La cuarta pirámide gigante del Mediterráneo, un centro cultural para el entendimiento

 -  

Atalayar 

Un nuevo centro cultural pretende crear un vínculo entre Europa y África a través del corredor Barcelona-Alejandría. Se trata de un ambicioso plan para recuperar la antigua Central Térmica de Fecsa en Sant Adrià del Besòs, en el extrarradio de Barcelona, impulsado por el empresario egipcio, actor y productor Mohamed Aly. 

Abandonada desde 2011, es conocida como la térmica de las tres chimeneas, tres piezas de hormigón armado de 200 metros de altura. Su objetivo es crear un espacio de estudio del Mediterráneo que académicamente trate ámbitos relacionados con la paz como los derechos humanos, la diplomacia internacional, la salud, la historia de las religiones y la alimentación. También se prevé un museo sobre la paz que los impulsores del proyecto buscan que tenga el aval de Naciones Unidas.

La presentación a los medios de comunicación se hizo en el mejor escenario egipcio de España, el templo de Debod de Madrid, de la mano del egiptólogo y profesor Hamdi Zaki, antiguo director de la Oficina de Turismo de Egipto en España que también explicó los orígenes del templo egipcio donado a España en 1970 y los últimos descubrimientos en las tierras faraónicas.

Además de la recuperación y actualización del espacio de la central y sus chimeneas, se proyecta construir una gigantesca pirámide de cristal, al estilo de la que cubre la entrada al Museo del Louvre de París. El presupuesto total superará probablemente los 800 millones de euros, incluyendo 200.000 m2 que se destinarían a viviendas y residencias.

La imagen de las chimeneas, catalogadas como Patrimonio de Interés Local desde 2016, y su semejanza con el Faro de Alejandría, según Aly, fueron el detonante de este diseño, que prevé edificar un “símbolo renovado de la época faraónica de Egipto” en lo que sería “la cuarta pirámide del Mediterráneo”. 

Los antecedentes del proyecto hay que buscarlos en la gran biblioteca de Alejandría y la creación de la Ciudad Internacional Universitaria de París que en 1926, y después de la Primera Guerra Mundial, se ideó con la finalidad de contribuir a la consecución de la paz mundial. El nuevo espacio, además de la universidad, tiene la pretensión de acoger todos los ámbitos que influyen en la paz; esto es, desde diplomacia internacional a los derechos humanos, pasando por historia de las religiones, salud y alimentación, así como investigación, creatividad e innovación.

En el proyecto, además de Mohamed Aly, presidente de la promotora inmobiliaria Amlaak, participan el consultor Rafael Salanova, el despacho Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados, el arquitecto Pier Paolo Troiano, el técnico urbanista Josep Cuéllar Blanco y el ex-rector de la Universidad de Barcelona Màrius Rubiralta.

El proyecto será presentado en breve a la Generalitat y el Consorcio del Besòs y según Amlaak tendría financiación privada. Por sus dimensiones, la Generalitat trabaja en la redacción de un Plan Director Urbanístico (PDU), cuyo primer borrador prevé mayoría de actividad económica (oficinas, comercio, hoteles), unos 1.700 pisos, equipamientos y zonas verdes.

Mohamed Aly acaba de mostrar también su faceta como actor y productor cinematográfico con la presentación de su primera película “La otra orilla” que narra el drama de los emigrantes egipcios en su afán por llegar a Europa en busca de un futuro mejor. El film se estrenó coincidiendo con el Día Internacional del Refugiado y fue patrocinado por Cruz Roja.