La extrema izquierda marroquí propone una iniciativa mediadora para el conflicto del Rif

Desde Alhucemas, el Partido Socialista Unificado ha hecho un llamamiento a “las fuerzas democráticas” para tratar de liberar a los detenidos del Hirak en el Rif
Nabila Munib

 -   Nabila Mubib, secretaria general del PSU, el 22 de septiembre pasado en Rabat

Nabila Munib, que preside el PSU, se ofrece como mediadora entre el movimiento popular rifeño y la Administración del Estado, en particular la de la Justicia. En Alhucemas, la secretaria general del PSU ha animado este fin de semana una conferencia pública sobre “las movilizaciones sociales y la cuestión de la democracia en Marruecos”. Las familias de los detenidos del Hirak llenaban la sala del Complejo socio-cultural de la villa, en la que había igualmente numerosos representantes de los principales movimientos democráticos y asociaciones rifeñas, como Tafra que en su página de Facebook emitió en directo las intervenciones, entre ellas la del padre del líder rifeño Nasser Zafzafi, que sigue preso en la cárcel de Ras el Ma, cerca de Fez. 

La decisión de la Dirección general de cárceles de permitir la visita de los familiares a los presos del Hirak ha sido acogida con gran alivio por los rifeños, que se habían alarmado recientemente por las denuncias de torturas y malos tratos infringidos por los servicios de seguridad durante las detenciones. La Fiscalía abrió una investigación y determinó que la denuncia era infundada. Sin embargo, las investigaciones han ido más allá con el fin de determinar las complicidades que han tenido lugar entre funcionarios de prisiones y las familias de los presos a quienes facilitaron la entrega de una grabación audio de Nasser Zafzafi en la que expresaba que el incendio de una bandera nacional marroquí durante una manifestación de protesta en París era “un acto criminal”. En la misma grabación Zafzafi dejó claro que él y los otros detenidos del Hirak se habían manifestado siempre en favor de la patria. 

Naser Zafzafi, el líder de las protestas rifeñas, durante un discurso el pasado 18 de mayo en Alhucemas.
Naser Zafzafi, el líder de las protestas rifeñas, dirigiéndose a una multitud el pasado 18 de mayo en Alhucemas (Marruecos)

El partido de Nabila Munib ha denunciado en un comunicado las detenciones ilegales de los miembros del Hirak de los que pide su liberación, y llama a “poner fin a la escalada en el tratamiento de las reivindicaciones del Rif”,  junto con la apertura de “un diálogo responsable con los líderes del Hirak popular”. 

La popularidad de Nabila Munib así como el respeto que las máximas autoridades del país sienten hacia ella, permite presagiar un desenlace pacífico de la crisis rifeña a corto plazo. Nabila Munib, siendo ya Secretaria general del PSU fue enviada en octubre de 2015 a Estocolmo por el Gobierno de Su Majestad para intentar resolver la crisis diplomática creada entre Marruecos y Suecia, cuando este último país discutía en el Parlamento la eventualidad de reconocer la República Saharaui proclamada por el Frente Polisario en la localidad argelina de Tinduf. Tras reunirse con autoridades y responsables políticos suecos, Nabila Munib consiguió que el Gobierno sueco se echase atrás en la iniciativa.