La iniciativa diplomática egipcia no disuade a Erdogan de intervenir en Libia

Combatientes sirios leales a Ankara se unen al Gobierno de Acuerdo Nacional en Trípoli.
La legión otomana avanza hacia Libia

 -   La Legión Otomana está lista.

Egipto se está moviendo en diferentes direcciones para enfrentarse a la injerencia turca en Libia, que amenaza su seguridad nacional y la seguridad de los países vecinos libios en su conjunto, en un momento en que varios informes confirman el envío de combatientes leales a Ankara de Siria a Libia, lo que confirma las intenciones del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, de una intervención directa en Libia, a pesar de las advertencias de malestar regional e internacional, especialmente el choque con la influencia rusa.

El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, mantuvo contactos el jueves con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, para movilizar un bloque internacional opuesto a la interferencia turca. La diplomacia egipcia actuó colectivamente a través de la coordinación con los poderes regionales e internacionales para abordar la iniciativa del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

La escalada turca en Libia es peligrosa
Youssef Al-Aqouri: 


Sin embargo, fuentes diplomáticas árabes expresaron su sorpresa por la falta de consideración de los líderes egipcios de la gravedad de la decisión de Erdogan en Libia como parte de la seguridad regional egipcia.

Las fuentes dijeron en un comunicado a Al-Arab que las llamadas telefónicas realizadas por Al-Sisi a los líderes de las principales potencias son insuficientes, y no pueden desanimar a Erdogan de su intención de desplegar fuerzas turcas en Libia, y exigen una posición más firme conscientes de los cambios en el espacio mediterráneo.

El jefe del Centro Egipcio de Pensamiento y Estudios Estratégicos, brigadier Khaled Okasha, dijo que El Cairo está tratando de restablecer la coordinación perdida con Túnez y Argelia, que es uno de los actores con los que Egipto cuenta para construir una posición unificada de los países vecinos contra esta intervención e involucrar a países africanos, como Chad y Mali, para formar un eje árabe-africano ante la intromisión turca.

Los observadores señalan que el papel de los vecinos de Libia es casi inexistente, sus reuniones no son operativas, lo que le da a Ankara la oportunidad de una interferencia flagrante.

Descartaron que Egipto pueda iniciar una intervención militar individual en el terreno, a menos que fuera en un contexto colectivo, porque los movimientos de Turquía, amenazan la seguridad nacional egipcia pero representan una gran amenaza para los países del sur del Mediterráneo, que deben actuar para proteger sus intereses, y aseguraron que El Cairo no está listo para desempeñar el papel de policía de la región frente a la expansión turca.

Sin embargo, el general de brigada Khaled Okasha no descartó que "Egipto recurra a la acción militar directa cuando sea necesario para defender su seguridad nacional,  está entre las opciones sobre la mesa, pero vendrá después de agotar todas las medidas que buscarán primero una solución política a la crisis".

Círculos egipcios bien informados creen que El Cairo no apuesta por un papel efectivo de Estados Unidos para presionar a Erdogan de cara a evitar el envío de las fuerzas turcas sobre el terreno, y que tienen dudas de que el presidente turco haya recibido una "luz verde de Estados Unidos para intervenir en Libia, aunque los movimientos de Washington parecieran lentos". Mientras que los pasos de Erdogan, con un alto grado de confianza, se están acelerando.

Sin embargo, expertos de la crisis libia descartaron cualquier coordinación previa entre Ankara y Washington con respecto a la intervención turca, considerando que enviar tropas a Trípoli está dentro de las políticas de Erdogan destinadas a expandir el círculo de influencia turca en el Mediterráneo, y que se beneficia de la indiferencia de la Administración Trump porque un movimiento estratégico suyo sería suficiente para evitar la acción turca. Las fuerzas estadounidenses en conflicto no tienen en cuenta los intereses de sus aliados en Oriente Medio y África del norte.

Los expertos consideraron que la apuesta de El Cairo para detener la intervención  turca es principalmente la posición de Rusia, que ya no oculta su molestia con las intenciones de Erdogan en Libia, que se reflejó en las declaraciones de los funcionarios rusos, así como en la reunión celebrada el viernes por el Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, encabezado por el presidente Vladimir Putin, sobre la crisis libia.

Combatientes sirios al servicio de los intereses de Erdogan
Combatientes sirios al servicio de los intereses de Erdogan


Una declaración del Kremlin señaló que los participantes en la reunión "enfatizaron la necesidad de apoyar los esfuerzos de la comunidad internacional para la solución del problema libio", lo que indica el fracaso de las sesiones de diálogo con la delegación turca que ha estado visitando Rusia durante días sobre la convergencia de puntos de vista entre Moscú y Ankara sobre la situación en Siria y Libia.

