La innovación en el centro de la crisis de la COVID-19 en Túnez

Con una base industrial sólida y variada, más de 5.300 empresas y 522.000 empleados, Túnez está bien equipado para satisfacer las necesidades del país en materia de productos manufacturados
Médicos tunecinos coronavirus

 -  

El país registró su primer caso el 2 de marzo, pocos días después del voto de confianza otorgado por el Parlamento al nuevo gobierno del Primer Ministro Elyes Fakhfakh el 26 de febrero. En un intento por contener el brote, el Gobierno anunció el 4 de marzo la suspensión de los enlaces marítimos entre Túnez y el norte de Italia y unos días más tarde, el 9 de marzo, una nueva reducción de los enlaces aéreos, marítimos y del transporte de mercancía con el país. 

El 12 de marzo, las escuelas y universidades cerraron, seguido del cierre parcial de cafés, restaurantes y discotecas, así como la suspensión de las oraciones colectivas, conferencias y actividades culturales. El 16 de marzo se suspendieron los enlaces aéreos internacionales y se cerraron las fronteras, y el 22 de marzo el presidente Kaïs Saied ordenó el confinamiento total, prohibiendo a los residentes salir de sus casas salvo por razones médicas y para comprar artículos de primera necesidad. Inicialmente programado para el 4 de abril, se ha prorrogado posteriormente hasta el 20 de abril.

Para combatir las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, el primer ministro Fakhfakh anunció el 23 de marzo un plan de ayuda de 2.500 millones de dinares (860,3 millones de dólares). Entre las medidas previstas figuran el aplazamiento del pago de las deudas fiscales, el aplazamiento durante tres meses del pago de los impuestos de las pequeñas y medianas empresas, así como el establecimiento de una línea de financiación de 300 millones de dinares (103,2 millones de dólares) para apoyar a las personas que se encuentran en situación de desempleo técnico y 150 millones de dinares (51,6 millones de dólares) para prestar asistencia financiera a las familias necesitadas. 

Si bien la mayoría de las actividades económicas siguen estancadas, algunas empresas de todo el país se están movilizando para apoyar los esfuerzos del gobierno por combatir la pandemia y satisfacer las necesidades del sector de la salud.

Aprovechar un sector industrial bien establecido 

Con una base industrial sólida y variada, más de 5.300 empresas y 522.000 empleados, Túnez está bien equipado para satisfacer las necesidades del país en materia de productos manufacturados, especialmente los destinados al sector de la salud. 

“Varias empresas, incluidas las extranjeras, ya han contribuido al esfuerzo nacional para combatir la COVID-19. Estas acciones han tomado la forma de donaciones o de reorientación de su aparato productivo con el fin de proporcionar material y equipo médico al sector de la salud”, dijo a la OBG Abdelbasset Ghanmi, Director General de la Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera (FIPA). 

“Esas iniciativas ilustran claramente el gran potencial del tejido industrial de Túnez y, más en general, su voluntad de reunir al sector público, el sector privado y la sociedad civil para dar respuestas a la crisis”.

Una de las empresas que participan en este esfuerzo es Consomed, un fabricante de productos médicos que ha duplicado sus horas de trabajo para producir 50.000 mascarillas por día. Situada en la gobernación de Kairuán, a 160 km al sur de la capital, Túnez, la empresa atrajo la atención internacional a finales de marzo, cuando 150 de sus empleados aceptaron confinarse en los locales de la fábrica, donde se han instalado dormitorios, como parte de los esfuerzos por combatir la propagación del virus y asegurar la continuidad de las actividades. 

El aumento de la producción es particularmente importante, ya que el Ministro de Salud, Abdellatif Mekki, anunció el 6 de abril que el uso de máscaras protectoras sería obligatorio durante y después del período de contención. Con más de 1.600 fábricas textiles en todo su territorio, que representan más del 30% de los puestos de trabajo en el sector manufacturero, Túnez está indudablemente bien situado para hacer frente al desafío del aumento de la demanda.

“El sector textil tunecino cuenta con los conocimientos técnicos y la capacidad para atender las necesidades del sistema de salud en materia de prendas de protección y mascarillas”, dijo Kamel Zarrad, Director General de Sartex, a la OBG. Situada en la gobernación de Monastir, la empresa tunecina, que se especializa en la producción de productos acabados de tela vaquera, ha convertido parte de su línea de producción en la fabricación de máscaras de protección. “Como la mayoría de las empresas, actualmente estamos operando a una capacidad reducida. Se espera que la reactivación del sector se produzca en varias fases, respetando al mismo tiempo estrictas medidas de salud y seguridad”, añadió Zarrad.

