La Fundación "la Caixa" prevé 50 millones para acción social en Portugal en 2022

 -  

EFE

Pie de foto: El presidente de la Fundación Bancaria "la Caixa", Isidro Fainé (izda.), junto al primer ministro de Portugal, António Costa (centro), y el presidente honorario de BPI, Artur Santos Silva.

La Fundación "la Caixa", que este año destinó 20 millones de euros a proyectos de acción social e investigación en Portugal, prevé aumentar la inversión en este capítulo de forma progresiva hasta alcanzar los 50 millones de euros en 2022, ha anunciado la entidad en Lisboa.

En su estreno, el pasado año, la Fundación "la Caixa" destinó 12 millones de euros a proyectos sociales, de investigación, educativos y de divulgación cultural, y elevó la cifra 20 millones durante este ejercicio, explicó hoy Artur Santos Silva, presidente honorario del Banco Portugués de Inversión (BPI) en un encuentro con periodistas en la capital lusa. El objetivo ahora, agregó, es alcanzar los 30 millones en 2020 y llegar hasta los 50 en 2022.

La experiencia, que comenzó en 2018, después de que CaixaBank se hiciera con el control del BPI, se centró este año en dos iniciativas estratégicas: Incorpora, que se tradujo en la creación de cerca de 500 puestos de trabajo en colaboración con 33 entidades sociales lusas hasta mayo, y Humaniza, que facilitó asistencia a más de 1.800 pacientes y sus respectivas familias.

Lisboa y Oporto atrajeron el grueso de la inversión porque, agregó Santos Silva, "son las ciudades donde existen mayores problemas de pobreza e infancia y donde se necesitan respuestas más urgentes".

El apoyo al desarrollo científico se tradujo en una inversión de 4,6 millones de euros destinados a ocho proyectos de investigación en biomedicina y salud impulsados por universidades y centros de referencia, en su mayoría vinculados con el estudio de enfermedades cardiovasculares, oncología, infecciones y neurociencia.

En el campo de la investigación social, la Fundación promueve la "Iniciativa para la equidad social", que involucra a la Universidad Nova de Lisboa y está dotada con 2,2 millones de euros a tres años para el lanzamiento de un "balance social del país" con carácter anual.

Los acuerdos alcanzados con reconocidas instituciones portuguesas para la realización de exposiciones, como la Fundación Serralves (Oporto) o el Museo de Arte Antiga (Lisboa), se tradujeron en más de 115.000 visitantes.

Además, el programa Promove, centrado en la dinamización de la frontera con España, ha apoyado cinco proyectos piloto centrados en el desarrollo de poblaciones de la zona.

En el capítulo de reconocimientos, los premios solidarios BPI "la Caixa" distribuyeron 2,25 millones entre 77 proyectos sociales, mientras que la colaboración con la Plataforma Global de Apoyo a Estudiantes Sirios se materializó en más de 700.000 euros para 50 becas a jóvenes estudiantes que abandonaron Siria por la guerra.

La Fundación "la Caixa" inició su implantación en Portugal tras la entrada del grupo CaixaBank en el BPI, con el objetivo de impulsar la acción social en las zonas donde desarrolla su actividad financiera.