PUBLICIDAD

Iberdrola

La financiación del gasoducto Nigeria-Marruecos, en el centro de las preocupaciones de la UE

A medida que la guerra del gas se recrudece en Europa, el escenario de un corte total del gas ruso para el invierno parece cada día más plausible, lo que lleva a la Unión Europea a buscar nuevas fuentes de suministro
gasoducto-marruecos-nigeria

PHOTO/FILE  -   El gasoducto, promovido por la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas de Marruecos (ONHYM) y la Corporación Nacional de Petróleo de Nigeria (NNPC) conectará a los dos países y tendrá una extensión de más de 7.000 kilómetros de largo

La mención a este proyecto de gasoducto, que supuestamente unirá Nigeria con Marruecos y España, y que pretende transportar gas a lo largo de la costa atlántica, ya se anunció en 2016 cuando se firmó un acuerdo entre el rey del Reino de Marruecos, Mohamed VI, y Muhammadu Buhari, el presidente nigeriano. El gasoducto iba a ser una extensión del Gasoducto de África Occidental, un gasoducto que transporta el gas desde el sur de Nigeria hasta Benín, Ghana y Togo, que está en funcionamiento desde principios de la década de 2010. 

Este nuevo proyecto de gasoducto ha sido bien recibido en la región y se considera un modelo de cooperación Sur-Sur, con una docena de países comprometidos a conectar el gasoducto con el mercado europeo. De hecho, el oleoducto atravesaría Benín, Togo, Ghana, Costa de Marfil, Liberia, Sierra Leona, Guinea Conakry, Guinea-Bissau, Gambia, Senegal, Mauritania, la costa del Sáhara Occidental y, finalmente, Marruecos. Aunque las conversaciones se suspendieron en 2020, el proyecto ha vuelto a estar en el candelero desde finales de 2021, con empresas internacionales y Gobiernos africanos pidiendo que el proyecto se haga realidad. El 1 de junio de este año se dio un nuevo paso tras la luz verde del ministro de Petróleo de Nigeria, Abuja. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunció una contribución financiera de 14,3 millones de dólares. 

En el plano geoestratégico, el trazado del gas nigeriano hacia el norte de África ha alimentado en el pasado muchos intereses, como el deseo de Argelia en 2002 de iniciar un proyecto de gasoducto similar que atravesara Níger, Argelia y luego abasteciera a Europa, pero el proyecto quedó en suspenso por problemas de seguridad en la región del Sahel. Un experto en la región sostiene que el oleoducto Nigeria-Marruecos era más viable y pertinente a largo plazo porque tiene en cuenta los desafíos geopolíticos, recordando que "el nuevo oleoducto se está construyendo en la costa occidental para evitar el conflicto sobre Níger (norte de Nigeria)". Por otra parte, los países africanos por los que pasará el gasoducto también se juegan mucho, ya que compensará los cortes regulares de energía, además de poder producir más electricidad a través de centrales térmicas alimentadas con gas natural. Este proyecto es también un elemento esencial para los países africanos, ya que tiene una dimensión económica, según la cual estos países ganarían en productividad con industrias en funcionamiento. 

gasoducto-marruecos-nigeria
REUTERS/WOJCIECH KARDAS - El gasoducto marroquí-nigeriano está cada vez más cerca de hacerse realidad

Actualmente, la reconfiguración del mercado energético mundial lleva a la Unión Europea a diversificar sus suministros y proveedores de energía, y pone en el punto de mira a Nigeria, que es el primer país de África en cuanto a reservas de gas y el séptimo a nivel internacional. Bruselas ve en los yacimientos nigerianos una oportunidad para abastecerse de gas a través del gasoducto que une España y Marruecos. En el contexto de la actual crisis del gas en Europa, el presidente nigeriano Buhari invitó a la UE y al Reino Unido a invertir masivamente en el gasoducto Nigeria-Marruecos, que ayudaría a resolver la crisis energética europea, recordando que "necesitamos una asociación a largo plazo, no incoherencias y contradicciones en la política energética verde del Reino Unido y la UE". Para variar, el Reino Unido y los países de la UE deberían invertir en nuestro proyecto de gasoducto para llevar el gas nigeriano -las mayores reservas de África- a Europa a través de Marruecos.

La semana pasada, la directora general de la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minerales del Reino de Marruecos, Amina Benkhadra, anunció que estaba en conversaciones con Europa sobre el gasoducto y Bruselas lo confirmó recordando que "estamos explorando opciones para aumentar las importaciones de GNL desde Nigeria". Nigeria ya es el cuarto mayor exportador a la UE, pero tiene el potencial de contribuir aún más. Las relaciones pacíficas entre la UE y Nigeria favorecen las negociaciones y Bruselas ve a Nigeria como un socio fiable y un verdadero aliado. No obstante, hubo acuerdo en que Nigeria, y África en general, pueden desempeñar este papel de proveedor de energía a la UE siempre que se sigan desarrollando las infraestructuras necesarias. 

maikanti-kacalla-baru-amina-benkhadra-marruecos-nigeria-gasoducto
PHOTO/REUTERS - Fotografía de archivo, Maikanti Kacalla Baru, presidente y director general de la Compañía Nacional de Petróleo de Nigeria (izq.), y la directora general marroquí de la Junta Nacional de Hidrocarburos y Minas, Amina Benkhadra, firman los documentos del acuerdo de cooperación del proyecto de gasoducto Nigeria-Marruecos

Así, más que un proyecto industrial, este oleoducto tiene una dimensión diplomática, ya que se inscribe en la diplomacia de África occidental, en la medida en que el oleoducto implicaría a una gran parte de los miembros de la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental), así como a la diplomacia marroquí, que desea afirmar su liderazgo demostrando la aplicación de una política ciertamente africana, pero también orientada hacia el continente europeo.