Coronavirus Túnez ordenadores

Aprovechando la tecnología y la experiencia local 

Basándose en su éxito en el sector industrial, Túnez también ha sido aclamado en los últimos años por sus inversiones en segmentos de alto valor añadido, como la electrónica, la ingeniería y la tecnología, muchos de los cuales contribuyen ahora a la lucha contra la COVID-19. 

En Beja, en el norte del país, los ingenieros de la empresa alemana Kromberg & Schubert [AL1], que se especializa en el cableado de automóviles, han desarrollado visores de protección utilizando la tecnología de impresión en 3D. De este modo, la empresa pudo producir unas 30 unidades utilizando únicamente las materias primas y el equipo existentes, que donó al hospital regional de Beja. Asimismo, en colaboración con el Ministerio de Salud, la Fundación Orange presta apoyo a seis FabLabs Solidaires en Túnez, Sfax y Gabès, que trabajan en la fabricación de viseras de protección para el personal sanitario mediante máquinas de corte por láser.

El FabLab de Sfax, Djagora, ha estado haciendo 1.500 visores diarios desde el 20 de marzo por sí solo. Los FabLabs Solidaires d'Orange forman parte de un programa dedicado a los jóvenes de 12 a 25 años que están rompiendo con la educación clásica, y les ofrece la oportunidad de desarrollar habilidades digitales y técnicas.   

En otra iniciativa de apoyo al personal médico, el proveedor alemán de componentes para automóviles Dräxlmaier Tunisie donó un robot de fabricación local al Hospital Abderrahmen Mami de Túnez para ayudar a los pacientes de COVID-19 mediante la telemedicina. 

Llamado Veasense y producido por la empresa tunecina Enova Robotics, el robot permite al personal de salud del hospital hacer un diagnóstico preliminar a distancia y vigilar el estado de los pacientes sin contacto físico. Enova Robotics también está detrás de otra innovación que ayuda al país en su lucha contra la COVID-19.

Tras haber hecho su primera aparición en las calles de Túnez el 24 de marzo, el robot PGuard, un dron terrestre, fue adquirido por el Ministerio del Interior para hacer cumplir las normas de contención vigentes en el país.  

El dispositivo, que es controlado a distancia por oficiales tunecinos, incluye cámaras infrarrojas y térmicas, un sistema de audio, un GPS y un sistema de alarma luminosa y sonora que permite a los oficiales comprobar los documentos de identidad de los habitantes y emitir advertencias sonoras a aquellos que infrinjan las normas de confinamiento.

Dron terrestre

Perspectivas para el futuro 

Las perspectivas económicas futuras de Túnez dependerán en gran medida de su capacidad en la lucha contra la COVID-19 para aprovechar sus activos -en particular su mano de obra calificada y especializada- y su poder de reconstruir su actividad económica.  

“Túnez necesita trabajar para poner en marcha una sólida estrategia para el período posterior a la clausura, de manera que las empresas puedan volver a trabajar gradualmente, con total seguridad”, dijo Wissem Badri, Director Gerente de Kromberg & Schubert Túnez, a la OBG. “Esto es lo más importante tanto para las industrias exportadoras, como para el segmento de los componentes de automóviles, especialmente cuando las actividades económicas y la demanda internacional de productos manufacturados tunecinos aumenten”. 

La vuelta al trabajo en Túnez irá claramente acompañada de una serie de cambios, especialmente en la aplicación de medidas de salud y seguridad. Ello requerirá un ajuste de la conducta ante la situación, así como un alto nivel de conciencia de las precauciones que deben adoptarse en el lugar de trabajo y durante los viajes hacia y desde el trabajo.   

La economía tunecina está luchando por recuperar su nivel de crecimiento anterior a 2011, con una tasa media de crecimiento anual del PIB de alrededor del 1,8% entre 2011 y 2019, en comparación con el 4,4% entre 2005 y 2010.  

Aunque el nivel de inversión ha aumentado en los últimos años y el país ha introducido iniciativas alentadoras, como la Ley Transversal y la Ley de Emprendimiento (Startup Act), Túnez también se enfrentará a dificultades para abordar varias esferas prioritarias como la presión sobre la deuda pública, las reservas de divisas y la devaluación del dinar tunecino.