La LND de Myanmar pide la liberación de su líder Suu Kyi y otros detenidos

El paradero de la dirigente permaneció desconocido durante más de 24 horas
Atalayar_Soldados de Myanmar

PHOTO/AFP  -   Soldados de Myanmar montan guardia en una calle de Naypyidaw el 1 de febrero de 2021, después de que los militares detuvieran a la líder de facto del país, Aung San Suu Kyi, y al presidente del país en un golpe de estado

El partido Liga Nacional para la Democracia de Myanmar pidió el martes la liberación de la líder Aung San Suu Kyi, el presidente Win Myint y otros líderes del partido.  

La declaración publicada en Facebook se produce un día después de que los militares tomaran el control del país mientras detenían a políticos de alto rango. 

El paradero de la Premio Nobel de la Paz estuvo sin ser conocido más de 24 horas tras su arresto durante una toma militar que terminó con el avance democrático de Myanmar. Junto con docenas de aliados, fue detenida en la capital Paypyidaw el lunes.

Un alto funcionario de su partido señaló que había recibido noticias de que se encontraba sana. También se enteró de que no la iban a trasladar del lugar donde estaba detenida. 

La funcionaria de la LND Kyi Toe dijo que no hay ningún plan para trasladar a Daw a Aung San Suu Kyi y al doctor Myo Aung y que se supo que “gozaban de buena salud”. Asimismo, también dijo que a los parlamentarios detenidos de la LND durante el golpe de Estado se les permitía abandonar los barrios donde habían estado recluidos.

El golpe del lunes se dio después de meses de tensiones vinculadas a las elecciones de noviembre. El Ejército de Myanmar dijo que hubo fraude electoral, una acusación rechazada por la comisión electoral del país. Este entregó el poder a su comandante, el general Min Aung Hlaing, e impuso el estado de emergencia durante un año.

El Consejo de Seguridad de la ONU debía reunirse más tarde el martes en medio de llamamientos a una fuerte respuesta internacional ante la última toma del poder por parte de los militares en un país arruinado durante décadas por el Gobierno del Ejército. Y Estados Unidos amenazó con volver a imponer sanciones a los generales que tomaran el poder.

Min Aung Hlaing dijo en la primera reunión de su nuevo Gobierno el martes que era inevitable que el Ejército tuviera que tomar el poder después de sus protestas por un presunto fraude electoral el año pasado.

“A pesar de las reiteradas solicitudes del Tatmadaw (Ejército), este camino fue elegido inevitablemente para el país. Hasta que se forme el próximo Gobierno después de las próximas elecciones, tenemos que dirigir el país”, dijo Min Aung Hlaing, según el servicio de información del Ejército. Añadió que las elecciones y la lucha contra la COVID-19 eran prioridades para la junta. El Comité Ejecutivo de la LND exigió la liberación de todos los detenidos "lo antes posible".

Por su parte, Estados Unidos calificó la crisis como un ataque a la transición de Myanmar a la democracia. “Trabajaremos con nuestros socios en toda la región y el mundo para apoyar la restauración de la democracia y el Estado de derecho, así como para responsabilizar a los responsables de revertir la transición democrática de Birmania”, dijo Biden en un comunicado.

En comentarios que se hicieron eco de Australia, la Unión Europea, India y Japón, las Naciones Unidas también condenan el golpe y pidieron la libertad de los detenidos. Sin embargo, China no se unió a la condena, solo dijo que tomó nota de los eventos y pidió a todas las partes que respeten la constitución.

Las líneas de teléfono y comunicaciones permanecieron cortadas desde primera hora de la mañana en todo el país. Este martes se restablecieron las conexiones telefónicas y de Internet. Además, reabrieron los bancos en Yangon.

No obstante, el aeropuerto internacional de Myanmar en Yangon permanecerá cerrado hasta abril o incluso mayo, dijo a Reuters su gerente, Phone Myint, sin explicar por qué.