La Fiscalía suiza solicita 28 meses de prisión para Nasser al-Khelaifi

El dirigente qatarí que rige los designios del PSG se ve envuelto en un supuesto asunto de soborno al exmandatario de la FIFA, Jerome Valcke
Nasser al-Khelaifi, presidente del PSG

A PHOTO/CLAUDE PARIS  -   Nasser al-Khelaifi, presidente del PSG

La Fiscalía suiza ha pedido 28 meses de prisión para Nasser al-Khelaifi, presidente del París Saint Germain y también del grupo de comunicación beIN Media, por un supuesto caso de soborno al antiguo secretario general de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA, por sus siglas en inglés) Jerome Valcke, en relación con la obtención de los derechos televisivos de la Copa del Mundo de fútbol y la Copa Confederaciones. Mientras, para el dirigente galo se solicitan tres años de prisión.

Así, según diversos medios franceses, la fiscalía suiza ha solicitado tres años de prisión para Jerome Valcke y 28 meses para Nasser al-Khelaifi, en ambos casos con suspensión parcial de la pena. En el caso del dirigente del equipo parisino, es sospechoso de haber adquirido a través de una empresa a su nombre una lujosa villa en Cerdeña y de haberla puesto a disposición de Valcke, a cambio de su apoyo en la asignación de derechos de televisión. 

Según la fiscalía suiza, Valcke se habría comprometido a “hacer lo que estuviera en su mano” para que beIN Sports fuese la televisión encargada de emitir el Mundial y la Copa Confederaciones. El fiscal federal responsable del caso, Joel Pahud, considera que hubo soborno y solicita prisión para el máximo responsable del PSG.

La defensa de ambos niega la relación entre la reunión y los derechos de televisión y afirma que dicho encuentro de 2013 se refiere a un acuerdo “privado”. Se trata de la primera pena de prisión exigida en Europa en los múltiples escándalos en los que se ha visto envuelto el fútbol mundial, tras la condena en Estados Unidos de varios exdirigentes sudamericanos. La decisión final podría llegar a finales de octubre o principios de noviembre.

Valcke, que hasta 2015 fue la mano derecha de Joseph Blatter, se enfrenta a la mayor parte de los cargos relacionados con dos casos distintos de corrupción de derechos de televisión. El francés de 59 años está acusado de la intención de transferir los derechos de Oriente Medio y el norte de África para la proyección de las Copas Mundiales de 2026 y 2030 a beIN Media, a cambio de sobornos de Al-Khelaifi.

Según la Fiscalía, el caso se refiere a una reunión celebrada el 24 de octubre de 2013 en la sede francesa de beIN, en la que Al-Khelaifi supuestamente prometió comprar una villa en Cerdeña por cinco millones de euros (5,9 millones de dólares), concediendo su uso exclusivo a Valcke. El mandatario de Qatar, que ha negado los cargos, debía entonces entregar la propiedad al francés dos años más tarde bajo ciertas condiciones. A cambio, según la fiscalía, Valcke se comprometió a “hacer lo que estuviera en su mano” para que beIN se convirtiera en la emisora regional de las dos Copas del Mundo, algo que ocurrió el 29 de abril de 2014, en un acuerdo que la FIFA nunca ha impugnado desde entonces.