PUBLICIDAD

Iberdrola

La industria petrolera del Kurdistán iraquí, objetivo de las milicias chiíes proiraníes

Erbil, capital regional, sufrió un ataque con cohetes supuestamente efectuado por milicias chiíes proiraníes en un contexto de impasse político en Irak
Un trabajador comprueba una la válvula de un oleoducto en el campo petrolífero de Majnoon, cerca de Basora, Irak PHOTO/REUTERS

PHOTO/REUTERS  -   Un trabajador comprueba una la válvula de un oleoducto en el campo petrolífero de Majnoon, cerca de Basora, Irak

Una refinería de petróleo en el Kurdistán iraquí sufrió ataques con cohetes, supuestamente a manos de milicias proiraníes. El pasado 1 de mayo, hasta 6 cohetes impactaron sobre una refinería en la capital y principal ciudad de la región, Erbil, provocando un incendio en uno de sus principales tanques, según las fuerzas de seguridad locales.

Esta misma refinería, gestionada por la empresa petrolífera kurdo iraquí KAR Group, había sufrido un ataque similar el día 6 de abril, sin que ningún grupo haya reclamado la autoría de estas acciones.

El sector energético representa la principal fuente de ingresos de la región, en el que KAR Group es una de las empresas más importantes.

Una casa dañada por un ataque de misiles balísticos iraníes es vista en Irbil, Irak, el  23 de marzo de 2022 AP/AHMED MZOORI
AP/AHMED MZOORI - Una casa dañada por un ataque de misiles balísticos iraníes en Irbil, Irak, el  23 de marzo de 2022

Masrour Barzani, el primer ministro del Gobierno Regional del Kurdistán, condenó enérgicamente los ataques en un comunicado, solicitando al primer ministro iraquí, Mustafa Al-Kadhimi, tomar todas las medidas necesarias contra los “grupos proscritos” responsables, sin nombrar directamente al causante.

“Estos ataques no pueden continuar y se debe tomar una postura y acción serias”, finalizó el político kurdo.

El origen del ataque habría provenido de la ciudad de Bartella, cerca de Mosul, en la provincia de Nínive, siguiendo a Lawk Ghafuri, uno de los portavoces del Gobierno Regional del Kurdistán. Según Al Monitor, en esta ciudad se encontrarían desplegadas las Fuerzas de Movilización Popular (PMU, por sus siglas en inglés), una coalición de milicias principalmente chiíes (aunque también con miembros suníes y de minorías étnicas iraquíes) aliadas con Irán.

El primer ministro del gobierno regional del Kurdistán iraquí, Masrour Barzani REUTERS/DANIEL LEAL
REUTERS/DANIEL LEAL - El primer ministro del gobierno regional del Kurdistán iraquí, Masrour Barzani
La injerencia iraní en Irak

Las PMU surgieron en 2014 para combatir al Estado Islámico, enemigo acérrimo tanto de Irán como del islam chií, si bien muchas de ellas hunden sus raíces en 2003, tras la caída del Régimen de Saddam Hussein y el subsiguiente aumento de la influencia iraní en el país.

Las PMU, formalmente, forman parte del organigrama de las Fuerzas Armadas iraquíes desde 2016, si bien desde su origen han estado aliadas con Irán, su principal apoyo externo, lo que ha llevado a que hayan sido acusadas por sus rivales de ser una quinta columna iraní en el país.

Pese a ello, no son un grupo unitario, sino una coalición de milicias más o menos cercanas a Teherán, que en ocasiones también actúan con autonomía propia.

Manifestantes agitan una bandera con la insignia de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) AFP/PAUL ZINKEN
AFP/PAUL ZINKEN - Manifestantes agitan una bandera con la insignia de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP)

Estos episodios se han visto precedidos el 13 de marzo por un ataque con misiles balísticos contra otro recinto del KAR Group en Erbil reclamado por parte de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, la rama más importante del Ejército iraní destinada a la protección de su régimen político. Teherán justificó su ataque afirmando haber golpeado un “centro estratégico de conspiración” israelí, sin aportar más pruebas al respecto.

