBLICIDAD

Iberdrola

La crisis del combustible en Líbano se agrava

El Banco Central del Líbano ha anunciado el levantamiento de los subsidios para la compra de crudo
crisis-combustible-libano

AFP/ JOSEPH EID  -   Vehículos hacen cola para comprar combustible en una gasolinera de Beirut, la capital de Líbano, el 11 de junio de 2021, en medio de una grave escasez de combustible

El Banco Central del Líbano (BDL) ha anunciado que es incapaz de seguir apoyando a importación de combustible, lo que implica el levantamiento de los subsidios en plena crisis económica. Esta decisión ha provocado manifestaciones a lo largo de todo el país mediterráneo. Ante la falta de divisas se han ido levantado gradualmente durante las últimas semanas las subvenciones a varios productos básicos.

El BDL ya adelantó, en un comunicado, que las líneas de crédito para la importación de combustibles en lo sucesivo se otorgarán basándose en los precios manejados en el mercado negro. En julio, el Gobierno tomó la decisión de subvencionar el combustible ante la grave situación que estaba experimentando el país, pero durante una reunión esta semana el gobernador del Banco Central, Riad Salame, señaló que "no es capaz de seguir respaldando la adquisición de carburantes".

crisis-combustible-libano2
AFP/ JOSEPH EID - Vehículos haciendo cola para obtener combustible en una gasolinera de Beirut, capital de Líbano, el 11 de junio de 2021, en medio de una grave escasez de combustible

Salame ofreció como solución elaborar una propuesta de ley para el desembolso de créditos a la compañía eléctrica estatal, Electricité du Liban (EDL), que le permita comprar combustible "porque es el remedio más barato para el ciudadano, incluso si se le suben los impuestos". Desde hace ya semanas, la compañía eléctrica libanesa ofrece únicamente dos horas al día de suministros, mientras que los generadores privados se cotizan a precios desorbitados, lejos del alcance de una población empobrecida tras tres años de crisis económica.

Los libaneses han salido de nuevos a las calles a protestar contra el levantamiento de las subvenciones al combustible y se han registrado enfrentamientos entre la población y los soldados en Trípoli. Asimismo, los manifestantes han bloqueado carreteras a lo largo de todo el país. Según recoge la agencia de noticias estatal ANN, varios grupos de decenas de manifestantes cortaron las principales carreteras del centro, sur y norte del país en protesta contra esta medida, utilizando contenedores de basura y provocando grandes atascos en todo el Líbano.

Atalayar_Crisis Líbano
PHOTO/REUTERS - Protesta, después de que el Banco Central del Líbano dijera que iba a detener los retiros bancarios de las cuentas en dólares a una tasa fija baja, en Antelias, Líbano 3 de junio de 2021

El país mediterráneo arrastra una grave crisis económica desde 2019 que se ha visto exacerbada por la pandemia de la COVID-19 y experimentó su máximo estallido social a raíz de la explosión del puerto de Beirut. La detonación sesgo la vida de 205 personas, hirió a más de 6.500, con unos daños estimados en hasta 5.000 millones, desplazó de sus hogares a otros 350.000 vecinos, y destruyó numerosos edificios, dejando a un gran número de personas sin hogar, en un momento crítico para muchos libaneses.

La única salida a la crisis económica del Líbano pasa porque la élite política deje de lado su afán de poder y acuerde una cartera ministerial lo antes posible. La ayuda internacional, así como las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se encuentran totalmente paralizadas, ya que han condicionado la entrega de ayuda no urgente el Líbano a la implementación de reformas y a la formación de un Gobierno. El nuevo primer ministro designado, Najib Mikati y el presidente del Líbano, Michel Aoun, han mantenido ya seis reuniones y al parecer cada vez existen más diferencias entre ambos.

manifestantes-libaneses-crisis-combustible
AFP/ JOSEPH EID - Manifestantes libaneses bloquean las calles de Beirut con neumáticos ardiendo para protestar contra el deterioro de la situación económica del país, el 17 de junio de 2021

Casi tres semanas después de ser nombrado para formar Gobierno, Mikati se encuentra con las mismas dificultades que su antecesor, Saad Hariri, los desacuerdos políticos en torno al reparto de cargos según las cuotas confesionales, pese a que todos los líderes políticos coinciden en la urgencia de formar un Gobierno que pueda hacer frente a la grave crisis económica. El primer ministro interino, Hassan Diab, ha instado a los políticos a dejar de lado sus "intereses" para acelerar la formación de un Ejecutivo que ayude al país a salir de la crisis económica, al cumplirse un año desde su dimisión y de interinidad de su Gobierno.