La Guardia Nacional toma el Capitolio

Todavía quedan unos días para la toma de posesión, pero se quiere minimizar riesgos
Atalayar_Guardia Nacional Capitolio

AFP/BRENDAN SMIALOWSKI  -   La Guardia Nacional descansa en una de las salas del Capitolio, en Washington D.C., a la espera de que se produzca la toma de posesión de Joe Biden el próximo 20 de enero

La situación en Washington está dejando escenas insólitas, ya sea por exceso o por defecto. Ante la toma del Capitolio por los seguidores de Trump más enfervorecidos, durante el acto para oficializar la victoria de Joe Biden, se quiere ahora evitar los altercados a toda costa. 

Aunque la cifra es susceptible de ser aumentada, ya hay 10.000 efectivos de la Guardia Nacional desplegados en la capital estadounidense, Washington, ante la amenaza que existe de evitar la toma de posesión de Joe Biden del próximo 20 de enero.

Atalayar_Guardia Nacional Capitolio 1
AFP/ SAUL LOEB - Los miembros de la Guardia Nacional descansan en la Rotonda del Capitolio de los EE.UU. en Washington, DC, el 13 de enero de 2021, antes de la esperada votación de la Cámara de Representantes para destituir al presidente de los EE.UU. Donald Trump

Este enorme despliegue, sin embargo, no es lo más significativo. Cientos de efectivos de la Guardia Nacional se encuentran acuartelados en el interior del propio Capitolio, algo que no había sucedido nunca. Las imágenes de miembros de la Guardia Nacional durmiendo en el suelo a lo largo de los pasillos y salas del Capitolio han dado la vuelta al mundo.

En un primer momento, se trató de evitar que los efectivos que integran este enorme despliegue fueran armados. No obstante, el Departamento de Defensa ha decidido en las últimas horas que sí que fueran armados ante el riesgo real de que se produzcan altercados de consideración.

Atalayar_Guardia Nacional Capitolio 2
REUTERS/JOSHUA ROBERTS - Miembros de la Guardia Nacional reciben armas antes de que los demócratas empiecen a debatir un artículo de destitución contra el presidente de los Estados Unidos Donald Trump en el Capitolio de los Estados Unidos, en Washington, EE.UU., el 13 de enero de 2021

Según ha informado la CNN, las autoridades federales fueron las que solicitaron el cambio de criterio sobre portar armas, algo a lo que accedió finalmente el secretario del Ejército, Ryan McCarthy.

La inteligencia y las fuerzas de seguridad estadounidenses continúan monitoreando las redes sociales e internet en busca de las conversaciones en las que se insta a cometer actos violentos por parte de los seguidores más extremistas de Donald Trump. Una amenaza que no sólo se circunscribe a la capital, sino que afecta a ciudades de otros estados. De la misma forma, se han emitido órdenes de busca y captura, junto a recompensas, por algunas de las caras más visibles que participaron en el asalto al Capitolio.

Atalayar_Guardia Nacional Capitolio 3
AP/ALAN FRAM - Los miembros de la Guardia Nacional se encuentran dentro de la valla anti-incrustaciones que rodea el Capitolio, el domingo 10 de enero de 2021, en Washington

Mientras tanto, el segundo impeachment, otro hecho insólito marca de la Administración Trump, sigue adelante tras su aprobación en la Cámara de Representantes con el apoyo de una parte de los Republicanos. A pesar de ello, debe pasar aún por el Senado, donde será previsiblemente enterrado, al no haber suficientes miembros del Partido Republicano dispuestos a favorecer el juicio político a su todavía presidente.