La furia de Messi

Las filtraciones interesadas de la directiva a la prensa y las duras declaraciones de Messi abren una crisis grave en el Barça
La furia de Messi

 -   Messi y Abidal, enfrentados

Es mejor leer entre líneas estas batallas que se libran en el fútbol hoy en día. Jugadores atacando a directivos, presidentes señalando a representantes, la prensa deportiva siempre posicionada y el aficionado preparando su reacción en el próximo partido. 

#Directiva
La Junta directiva del Barcelona hace aguas. Sus miembros filtran incluso más que la famosa Junta de Ramón Calderón cuando era presidente del Real Madrid. En el club blanco se hacía por miedo, en Barcelona se hace para ajustarse las cuentas unos con otros. Y se hace muy bien. Valverde estaba fuera en verano, no se olviden.

#Prensa
Directivos del Barça interesados en la salida de Valverde filtran a la prensa el pasado verano que el vasco tiene las horas contadas. El periodismo de investigación se convierte en periodismo de filtración que decía el periodista Antonio Rubio. ¿Vale menos la exclusiva? Depende del resultado. En ese caso el periodista quedó mal y el directivo de turno se salió con la suya de malmeter un poco más en esa sala de juntas ya de por sí viciada. 

#PrensaCatalana
Y otra vez la prensa catalana. En septiembre de 2019 un artículo de opinión en Mundo Deportivo revelaba el enorme poder que tenían los pesos pesados del Barça sobre todas las decisiones. Piqué aparecía por una zona mixta tras un partido y soltó aquella frase que otorgaba más que amenazaba de “no nos queremos enfadar”. No les gustó que se les señalase indirectamente desde la directiva. 

#MessiVSAbidal
El último capítulo de la crisis del Barça lo ha provocado Éric Abidal, secretario técnico, de los pocos cargos que queda en pie en el club. Jugó junto a Messi, levantó copas con él y compartió vestuario. El francés concedió una entrevista al diario Sport y se descolgó diciendo que había jugadores que no rendían con Valverde. Messi se enfadó y le contestó públicamente instándole a dar nombres y que haga su trabajo porque ha ensuciado a toda la plantilla con el comentario. 

#LaCajadeLosTruenos
Miedo. Eso es lo que pasa por la cabeza de todos los que viven cerca del Barça. Jugadores, directivos, aficionados, medios… han enfadado a Lionel Messi. Y eso es grave. La Justicia española fue la última en enfadar al argentino. El fiscal diciendo que la familia de Messi tenía montado un “entramado criminal” para evadir impuestos, el juez condenándole a 21 meses por evasión fiscal y él pagando varios millones de euros de multa. Antes, fue otra vez la directiva la que le enfadó. “No se si han hecho todo lo posible por traer a Neymar”, apuntó el argentino con toda la mala idea del mundo. 

#MessiSe…
Se va. O Se queda. Quién sabe qué será lo que acabe con la paciencia del mejor futbolista de los últimos años. El argentino ya deslizó en una entrevista que todo lo que rodeó a su juicio le hizo plantearse dejar el Barça y salir de España. Como si esa amenaza fuera a ablandar a otros jueces y fiscales en futuros casos. Ahí tienen a Xabi Alonso. Cada parte llevó su causa al extremo, fueron a juicio y el vasco salió absuelto. 
#BartomeuTodoONada
Abidal será llamado al orden por Bartomeu. No quiere que se moleste al ídolo azulgrana. De su bienestar dependen sus últimos meses de presidencia, el futuro deportivo del equipo y que al soçi no se le ponga cara de querer ir a votar antes de tiempo. El presidente del Barça afronta esta temporada como la de mayor inversión en cada una de  las secciones para aspirar a todo y dejar el listón muy alto al siguiente. La inversión se le puede convertir en malgasto si lo de la Supercopa se repite en Champions o el Clásico del 1 de marzo le supone olvidarse de LaLiga. 

#BarçaLeaks
El último enfado deportivo de Messi en el Barça fue con Luis Enrique y aquella derrota en San Sebastián. Nada de rotaciones. El argentino juega siempre o no ser que él no quiera jugar. Parece una actitud tirana, pero a esos acuerdos se llega en el deporte de élite. Otra cosa es que nos enteremos. Y, últimamente, de lo que pasa en el Barça se entera todo el mundo. 

#AdeuAbidal
La vía que se ha abierto en el Camp Barça filtra agua. Demasiada. Algunos pueden ahogarse en su propia fama y otros en su propio ego. A Abidal le quedan horas en el puesto o, al menos, le quedan horas haciendo el trabajo tal y como lo ha hecho hasta ahora. O pasa por el aro o le obligaran a dimitir como intentaron hacer con Valverde. Hay que leer entre líneas y por Messi, vale todo.