Italia no ocultó su molestia ante la intervención turca, que podría ser una injerencia de Ankara en los intereses de Roma, al respaldar al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) de Fayez Sarraj y sus esfuerzos en apoyo de la Conferencia de Berlín, y una solución dialogada y negociada entre las dos partes en la crisis libia.

La viceministra de Relaciones Exteriores de Italia, Marina Sereni, describió la situación en Libia como "todavía muy preocupante". Dijo que existe una necesidad urgente de evitar la interferencia de actores externos en la crisis libia.

Sereni, en un comunicado de prensa publicado por la agencia italiana AKI el viernes, indicó que Libia representa para su país "el principal tema internacional". "Somos el país más preocupado por prevenir una mayor desestabilización y empeoramiento de la situación de seguridad allí", agregó.

Marina Sereni
Marina Sereni:

 

A pesar de los riesgos de un enfrentamiento con los intereses rusos e italianos en Libia, la agencia oficial de Anatolia, el viernes, citó a fuentes militares diciendo que las Fuerzas Armadas turcas están listas para ir a Libia y llevar a cabo sus tareas, si reciben instrucciones.

El Gobierno del partido Al-Wefaq solicitó formalmente a Turquía que prestara apoyo militar, aéreo y marítimo para contrarrestar al Ejército libio, que está lanzando una operación militar para eliminar a las milicias armadas de Trípoli.

Altos funcionarios en Turquía y Libia dijeron que los grupos rebeldes turcomanos respaldados por Ankara en Siria pronto se unirían a las fuerzas del Ejecutivo de Al-Wefaq para luchar contra el Ejército libio. 

El viernes, la agencia de noticias Bloomberg, citando a un funcionario gubernamental de Al-Wefaq, dijo que el Gobierno inicialmente se opuso a la idea de tal despliegue, pero finalmente lo aceptó cuando las fuerzas del Ejército libio avanzaron hacia Trípoli.

Otro funcionario del Ejecutivo dijo que el apoyo provenía de la llamada Brigada del Sultán Murad al-Suri, un grupo rebelde, que no sería visto como un despliegue oficial de "fuerzas turcas".

Por otro lado, un funcionario turco dijo que su país también puede enviar sus fuerzas navales para proteger a Trípoli, mientras que las fuerzas turcas están entrenando y coordinando las actividades de las fuerzas del primer ministro Fayez Sarraj.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, la oposición, reveló el jueves que las facciones armadas leales a Turquía habían abierto centros para registrar los nombres de las personas que desean ir a luchar en Libia.

Esta noticia está relacionada con la información obtenida por los "árabes", que dijeron que Turquía tiene la intención de equipar una compañía de seguridad, similar a Wagner, para organizar el envío de combatientes a Libia, para preparar el terreno para el aterrizaje de sus fuerzas regulares sobre el terreno cuando sea necesario.

Círculos libios preguntaron sobre la desaparición del primer ministro de Al-Wefaq Fayez Sarraj en los últimos días y la ausencia de cualquier actividad interna o externa en un momento que se supone que está al mando y determina las posiciones de su Gobierno sobre la interferencia turca y sus implicaciones, especialmente en la internacionalización de la Batalla de Trípoli y la recaudación de dinero entre los civiles para pagar los gastos de guerra, en lugar de dejar los asuntos al ministro del Interior Fathi Bashagha, que parecía el primer ministro y el gobernante real.

Dónde desapareció
El primer ministro Al Farraj se encuentra públicamente desaparecido

En su movimiento diplomático, El Cairo apuesta por un papel efectivo para el Parlamento libio, ya que gana mayor legitimidad popular y constitucional que el Gobierno de Al-Wefaq.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Youssef al-Aqouri, anunció que la decisión de restaurar Trípoli, que está controlada por milicias armadas, "es soberana de la Cámara de Representantes y el Comando General del ejército, y rechazamos la injerencia flagrante en nuestros asuntos internos ... y el Parlamento está trabajando en tomar varias medidas para disuadir cualquier acción militar contra nuestro país". 

Al-Aqouri dijo en un comunicado a Al-Arab que "la escalada turca es peligrosa y tendrá graves consecuencias para toda la región, y que Ankara apoya el terrorismo y los batallones armados para poner sus pies en Libia".

El viernes, la Fuerza Aérea de Libia, dirigida por el mariscal de campo Jalifa Haftar, apuntó a concentraciones de grupos armados en las cercanías de la refinería Al-Zawiya en el noroeste del país.

Fuentes políticas sugirieron a los "árabes" que el Parlamento libio debería apelar al Consejo de Seguridad para retirar el reconocimiento del Gobierno de Sarraj "por incumplir sus deberes", y agitar la activación del papel de la Liga Árabe, e instarla a discutir el tema del envío de fuerzas militares para disuadir los pasos turcos.