La falta de donaciones agrava la situación alimentaria en África Oriental

Estas personas llevan sufriendo recortes en las raciones alimentarias desde abril de 2020
Atalayar_África Hambruna

PHOTO/ACNUR/WILL SWANSON  -   Mujer etíope refugiada junto a una bolsa de arroz donada por funcionariado keniano en el campamento de Moyale, condado de Marsabit, Kenia

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtieron hoy de la grave situación en la que viven 4,4 millones de refugiados en África Oriental debido a la falta de donaciones, lo que les ha obligado a reducir a niveles mínimos las raciones de comida.

"Lo que damos ahora mismo es lo básico para que una persona sobreviva y tener que reducir lo que ya no era suficiente es algo que nos rompe el corazón pero que estamos forzados a hacer", lamentó el portavoz de PMA en Ginebra, Tomson Phiri.

Ambas agencias pidieron 266 millones de dólares para terminar con los recortes en las raciones de comida que sufren el 72 % de los refugiados a los que atienden en once países de África Oriental y del Cuerno de África.

Esta medida está provocando que aumente la malnutrición, la anemia y que los niños padezcan retrasos en su crecimiento.

El caso más grave es el de Ruanda que vio reducida la asistencia alimentaria mensual para los refugiados en un 60 %, seguido por Uganda y Kenia (40 %), Sudán del Sur (30 %), Yibuti (23 %) y Etiopía (16 %).

La situación empeoró con las restricciones impuestos ante la pandemia de la COVID-19 que redujeron la cantidad de comida en los mercados de los campos de refugiados y las esperanzas de muchas personas de enviar a sus familias el dinero ganado trabajando en pequeños negocios o en empleos temporales.

Atalayar_África Hambruna
PHOTO/ACNUR/HELENE CAUX - Personas refugiadas originarias de la República Centroafricana recogen artículos no alimentarios en el centro de distribución de ACNUR en Yakoma, al norte de la República Democrática del Congo

"La pandemia ha sido devastadora para todos, pero para los refugiados todavía más", dijo la directora regional de África Oriental del ACNUR, Clementine Nkweta-Salami.

"Los recortes en las raciones de comida están llevando a utilizar estrategias negativas para conseguir una alimentación básica como saltarse comidas, endeudarse, vender posesiones o hacer que los niños trabajen. Hay desesperación y un sentimiento de no tener otra alternativa", explicó.

Estas personas llevan sufriendo recortes en las raciones alimentarias desde abril de 2020, y si la situación continua se verán obligados a decidir entre quedarse en los campos donde no hay comida o volver a sus lugares de origen que son inseguros.