PUBLICIDAD

Iberdrola

La inmigración, factor fundamental en la economía de los países receptores

Los 230 millones de trabajadores migrantes que hay en la actualidad, son un recurso muy importante para salvar la vida de hasta mil millones de personas hambrientas en las comunidades más pobres del mundo
migracion-mediterraneo

AFP/MARCOS MORENO  -   La Marina Real y la Gendarmería Real marroquí han rescatado a casi 50 inmigrantes en aguas del Atlántico.

En muchas ocasiones la inmigración es considerada uno de los principales focos de problemas sociales y económicos que el país receptor puede llegar a tener. Pero la realidad es muy distinta, y es que toda esta población que llega en busca de una oportunidad para mejorar sus vidas, acaba convirtiéndose en un ventaja tanto para el país que la recibe, como para el de origen.

A día de hoy, 230 millones de trabajadores repartidos por todo el mundo, son un elemento clave para salvar la vida de hasta mil millones de personas que se encuentran en una situación muy precaria, viviendo en las comunidades más pobres del mundo.

migracion-africa
PHOTO/AP - Migrantes etíopes hacen cola mientras son contados por los contrabandistas tras llegar al pueblo costero de Ras al-Ara desde Yibuti en Lahj, Yemen.

Pero no solo aquellas personas en una situación más desfavorecida, naturales del país receptor se favorecen de la actividad económica que los inmigrantes generan. Los países de origen, de los que miles de personas salen en busca de una oportunidad, también se benefician, y es que gran parte del dinero que sus emigrantes obtienen trabajando fuera es enviado a los miembros de sus familias que permanecen en el país natal, algo que espolea su economía.

De hecho, las remesas de los trabajadores emigrantes ascienden a más de 600 mil millones de dólares anuales, lo que supone tres veces más que toda la asistencia oficial para el desarrollo global, que se sitúa actualmente en unos 180 mil millones de dólares.

Esta tendencia parece que continuará evolucionando en los próximos años, y es que según el último informe de Banco Mundial sobre migración y desarrollo, se espera que las remesas crezcan en países con unos ingresos bajos y medios, en torno al 4,2%, aumentando por tanto el total de las actuales hasta los 630 mil millones de dólares anuales.

migrantes-mediterraneo-sociedad
PHOTO/ Max Brugger/Sea Watch vía REUTERS - Migrantes son rescatados por miembros de la ONG alemana Sea-Watch durante una operación de búsqueda y rescate (SAR) en el mar Mediterráneo el día de Navidad, 25 de diciembre de 2021.

Uno de los estigmas más fuertes a los que se deben enfrentar los inmigrantes cuando llegan a un país, es al conjunto de actividades delictivas a las que se les asocia. Pero el estudio del Banco Mundial demuestra que sus remesas superan por seis los beneficios que obtienen las bandas criminales, los traficantes o los explotadores sexuales, estimados en unos 100 mil millones de dólares anuales. Esto demuestra que el impacto económico de la inmigración es positivo, y que en la mayoría de los casos está muy alejado de las actividades criminales.

Obviamente estas remesas son fruto del éxito que muchos inmigrantes han tenido a la hora de arriesgar sus vidas, emprendiendo viajes interminables hacia una oportunidad. Pero no todos han corrido la misma suerte, miles de personas mueren cada año tratando de cruzar aquel mar o aquella frontera que les separa de su sueño, una vida mejor. Uno de estos puntos calientes es el Mediterráneo, en el que cientos de personas son reportadas o mueren tratando de llegar a Europa.

Las causas que les obligan a arriesgar sus vidas en la mayoría de las ocasiones son fruto de la acción humana, como los conflictos armados, las persecuciones políticas o los desastres climáticos provocados por el hombre, causantes de sequías extremas, inundaciones

En el cuerno de África la situación es tan devastadora que al menos 27.800 personas cruzaron hacia Yemen tratando de llegar a los países más desarrollados del Golfo, en los primeros cinco meses de 2022, más que el total de personas que hicieron dicho viaje en todo el año anterior. Cabe recordar el conflicto que se está librando actualmente en este país, y que miles de migrantes sufren durante sus rutas. 

Esta situación ejemplifica la necesidad tan fuerte que tienen los inmigrantes de abandonar sus países en busca de una vida mejor, que les lleva incluso a atravesar territorios en guerra, exponiéndose a los peligros que una situación así les puede acarrear.

africa-migraciones
AFP / OIM (Organización Internacional para las Migraciones) - Supervivientes del naufragio frente a la costa de Mauritania el 4 de diciembre de 2019.

Otro de los puntos más conflictivos es el Mediterráneo, dominado por organizaciones criminales que envían a quienes pretenden llegar a Europa en botes tan precarios que la mayoría de las veces perecen durante el trayecto. Las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas muestran el fuerte aumento de muertos o desaparecidos que ha habido desde 2020, alcanzando el pasado año aproximadamente las 3.231 personas.

Los inmigrantes no quitan el trabajo a nadie, se limitan a desempeñar aquellas tareas que los hombres y las mujeres del país al que llegan no quieren llevar a cabo.

No son los inmigrantes la causa del problema, sino una víctima más, que buscan desesperados una solución a las dificultades de sus vidas y que se embarcan en viajes interminables hacía un sueño.

Pero este muchas veces se ve truncado por los intereses de bandas criminales que trafican con ellos, o por gobiernos que deciden darles la espalda cuando, una vez dentro de su país, y como los recientes estudios demuestran, en la mayoría de las ocasiones estos inmigrantes se convierten en un motor más para el desarrollo económico, tanto del país receptor como del de origen