La importancia de la exclusión de Ceuta, Melilla y todos los puertos españoles en la reapertura de fronteras de Marruecos

El reino alauí decidió desbloquear los pasos fronterizos a partir del 14 de julio y permitir así la vuelta de los nacionales o extranjeros residentes en su territorio por vía marítima o aérea
Fotografía de archivo de la frontera entre la ciudad marroquí de Fnideq y el enclave español de Ceuta

AFP/FADEL SENNA  -   Fotografía de archivo de la frontera entre la ciudad marroquí de Fnideq y el enclave español de Ceuta

Los ciudadanos de Marruecos y los residentes extranjeros en suelo marroquí, así como sus familias, podrán entrar en el territorio nacional a partir del 14 de julio de 2020 a medianoche por vía aérea y marítima, según comunicó el Ejecutivo del país del Magreb mediante el Ministerio del Interior, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero y el Ministerio de Salud, como confirmó la agencia oficial de noticias MAP. En relación con España no son buenas noticias porque quedan fuera de esta medida Ceuta, Melilla y todos los puertos españoles, algo que no se alinea con la postura de España, que decidió reabrir fronteras con 12 países extracomunitarios (según las recomendaciones de la Unión Europea respecto a países que muestran buenos datos sobre la crisis sanitaria del coronavirus) y con Marruecos, Argelia y China si existía reciprocidad por parte de estas tres naciones. Además, esto supone que queda descartada totalmente la Operación Paso del Estrecho, que había sido desechada ya por las autoridades marroquíes anteriormente. 

Esa correspondencia no se ha producido a tenor de lo dispuesto por el Gobierno de Marruecos. El país norteafricano anunció la apertura de sus fronteras el próximo 14 de julio a medianoche, pero solo de forma parcial: no abrirá los pasos fronterizos terrestres, esto es, los de Ceuta y Melilla, y quedan fuera también las conexiones desde los puertos españoles.

El reino alauí precisó que solo aceptará barcos llegados del puerto francés de Sète y del italiano de Génova, con la exclusión de cualquier otro puerto. Además, los únicos vuelos que operarán con Marruecos serán los de las compañías nacionales. La apertura de fronteras sólo será para sus nacionales o para extranjeros residentes en Marruecos; con lo que, de momento, el país seguirá cerrado al turismo. Las aerolíneas nacionales programarán tantos vuelos como sean necesarios para el éxito de esta operación y los pasajeros deberán presentar, antes de embarcar, una prueba PCR de menos de 48 horas, así como una prueba serológica, para demostrar estar libres de coronavirus. 

Fotografía de archivo, un grupo de ciudadanos marroquíes en España debido a la crisis del coronavirus, no se les permite cruzar a su país por no tener sus papeles en regla, el 22 de mayo de 2020, en el enclave español de Ceuta
AFP/FADEL SENNA - Fotografía de archivo, un grupo de ciudadanos marroquíes en España debido a la crisis del coronavirus, no se les permite cruzar a su país por no tener sus papeles en regla, el 22 de mayo de 2020, en el enclave español de Ceuta

Los marroquíes que residen en el extranjero, así como los extranjeros que viven en Marruecos, podrán salir del territorio posteriormente, al final de su estancia, por los mismos medios aéreos y marítimos.

Con la negativa a la apertura a Ceuta y Melilla y a los puertos españoles por parte de Marruecos, queda anulada también cualquier posibilidad de que se desarrolle la Operación Paso del Estrecho. El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, ya anunció en junio la suspensión de la Operación Paso del Estrecho debido a la pandemia del coronavirus. Esta circunstancia no es ni mucho menos menor porque hasta tres millones de marroquíes atraviesan Europa en sus vehículos para llegar hasta el sur de España y de ahí acceder al norte de África para pasar las vacaciones de verano con sus familiares. “La operación tal y como es conocida no tendrá lugar este año", señaló Bourita ante el Parlamento. El ministro argumentó en su día que los emigrantes marroquíes podrían volver a su país de origen cuando estuviesen abiertas las fronteras con un mecanismo especial; lo que ya se ha anunciado para este 14 de julio. 

El ministro reseñó que la Operación Paso del Estrecho, que todos los años facilita a miles de ciudadanos marroquíes pasar sus vacaciones de verano en su país de origen, necesita una serie de preparativos desde el mes de abril y la coordinación entre varios países e instituciones, condiciones que no se han producido este año debido a la crisis sanitaria de la COVID-19.

Vista general de Ceuta
AFP/FADEL SENNA - Vista general de Ceuta

Una Operación Paso del Estrecho que había generado polémica con reacciones negativas desde Andalucía, Ceuta y Melilla por el gran riesgo sanitario de contagios que podría suponer tal avalancha de ciudadanos concentrados en una misma zona. 

Parece que la intermediación del Gobierno español a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores no ha surtido efecto y Marruecos ha dejado bastante restringido el acceso a su territorio. Todo ello muy en línea con las rígidas medidas adoptadas por el reino alauí cuando estalló la crisis del coronavirus, con el cierre de todos los pasos fronterizos, el cese de todos los vuelos internacionales y estrictas medidas de confinamiento. La ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, quiso dejar claro que el Gobierno español es “tremendamente respetuoso” con las decisiones de Marruecos sobre sus fronteras ante tal determinación. 

El golpe financiero y comercial es palpable también para las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla debido a la interrupción del flujo de entrada por esa zona y también supone una reducción del funcionamiento en los puertos españoles, lo que significa también el descenso de la actividad económica en esos nodos.