PUBLICIDAD

Iberdrola

La mayor granja capturadora de CO2 del mundo estará en Marruecos

La instalación está diseñada para limpiar el aire de CO2 de manera natural
Granja de algas de Brilliant Planet PHOTO/Brilliant Planet

PHOTO/Brilliant Planet  -   Granja de algas de Brilliant Planet

Marruecos acogerá la nueva granja de algas de 30 hectáreas encargada de limpiar el dióxido de carbono del aire de manera natural.

El desierto del país norteafricano lleva desde 2013 acogiendo proyectos piloto que utilizan el agua del mar para criar algas, estas plantas marinas ya han demostrado tener grandes capacidades para limpiar la atmósfera de CO2. Después de cuatro años de investigación en pequeñas granjas de tres hectáreas, Brillant Planet, la empresa encargada del proyecto con sede en Londres construirá una granja piloto de 30 hectáreas en el desierto de Marruecos. El científico jefe del proyecto y cofundador de Brilliant Planet dice que las granjas capturadoras son una opción que crea una nueva productividad primaria neta: “Al usar agua de mar y del desierto vacía que de otro modo no habría salido a la superficie, nuestra solución crea una 'nueva' Productividad Primaria Neta. En otras palabras, empleamos recursos naturales infrautilizados para cultivar nueva biomasa y extraer el exceso de dióxido de carbono”, según recoge North Africa Post.

Instalación para capturar el CO2 del aire PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS - Instalación para capturar el CO2 del aire

Para llevar a cabo este proyecto la empresa recaudó 12 millones de euros, una inversión razonable teniendo en cuenta que el beneficio de las granjas de algas es doble: no solo limpia hasta treinta veces más dióxido de carbono por año que las selvas tropicales, sino que además elimina el ácido del agua de mar costera a niveles previos a la industrialización de la zona.

El nuevo proyecto de la startup británica en suelo marroquí tendrá una doble vertiente: demostración comercial y desarrollo del I+D, esta última de desarrollará en Londres. El modelo de negocio de Brilliant planet tiene como objetivo reducir el gasto de atrapar el dióxido de carbono a menos de 50 dólares por tonelada, para ello utilizan un funcionamiento de proyecto que es sencillo. Brilliant Planet replica en grandes piscinas de agua salada cercanas a la costa las condiciones de vida de un tipo concreto de alga que limpia el CO2 del aire y elimina el ácido del agua del mar, el cual luego es devuelto al Atlántico. Además, el proyecto obtiene la energía necesaria de la luz solar, la cual se obtiene en grandes cantidades en el desierto del Sáhara y no utiliza agua dulce, por lo que es un proceso que no contribuye a la contaminación en ningún momento. Estas granjas de captura de dióxido de carbono llegan en un momento en el que según el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) la humanidad ya ha superado el punto de emisiones máximas de CO2 emitidas a la atmósfera, por lo que limpiar el aire se ha vuelto un objetivo crucial.

Años en los que el mundo debe alcanzar un pico de emisiones de gases de efecto invernadero y llegar a cero CO2 neto para limitar el calentamiento global según diferentes escenarios
AFP/AFP - Años en los que el mundo debe alcanzar un pico de emisiones de gases de efecto invernadero y llegar a cero CO2 neto para limitar el calentamiento global según diferentes escenarios

Hasta ahora algunos países como Australia ya utilizaban tecnología para neutralizar sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Se trata de una serie de máquinas costosas y de rendimiento limitado que absorben partículas de CO2 y las esconden bajo tierra, pero no las transforman ni eliminan.

Emisiones de gases de efecto invernadero por tipos de proteínas en kilogramos de CO2 equivalente por 100g de proteína AFP/AFP
AFP/AFP - Emisiones de gases de efecto invernadero por tipos de proteínas en kilogramos de CO2 equivalente por 100g de proteína

A través de este proyecto, Marruecos se suma a Islandia como gran núcleo eliminador de dióxido de carbono del planeta. El país insular es capaz de eliminar hasta 4.000 toneladas de CO2 al año a través de un sistema de filtros capaces absorber el dióxido de carbono, el cual luego se mezcla con agua, se disuelve y se inyecta en rocas basálicas situadas a más de 1km bajo tierra. Esta tecnología, es costosa y tiene un impacto ambiental inferior a la granja de algas, pero ambas son un paso más en la lucha de la humanidad contra el cambio climático.