La Fundación Friedrich Naumann celebra en Madrid la clausura de las jornadas de diálogo UE-África

Personalidades políticas de varios países africanos han visitado las instituciones de Europa y varios países miembros en unas jornadas de intercambio y entendimiento
Naumann

 -  

Una delegación compuesta por políticos, tanto en el gobierno como en la oposición, de Mali, Guinea-Conakry, Senegal y Costa de Marfil han visitado la Unión Europea y han participado en unas jornadas de diálogo e intercambio de propuestas, ideas y puntos de vista, de la mano de la Fundación alemana Friedrich Naumann. 

Desde la adopción de una nueva estrategia para África por parte de la UE en 2020, el paradigma de las relaciones ha cambiado, tal y como pudieron observar los participantes de este ciclo de encuentros. “El diálogo entre Europa y África se da de tú a tú”, resumieron los políticos de la delegación Africana durante el encuentro con la prensa de la última jornada, celebrada en Madrid. 

Naumann
-

Antes de la capital española, la delegación visitó también Berlín y Bruselas, lugares en los que pudieron conversar e intercambiar con sus interlocutores alemanes y europeos. En España, la delegación se entrevistó con autoridades del Ministerio de Asuntos Exteriores y con la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo, además Ministerio de Seguridad Social e Inclusión

En la agenda de temas tratados resaltó la nueva posición y papel del oeste africano en relación con su vecino europeo. Una posible estrategia de relocalización de la producción y de valorización de la industria Africana que proporcione a Europa una vía de suministro mucho más estable que la asiática. También se tuvo muy en cuenta el pilar fundamental de las nuevas relaciones UE-África, es decir, en palabras de la delegación “Soluciones africanas para las problemas africanos”, una declaración que pretende dejar atrás el sentimiento paternalista ligado a la colonización, que podía pesar en tiempos anteriores.

Naumann
-

Sin embargo la delegación africana recalcó que pese a ello, Europa no debería de esconderse tras esa nueva postura para abandonar a su suerte a los gobiernos africanos, y desentenderse de la situación a veces inestable en el país, principalmente causada por golpes de estado. Valoraron mucho el diálogo con las instituciones europeas, y dijeron apreciar profundamente el compromiso de Europa con los estados Africanos. En resumidas palabras, la delegación africana dejó clara su preferencia por una buena relación con Europa frente a otros actores internacionales, por los lazos que han unido ambas regiones, como la francofonía, sin que ello interfiriese por tanto en sus relaciones con otras potencias o diese lugar a una situación de exclusividad. “Hay que tender más puentes”, acordaron en consenso los políticos del Oeste Africano. 

Al diálogo también se sumó la necesidad urgente de digitalizar y crear lazos a través de las nuevas herramientas, para alcanzar los objetivos del África subsahariana. Una de las grandes ambiciones mencionadas en los encuentros, fue la posibilidad de ampliar el programa de intercambio de estudiantes Erasmus+, para alcanzar también a los países africanos, en un esfuerzo por crear cohesión y puntos en común.