La diplomacia de la vacunación en el Mediterráneo: la batalla por la influencia

En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea
Una enfermera muestra la vacuna rusa Sputnik V COVID-19

PHOTO/AP  -   Una enfermera muestra la vacuna rusa Sputnik V COVID-19

La COVID-19, al igual que en otras partes del mundo, ha causado que en los países de la región mediterránea los sistemas de salud hayan sufrido una saturación médica debido a la pandemia. En 2020 los países internacionales intentaron ayudar a la región ofreciendo equipos médicos y asistencia técnica general.

En 2021 esta situación se ha intensificado a medida que varias vacunas han entrado en el mercado mundial. Esto ha desembocado en un concurso por incrementar la influencia en el Mediterráneo y este escenario se desarrolla principalmente entre China, Rusia, Estados Unidos y Europa. En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea

Estos actores han ejercido presiones para que sus vacunas entrasen en el mercado global. Las vacunas rusa y china fueron recibidas con escepticismo; sin embargo, los estudios preliminares recientes han mostrado que pueden ser eficaces como las vacunas producidas por empresas estadounidenses o europeas.

Estas dos vacunas han conseguido ser administradas en grandes cantidades y rápidamente en los países interesados. En base a la proporción de las vacunas a la población, se revelan los intereses a nivel geopolítico en cuanto a los que ofrecen la vacuna de forma eficaz, rápida y económica. 

En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea

Casa Árabe y el Programa Regional Diálogo Político Sur Mediterráneo de la Fundación Konrad-Adenauer (KAS PolDiMed) organizaron un debate que explora la situación de los programas de vacunación en la región mediterránea, así como sus implicaciones geopolíticas. Con la participación de Rym Ayadi, presidenta de la Euro-Mediterranean Economists Association; Samer al-Atrush, periodista independiente y autor del reciente informe publicado por la Fundación Konrad-Adenauer, y Sami Nader, director del Levant Institute for Strategic Affairs, el evento fue presentado por Thomas Volk, director de Programa Regional Diálogo Político Sur Mediterráneo de la Fundación Konrad-Adenauer, y moderado por Karim Hauser, coordinador de Relaciones Internacionales de Casa Árabe. 

Las vacunas se han creado muy rápido debido a la presión y a las ayudas económicas que los farmacéuticos han recibido. Los expertos que han aconsejado los grupos prioritarios para la vacunación y el orden de ésta han sido los dispuestos por la Comisión Europea, EMA, y la Comisión de la Unión Africana. Estos han tenido un gran papel, para dar luz verde a las vacunas.

  En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea

Israel encabeza la lista de los países más vacunados, seguido por Emiratos Árabes Unidos y por Estados Unidos. Los datos en los países europeos son más claros y más concisos, pero en cuanto se llega al otro lado del charco la información ya es más opaca. No hay transparencia sobre la distribución ni tampoco sobre la eficacia de las vacunas. Falta información. 

En Europa hay problemas en las infraestructuras de vacunación, en especial en las zonas rurales. Así que el norte de África no podría ir mejor, dado que depende de Europa. En Europa, al igual que en Rusia y en Estados Unidos, las vacunas no han llegado tan rápido como se esperaba. Europa no ha sido capaz de distribuirlas de la manera planeada, por lo que China y Rusia sí han podido enviar millones de dosis en la región, y esto conlleva a una competencia.En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea

En los países del Mediterráneo, quieren la vacuna de cualquier manera, según se apuntó en la conferencia de Casa Árabe, y la toma de decisiones no ha sido transparente. Egipto por ejemplo, tiene millones de dosis de China y Rusia y lo mismo pasa con Argelia. Esta última empezó con Sputnik V y más tarde con Covax. 

Esto refleja la competencia diplomática entre Rusia y China, que intentan ofrecer otras opciones a la estadounidense. A pesar de que estas dos fuesen recibidas de manera escéptica, se ha demostrado que tienen efectividad. En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea 

Esta diplomacia está poniendo claramente en manifiesto la multipolarización a escala mundial y la nueva dinámica de la región. Esto ha permitido la propulsión de Rusia, quien ha mejorado sus recursos y está tomando posición como consecuencia de la vacuna. 

Túnez, no ha empezado aún las vacunaciones y Rusia le había ofrecido su fármaco, a lo que el Gobierno tunecino se negó, como se explicó en el debate. Más tarde, al ver que sus socios europeos no podían distribuir la vacuna como esperaba, volvieron a hablar con el país presidido por Vladimir Putin para llegar a un acuerdo. Esto ha sido una gran victoria para Rusia.

En el último evento de Casa Árabe se abordaron asuntos como la falta de transparencia y la efectividad sobre las vacunas distribuidas en la región mediterránea

Si miramos a la preparación de los sanitarios, vemos que el mundo no estaba preparado para la pandemia. La capacidad de tener las propias vacunas es posible, los países están intentando tener su propia vacuna, pero no se sabe si son efectivas. Lo que se quiere es acelerar la inmunización de la población. Es importante tener una discusión clara sobre la efectividad de la vacuna, según se explicó en el evento de Casa Árabe. 

Mientras se da esta confrontación, esta carrera y esta competitividad, los países del Mediterráneo como Libia y Líbano están sufriendo crisis económicas y políticas, al igual que la crisis sanitaria y económica que están sufriendo el resto de los países de la región.