PUBLICIDAD

Iberdrola

La marroquí Najat Rochdi es nombrada adjunta al enviado especial de Naciones Unidas en Siria

Comenzará a trabajar junto con Geir O. Pedersen en una de las oficinas más complicadas de la ONU
asamblea general onu

PHOTO/ARCHIVO  -  

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, nombró a finales del mes de junio a Najat Rochdi como nueva adjunta al enviado especial de Naciones Unidas para Siria (Deputy Special Envoy for Syria, en inglés). El nombramiento se produce cuando la ONU recrudece sus esfuerzos en promover la reconciliación entre el Gobierno de Bashar al-Assad y la oposición al régimen después de 11 años de guerra. 

Najat Rochdi es una matemática y economista licenciada en Rabat y Paris. Cuenta a sus espaladas con más de 20 años de experiencia en relaciones internacionales y resolución de conflictos. Previo a este nombramiento Rochdi ocupó el puesto de coordinadora especial adjunta para el Líbano, en la oficina del coordinador especial de Naciones Unidas para el Líbano. 

Rochdi tiene también experiencia en misiones de Naciones Unidas en la República Centroafricana con la MINUSCA, además de haber participado en programas de desarrollo en Camerún o desde el cuartel general de la ONU en Ginebra. 

Los compañeros de la nueva adjunta al enviado especial en Siria han celebrado de forma unánime el nombramiento a través de las redes sociales. Con pena desde Beirut, que Rochdi abandona y con ánimo en Damasco. 

Rochdi sucede en el puesto a Khawla Matar, nacional de Bahréin, que ha contado con las felicitaciones por parte de Antonio Guterres por su “dedicación y esfuerzo en la búsqueda de la paz en Siria”, de acuerdo con el comunicado de la Secretaría General. 

En Marruecos las mujeres ocupan cada vez más cargos de relevancia en las relaciones internacionales y en el cuerpo diplomático del reino. Ejemplos como los de la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich o el de Farida Loudaya, embajadora en Colombia, no son casos excepcionales. 

Los últimos datos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos indican que el 43% del personal de dicho ministerio son mujeres. Un 4% más que en 2017. Del personal que trabaja en las misiones en el exterior la cifra se queda en 41%. El reino contaba en 2021 con 19 embajadoras repartidas por todo el mundo, de las 91 delegaciones abiertas en el extranjero. 

De acuerdo con fuentes del panorama político español, estos datos reflejan un claro cambio en la sociedad marroquí, además de una jugada diplomática muy acertada para algunos destinos, que da una muy buena imagen de reino de Marruecos en cuestiones de igualdad de género. 

En Siria, la misión de Naciones Unidas se enfrenta a una situación complicada. Geir O. Pedersen, noruego que encabeza los trabajos de la ONU en el país, lleva años intentando conciliar las partes de un tablero político totalmente fracturado tras 11 años de guerra. 

Para ello la oficina del enviado especial ha preparado ya 8 reuniones del llamado “Syrian Constitutional Committee”, una asamblea constituyente con el objetivo de poner fin a la fragmentación política entre al-Assad y los rebeldes por medio de una nueva Constitución. El comité, compuesto por 150 representantes de la sociedad siria, sería el primer órgano en reestructurar la Carta Magna de Siria desde la instauración de la ideología Baaz en los años 60 del siglo pasado. 

La última sesión del Comité Constitucional se celebró en octubre de 2021. De acuerdo con Pedersen, la ONU cuenta con cierto apoyo de los principales stakeholders de la región para llevar a cabo este proceso constituyente. La inestabilidad del país hace de este proceso una especialmente lento y amenazado por algunas de las potencias extranjeras que se reparten la influencia en el país. 

Rusia, Irán y Turquía mantienen negociaciones constantes para coordinar en que medida penetran en Siria desde que Estados Unidos abandonó el país. Israel ejerce de contraparte, especialmente contra la influencia de Irán.