La economía española registra la peor caída trimestral desde 1970

El PIB nacional ha retrocedido un 5,2% respecto al último trimestre de 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística
Un hombre lleva una máscara protectora al pasar por el Banco de España

REUTERS/NACHO DOCE  -   Un hombre lleva una máscara protectora al pasar por el Banco de España

Golpe demoledor a la economía española por la crisis sanitaria de la enfermedad COVID-19 que está asolando al mundo, dejando cientos de miles de muertos y millones de afectados, y sacudiendo particularmente también a España, con cifras de de más de 24.500 fallecidos y más de 213.000 casos diagnosticados hasta el momento. Números que obligaron lógicamente a las autoridades a implementar unas medidas de confinamiento y distanciamientos social que han generado un parón de la actividad económica muy dañino para las finanzas españolas. 

El Producto Interior Bruto (PIB) ha acusado profundamente el impacto y ha retrocedido un 5,2% en los primeros tres meses de 2020; lo que significa la mayor caída trimestral respecto a los datos históricos registrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), una serie estadística que se empezó a catalogar en 1970.

En los tres trimestres precedentes del año 2019 (el segundo, el tercero y el cuarto), la economía española estaba creciendo a tasas del 0,4%, y el retroceso del 5,2% registrado en este primer trimestre ha superado las estimaciones que había realizado el Banco de España, que había previsto una caída del 4,7%. En términos interanuales, el PIB ha retrocedido un 4,1% en el primer trimestre de 2020, según el avance de Contabilidad Nacional Trimestral de España publicado por el INE.

Hasta este hito negativo, la mayor caída trimestral del PIB español había sido la del año 2009 coincidente con la última grave crisis financiera sufrida. Los tres primeros meses de ese año las finanzas de España descendieron un 2,6%. Ahora la caída es prácticamente del doble respecto a aquel momento.

Como se ha apuntado, el retroceso del 5,2% registrado en el primer trimestre del año empeora los cálculos que había hecho el Banco de España, que había calculado un descenso del 4,7%, aunque con muchas reservas ya que lo esperado por la entidad se fundamentaba en la suposición de una proporción determinada de caída de actividad en algunos sectores. 

Un repartidor se toma un descanso en la desierta Plaza del Sol en el centro de Madrid
EUROPA PRESS/MARTA FERNÁNDEZ JARA - Un repartidor se toma un descanso en la desierta Plaza del Sol en el centro de Madrid

En tasa interanual, es decir, respecto a los mismos tres meses primeros del año precedente, el PIB del primer trimestre de 2020 se contrajo un 4,1%, frente al repunte del 1,8% de ese trimestre anterior. En este caso, no se ha superado el mayor retroceso contabilizado hasta ahora, el del segundo trimestre del 2009, cuando la economía española se contrajo un 4,4% interanual.

El desglose por áreas es aterrador. El consumo se hunde un 5,1% trimestral entre enero y marzo; mientras, el de los hogares lo hace todavía más, con un 7,5%, cuando en los peores momentos de la crisis precedente cayó como mucho un 1,63%, en el tercer trimestre de 2012, y un 1,69%, en el cuarto trimestre de 2008, casi cinco veces menos. Solamente aumenta el gasto de las Administraciones Públicas, que tiene un auge de hasta un 1,8%, un incremento trimestral que no se veía desde 2007. La inversión desciende otro 5,3% (con un hundimiento del 9,6% en la inversión en vivienda), y las exportaciones e importaciones caen lo mismo: un 8,4%. 

Por sectores, los más afectados son el comercio, transporte y hostelería, con un desplome del 10,9%, y las actividades artísticas y recreativas, con una caída en picado del 11,2%. Las actividades profesionales y científicas pierden un 8%; la información y comunicaciones un 5,5%; la industria un 2,7%; y la construcción sufre un batacazo de un 8,1%, a pesar de que las dos primeras semanas de reclusión el cierre general no le afectó tan directamente. 

Únicamente se mantienen las actividades financieras y de seguros, que crecen un 1%, y la Administración Pública, y sanidad y educación, que aumentan ambas un 0,8%.

Los datos son desoladores y el Banco de España estima que la tasa española de desempleo, una de las más altas de Europa, podría aumentar de alrededor del 14 al 21,7% este 2020.

En una semana se produce en torno al 2% del PIB de todo un año, lo que da muestra de cómo el cese de actividad obligado de las dos primeras semanas de confinamiento que entran en esta contabilización del primer trimestre de 2020 ha marcado muy negativamente a la economía española. “Estas cifras de caída que ha dado el INE implican que en las dos semanas de confinamiento se perdió en torno a un 40% de la actividad”, según ha señalado Rafael Doménech, economista del BBVA.