La Fundación FICRT dona 7,8 toneladas de alimentos a familias en riesgo de exclusión

La Fundación continúa extendiendo su labor social a las familias más necesitadas con su amplia campaña de donación de alimentos
Atalayar_FICRT

 -  

Solidaridad y empatía. Dos términos que más que palabras abarcan acciones directas que repercuten directamente en el desarrollo diario de la vida de las personas. En una sociedad que cada vez va más rápido y en la que nos hemos mal acostumbrado a vivir deprisa, consumir sin cesar y no valorar de lo que disponemos, queriendo siempre más, parece que estas palabras transcurren sigilosamente entre el día a día sin hacer apenas ruido.

Entre el transcurso de nuestros días, a menudo ajetreados, cuesta hacer un ejercicio de observación a nuestro entorno social y la realidad es que, como ha ocurrido desde el nacimiento de las sociedades, la desigualdad existe y es necesario cometer acciones que aúnen a la igualdad de condiciones, aunque no recibamos por ello nada a cambio. En este sentido, y concretamente en España, según los datos sobre el Estado de la Pobreza en España (AROPE), el 26,1% de la población está en riesgo de pobreza o exclusión social. A esta cifra hay que sumarle los estragos que ha causado la pandemia en el ámbito económico de muchas familias que en algunos casos no han sido capaces de mantenerse si no fuese por la solidaridad y la entrega desinteresada. 

Atalayar_FICRT

En este aspecto, la Fundación for Islamic Culture and Religious Tolerance (FICRT), ha cobrado un papel activo con el fin de donar alimentos a aquellas familias que se encontraban en riesgo de pobreza y exclusión. Sólo en el mes de mayo, la FICRT ha donado 8 toneladas de alimentos a diferentes fundaciones en colaboración con el banco de alimentos para tratar de paliar la dramática situación en la que se encuentran muchas personas. La Fundación ha realizado diversas donaciones en ciudades como Granada, Córdoba y Madrid. En esta última ciudad, la FICRT ha colaborado con fundaciones como San Juan del Castillo y con Panes y Peces, fundada por el jesuita Javier Rapullés, tras donar 2.600 kilos de alimentos. Así, la ayuda total por parte de la Fundación FICRT asciende a cerca de 7,8 toneladas de alimentos, repartidas por estas tres ciudades.

Según la directora de la Fundación Pan y Peces, Rocío Redondo Delgado, "gracias a la generosidad de empresas, asociaciones, fundaciones, socios, colaboradores y voluntarios; la Fundación Pan y Peces consigue entregar un carrito con alimentos, productos de limpieza y de higiene personal a más de 2.500 personas cada mes". La Fundación Pan y Peces dona un “carrito mensual” a cada familia con los alimentos y los utensilios necesarios para el día a día. Cada uno de ellos está diseñado de forma precisa, atendiendo a las necesidades de cada familia y sus componentes.

Atalayar_FICRT

Por otra parte, y en palabras del presidente del Patronato de la Fundación, D. Alfred G. Kavanagh, "en medio del dolor y el sufrimiento causado por el virus, hay también un espacio para la esperanza que se acrecienta cada día mediante la unidad de la ciudadanía en la adversidad y en la generosidad de tantas personas que colaboran en iniciativas solidarias como esta".

Junto a esto, la particularidad de esta Fundación es el ejercicio de cohesión y unión que mantiene entre distintas comunidades religiosas ya que para ellos el fin está en ayudar a las personas. De acuerdo con el presidente, FICRT “es una Fundación cultural que por tanto se relaciona con comunidades y personas de cualquier religión. Tenemos proyectos y programas con asociaciones musulmanas, evangélicas, contactos con comunidades budistas…”

En este aspecto Kavanagh recuerda que la Fundación se sostiene en dos columnas “la cultura, fundamental para la comprensión del otro y la segunda, la tolerancia. En esta línea, desde FICRT, se busca crear un dialogo y tender puentes entre las comunidades para que se den a conocer. Así, los dos pilares promovidos desde la Fundación estarían sostenidos por la fraternidad ya que consideran que la “fraternidad es esencial en una sociedad fragmentada y materialista por lo que nuestro fin es crear una red de asociaciones de personas que trabajen para que podamos conocer al otro y salir de nuestros prejuicios”, tomando como base el documento para la fraternidad humana firmado por el papa Francisco y el imán de Al-Azhar, Ahmed al-Tayeb.

Atalayar_FICRT

Además de realizar donaciones de alimentos, FICRT pretende “promover el valor de la tolerancia religiosa entre las personas de todas las culturas y religiones, y de fomentar las mejores prácticas en materia de convivencia, desarrollo sostenible, cooperación, solidaridad, respeto a los valores y diversidad cultural” así como trabajar en la multiculturalidad y la educación. Kavanagh sostiene que “la idea es intentar que cada semana podamos hacer una actividad concreta para conectar con la gente”. Un ejemplo de esto son los cursos gratuitos relacionados con la diplomacia islámica o los cursos de árabe que irían destinados a personas sin recursos para que puedan estudiar y conocer realidades distintas.

Iniciativas como las llevadas a cabo por FICRT son necesarias e importantes para la realidad en la que vivimos. De acuerdo con la Federación Española del Banco de Alimentos, la demanda de alimentos en sus centros ha aumentado un 50% desde el comienzo de la pandemia. Estos datos han superado las cifras de la propia crisis económica librada entre los años 2008-2009, suponiendo esta nueva crisis una dramática realidad que, gracias a la solidaridad y a los proyectos llevados a cabo por este tipo de Fundaciones, reducen considerablemente los impactos sociales derivados de la misma y que ha supuesto la transformación radical de la forma de vida de múltiples familias que no podrían sustentarse sin la solidaridad.