PUBLICIDAD

Iberdrola

La demanda de frutas y verduras en Irán desciende en un 30% debido al alza de los precios

Después de haber vivido importantes crisis económicas tras la subida en los precios de la gasolina y la sequía, Irán se enfrenta ahora a una crisis alimentaria
comida-verduras-frutas

Alex Webb/Magnum Fotos para la FAO  -   Verduras

Los ciudadanos iraníes atraviesan una importante crisis alimentaria después de que los precios de los alimentos hayan subido exponencialmente como consecuencia de una inflación desorbitada.

El aumento de los precios en productos básicos como el pan han empujado a que cientos de iraníes desafíen a las autoridades y se echen a las calles. En estas manifestaciones los eslóganes contra el líder supremo de Irán, Ali Jameneí y contra el presidente, Ebrahim Raisí, han protagonizado unas jornadas de protestas marcadas por la represión.

En estas protestas, cientos de manifestantes murieron a manos de las autoridades y de las fuerzas de seguridad iraníes en una escalada de violencia contra la población civil “sin precedentes”, según denunció Amnistía Internacional.

Esta subida de precios, provocada por la eliminación de subsidios del Gobierno a finales de abril, han triplicado el precio de varios productos básicos, golpeando así una economía gravemente dañada. La inflación, que actualmente ronda el 40%, las sanciones decretadas por Estados Unidos y la pandemia de la COVID-19 han sido claves para que el país chií sufra una de sus crisis económicas más importantes. Además, el actual conflicto en Ucrania también repercute en los precios ya que Kiev importa aceite a Teherán. 

iran-manifestaciones
PHOTO/ARCHIVO - Manifestaciones en Irán

Como consecuencia de esta alza en los precios, el vicepresidente de la Asociación de Vendedores de Frutas y Verduras de Irán, Ismail Moradian, ha declarado a la Agencia de Noticias e los Trabajadores de Irán (ILNA) que el consumo de frutas y verduras ha disminuido entre un 25 y un 30% después de que los precios de estos productos se hayan visto afectados tras el aumento aprobado por el gobierno del presidente Ebrahim Raisi.

Estas declaraciones se produjeron días después de que un miembro de la Junta Directiva de la Federación de Producción y Distribución de Carne Bovina anunciase que las ventas de este tipo de carne habían descendido en un 20% en las últimas semanas. Asimismo, desde la Federación de Industrias Alimentarias anunciaron que las ventas totales de los productos alimenticios habían descendido a la mitad en todo el país.

Por su parte, el jefe de la Asociación de la Industria Láctea declaró que el consumo de los lácteos en los hogares había caído un 20% en los últimos meses lo que se tradujo en un aumento del 80% en estos precios durante el último mes. 

plataforma-petroleo-iran
PHOTO/REUTERS  -   Fotografía de archivo. Plataforma de producción de petróleo en los campos petrolíferos de Soroush se ve junto a una bandera iraní en el Golfo

El pasado mayo, el aumento en un 300% de los precios en productos básicos como en el aceite, el pollo, los huevos y los productos lácteos provocaron fuertes disturbios en las calles. Estas protestas fueron similares a las que se llevaron a cabo en el año 2019, después de las fuertes subidas en el precio del petróleo. 

Asimismo, en ese mes, la inflación del país se situó en torno al 40%, el nivel más alto registrado desde el año 1994, en un momento en el que el desempleo juvenil ha alcanzado sus niveles récord.  Junto a esto, el Centro de Estadísticas de Irán, ha publicado que el 30% de las familias del país están situadas por debajo del umbral de la pobreza.

Por otro lado, el Centro de Estadística de Irán advirtió que la tasa de inflación en junio aumentó hasta situarse en el 52.2%, incrementándose en más de 10 puntos en menos de un mes. 

En este contexto, el diario Etemad, con sede en Teherán, ha alertado que el problema de la seguridad alimentaria “podría estallar en las próximas semanas” y que esta situación puede derivar en una escasez alimentaria. Así han señalado que “los suministros de alimentos se detendrán en hospitales y otras instalaciones gubernamentales como cuarteles, prisiones, hogares de ancianos e incluso residencias de estudiantes”.