PUBLICIDAD

Iberdrola

La larga batalla de Túnez por frenar el aumento de su deuda pública y detener la inflación

El país todavía sigue sin poner fin a su crisis económica y las últimas cifras revelan que la deuda sigue aumentando a un ritmo mayor por la crisis sanitaria y la guerra en Ucrania
parlamento-tunez

REUTERS/ZOUBEIR SOUISSI  -   Asamblea de Representantes del Pueblo de Túnez

La crisis económica de Túnez todavía se encuentra en un punto donde no se ve crecimiento. La deuda pública de la nación continua ascendiendo y la situación económica siguen sin registrar ningún beneficio. A pesar de haber registrado un superávit presupuestario durante el primer trimestre de este año, la nación sigue sin ser capaz de reactivar su economía, por lo que la pobreza se sigue agravando.

El último informe publicado por el Ministerio de Hacienda y Economía del país ha revelado que la deuda pública continúa creciendo. A finales de marzo se registró un aumento del 8,6% y parece que esto va a seguir en tendencia durante este año, ya que el gobierno no puede cubrir el aumento de los gastos de la nación a pesar de recibir ingresos y ayudas continúas. Esto además, obstaculiza al crecimiento del PIB y de la mejora de la situación económica.

En la actualidad, la deuda pública de Túnez ha ascendido hasta alcanzar 35.000 millones de dólares. Esta cifra se divide en la actual deuda interna, que se sitúa en unos 14.000 millones de dólares, mientras que la deuda externa crece hasta deber 21.570 millones de dólares

tunez-economia
REUTERS/ZOUBEIR SOUISSI - El gobernador del Banco Central de Túnez, Marouane El Abassi, en una conferencia de prensa en Túnez, el 20 de febrero de 2019

No obstante, parece que la recuperación todavía es una meta lejana para Túnez. La actual situación mundial sigue impidiendo que el país de comienzo al reanude la actividad económica. La crisis sanitaria del coronavirus ha producido unas consecuencias que han derivado a un retraso de crecimiento positivo en la nación y que para el gobierno está siendo difícil de superar.

El informe señala que la guerra en Ucrania no ha hecho más que empeorar la situación, por lo que la recuperación se sigue deteriorando debido al alto precio para obtener energía y materiales básicos de los países implicados. Marouane El Abassi, gobernador del Banco Central de Túnez, ha aclarado que las repercusiones de la contiendan van a pesar mucho para reanudar la economía tunecina y se espera que el proceso se siga ralentizando más.

“Túnez necesita fondos adicionales de 1.600 millones de dólares este año debido a los efectos de la guerra en Ucrania”, comentó el gobernador de la entidad.
“Este año, la factura de compra de gas podría ser de alrededor de 2.600 millones de dólares en comparación con los 1.500 millones de dólares del año pasado”, señala Belhassen Chebub, director de transición energética del Ministerio de Energía que fue entrevistado por Reuters y que Atalayar recoge su declaración. 

bouden-saied-tunez
PHOTO/Tunisian Presidency - El presidente Saïed recibe a la primera ministra Najla Bouden, la primera mujer en dirigir un Gobierno en el mundo árabe

El país ya ha previsto que estas consecuencias eleven la cantidad de financiamiento para empezar la recuperación. Se espera que Túnez necesite unos 8,2 mil millones de dólares, pero a su vez, se provocará una presión sobre las finanzas públicas de la nación. La repercusión llevará a que el PIB alcance el 100% de la deuda pública a medio plazo y las autoridades están exigiendo que se reforme el marco constitucional para buscar una solución.

A pesar de los malos datos, la institución financiera se mantiene optimista y espera que pronto se empiece a reanudar la actividad económica. El banco ha previsto que la deuda pública alcance el 85% durante este año, pero que solo aumente un 0,7% más para 2023. Por su parte,  Najla Boden, primera ministra de Túnez, declaró que a principios de mayo ya se habían pagado las deudas internas y externas de la nación.  

banco-tunez
PHOTO/REUTERS  - Banco Central en Túnez

A esto además, le influye que la nación se asegure un mayor cantidad de reservas de divisas, debido a la relajación de las restricciones de cierre, la recuperación del sector turístico y el reanude de remesas de aquellos compatriotas residentes en otros lugares.

Túnez parece estar buscando una solución para evitar que la situación se empeore. Fuentes cercanas al gobierno aseguran que este esta buscando el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI). El ejecutivo quiere que la entidad le preste 4.000 millones de dólares, pero la institución no parece estar de acuerdo. A cambio de este dinero, pide que la nación se someta a reformas y recortes de gastos, como congelación de sueldos y subsidios, pero el gobierno tunecino no está dispuesto a aceptar.