PUBLICIDAD

Iberdrola

La guerra continúa, el invierno se acerca, Ucrania se prepara

Mientras la ofensiva rusa no se debilita en el territorio ucraniano, y más concretamente en la región de Donetsk, Ucrania se anticipa y se prepara para un invierno con condiciones temibles
donbas ucrania guerra con rusia

AFP/ ARIS MESSINISa  -   Un soldado de las tropas ucranianas se encuentra cerca de una carretera en la línea del frente este de Ucrani

Tras una pausa en las operaciones del Ejército ruso, los disparos se han intensificado en el frente del Donbás, que es ahora el punto central y geográfico de la guerra. Ante la destrucción masiva de las infraestructuras necesarias para el suministro de calefacción y electricidad y el temor a una irrupción rusa aún más violenta, el presidente ucraniano, Volodimyr Zelenski, ordenó la evacuación de los casi 200.000 civiles de la región de Donetsk para "salvar el mayor número de vidas posible".

A medida que pasan los días, las semanas y los meses, Ucrania revisa su estrategia y prefiere anticiparse al próximo invierno. Los cohetes rusos disparados contra tres subestaciones eléctricas en abril cortaron temporalmente el suministro eléctrico de algunos barrios. Según un estudio realizado por el Kennan Institute del Woodrow Wilson International Center, 5.000 km de gasoductos resultaron dañados y casi 3.800 centros de distribución de gas se vieron afectados. Los daños en las centrales térmicas y las calderas de gas también son notables, con 200 destruidas tras los ataques rusos.

La llegada paulatina del invierno hace temer a Ucrania que esta situación temporal se convierta en permanente, lo que lleva al país a prepararse con antelación. Los habitantes hacen acopio de leña, los ferreteros construyen estufas y los silvicultores sierran suficientes árboles para disponer de toda la leña posible para el invierno. Andriy Savoyi, alcalde de Lviv, resume la estrategia ucraniana con estas palabras: "Nuestro objetivo es la supervivencia. La madera, cortada de los bosques de todo el país, se almacena ahora a gran escala, en vastas reservas que los urbanistas se encargan de vigilar, según el jefe de la agencia forestal ucraniana, Yuriy Bolokhovets. 

AFP/ ARIS MESSINIS - Un soldado de las tropas ucranianas se encuentra cerca de una carretera en la línea del frente este de Ucrania
AFP/

La reducción de los suministros de gas de Rusia a Europa y los numerosos bombardeos rusos contra las infraestructuras energéticas estratégicas de Ucrania complican aún más la situación. En este contexto, el Gobierno ha puesto en marcha un plan masivo de acopio de combustible de emergencia, además de acumular arsenales de emergencia y formar reservas de alimentos. 

Los continuos bombardeos de Rusia sobre los lugares estratégicos de Ucrania hacen temer a Kiev que no pueda suministrar suficiente electricidad este invierno. Por ello, el Gobierno se está movilizando para aumentar el número de almacenes de gas y estaciones eléctricas, además de desarrollar plantas de calefacción.

Algunos residentes han empezado a anticiparse al invierno abasteciendo el sótano de sus casas con leña, bombonas de gas y una lámpara en caso de que se produzca un corte de luz prolongado. Un residente de la ciudad de Lviv dijo que "al final, podemos sobrevivir sin luz ni gas, pero no podremos sobrevivir si los invasores toman el control". 

Lúcido y consciente de los riesgos que se avecinan, el ministro ucraniano de Desarrollo Comunitario y Territorial, Oleksiy Chernyshov, declaró a finales de la semana pasada que "los rusos pueden seguir apuntando a las infraestructuras energéticas críticas antes y durante el invierno". Por eso, aunque la directora administrativa de Kiev, Iryna Dzhuryk, espera no tener que utilizarlas, muchas ciudades están invirtiendo en tiendas de campaña para hasta 50 personas cada una en caso de que los edificios de apartamentos multifamiliares se queden sin el gas necesario para calentarlos. 

PHOTO/MARÍA SENOVILLA -
PHOTO/MARÍA SENOVILLA - 

Además, la incertidumbre sobre el futuro de la guerra está reforzando los esfuerzos de Ucrania por prepararse lo mejor posible para el invierno. De hecho, mientras algunos esperan ver a Rusia derrotada para cuando llegue el frío en octubre, otros son más cautelosos y señalan la posibilidad de un conflicto prolongado en el que Ucrania quede atrapada por Rusia, lo que reduciría la capacidad energética ucraniana. Además, la seguridad energética de Ucrania está ahora amenazada, ya que compra su gas natural a sus vecinos europeos, que a su vez se encuentran en dificultades al cortar Moscú el suministro de energía a la UE. Por último, el anuncio de Letonia de prestar ayuda adicional a Ucrania, el sábado 30 de julio, llevó a Moscú a cortar por completo el suministro de gas a Riga. 

Este riesgo de escasez de gas es tanto más perceptible cuanto que la compañía estatal de petróleo y gas, Naftogaz, ha señalado que, aunque las reservas de almacenamiento se sitúan en torno a los 11.000 millones de metros cúbicos, estos niveles están por debajo del nivel deseado por el Gobierno. El gas es una de las fuentes de energía más importantes para Ucrania, ya que se utiliza para calentar miles de instalaciones deportivas, escuelas, hogares y edificios administrativos. Las temperaturas bajo cero del próximo invierno amenazan la capacidad de Ucrania para suministrar suficiente electricidad a todos los hogares del país. De hecho, el alcalde de Lviv ha anunciado la regulación de la electricidad en los hogares para este invierno, ordenando que los termostatos se bajen a 15 grados centígrados a medida que se acerca el invierno. 

"Los rusos harán todo lo posible para intentar destruirnos. Pero nadie ha conseguido unirnos tanto como Putin", dijo la semana pasada el alcalde de Lviv. Ahora se trata de una carrera contra el tiempo -o más bien contra el invierno- dijo el especialista del Real Instituto de Seguridad y Defensa. Esperemos que Ucrania se prepare a tiempo para el invierno, antes de que se agote el tiempo.