Para Kawa Hassan, director del Programa de Oriente Medio y el Norte de África del Centro Stimson, que Teherán anunciara abiertamente el ataque del 13 de marzo implica una intención de mandar un claro mensaje a nivel regional, particularmente a rivales como Israel

A esto, continúa Hassan, se podrían sumar una serie de factores tras el raciocinio iraní, como presionar a las autoridades kurdas de cara a la formación de Gobierno en Irak o responder a sus planes de exportación de gas natural.

Esta foto proporcionada por el sitio web oficial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) a través de SEPAH News el 22 de diciembre de 2021, muestra al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) participando en ejercicios militares de cinco días en tres provincias AFP PHOTO / Iran's Revolutionary Guard via SEPAH NEWS
AFP PHOTO / Iran's Revolutionary Guard via SEPAH NEWS - Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) participando en ejercicios militares 
Bloqueo político en Irak

Irak se encuentra en estos momentos en un impasse político, tras unas elecciones parlamentarias en octubre de 2021 que han generado una métrica electoral poco favorable al surgimiento de un nuevo Gobierno.

En estos comicios se impuso el partido del clérigo chií Muqtada al-Sadr, quien tras las elecciones apostó por un “Gobierno de mayoría nacional” y cargó contra las PMU, con las que cuenta con una relación complicada, afirmando que “deben disolverse inmediatamente y entregar sus armas al Gobierno”.

Al-Sadr trató de formar Gobierno con el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) de Barzani y el bloque liderado por Muhammad al-Halbousi, de tendencia suní.

El clérigo chiíta iraquí Muqtada al-Sadr durante una conferencia de prensa en Nayaf, Irak PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS - El clérigo chiíta iraquí Muqtada al-Sadr durante una conferencia de prensa en Nayaf, Irak

Esto excluiría a los partidos proiraníes y cercanos a las PMU, debilitados tras los comicios, que denunciaron fraude electoral y bloquearon la posible investidura pero que no han sido capaces de formar un Gobierno alternativo, llevando al país a un bloqueo político de 6 meses.

Teherán y sus aliados iraquíes estarían tratando de presionar al PDK y a Al-Halbousi para así aislar a Al-Sadr y lograr un Gobierno más amplio, de acuerdo con las declaraciones de políticos iraquíes familiarizados con las negociaciones a Middle East Eye, el contexto en el que se habrían producido los ataques al Kurdistán.

Para Ali Fathollah-Nejad, experto en Irán de la Universidad Americana de Beirut, estos ataques, en caso de ser atribuibles a las milicias chiíes proiraníes, pueden ser vistos como una demostración de su poder dañino (o poder negativo), especialmente de la mano de sus advertencias de recurrir a la violencia en caso de no ser incluidas en el Gobierno.

La vertiente energética

Otras informaciones también apuntan a los planes energéticos del Gobierno kurdo, por los que Erbil apunta a reforzar su posición como exportador de gas natural. Así lo anunció Marzani en el Foro de Energía Global, afirmando que “[el Kurdistán] se convertirá en un exportador neto de gas al resto de Irak, Turquía y Europa en el futuro cercano”. Así, Erbil competiría directamente con Teherán, que también es una potencia productora.

Oleoducto en el campo petrolífero de Nahr Bin Umar, al norte de Basora, Irak PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS - Oleoducto en el campo petrolífero de Nahr Bin Umar, al norte de Basora, Irak

Estas declaraciones se produjeron unas semanas después de que el Gobierno Regional del Kurdistán firmara con el propio KAR Group un acuerdo para la construcción de un gasoducto hacia la frontera con Turquía, abriendo las puertas de un mercado europeo altamente demandante de nuevas fuentes de gas natural que le ayuden a reducir su dependencia de Rusia.

Atacando instalaciones de KAR Group, Irán y sus aliados estarían golpeando el corazón mismo de la economía kurda y a sus planes de expansión.