La misión de la ONU deja un Darfur en paz, pero con muchos temores 

La decisión de poner fin a la UNAMID fue adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 23 de diciembre a petición del Gobierno sudanés 
Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte 

AFP/ ASHRAF SHAZLY  -   Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte 

La UNAMID, la misión de paz de la ONU en Darfur, concluye este jueves su mandato 13 años después de su inicio, pero aunque la guerra civil que asoló esta región de Sudán terminó en 2008 todavía queda un grupo rebelde activo, además de 1,8 millones de desplazados y episodios de violencia tribal. 

La decisión de poner fin a la UNAMID fue adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 23 de diciembre a petición del Gobierno sudanés, después de que éste firmara en octubre un acuerdo de paz con los principales movimientos rebeldes del país, incluida la mayoría de los de Darfur. 

Sin embargo, los grupos armados y los desplazados que todavía viven en campamentos se oponen a su marcha porque consideran que el Estado sudanés todavía no está preparado para proporcionar seguridad a sus habitantes. 

Ese acuerdo de paz incluye la formación de unas fuerzas conjuntas del Ejército sudanés y los grupos rebeldes firmantes para proteger a los civiles en Darfur. 

Además, Naciones Unidas resolvió en junio pasado la creación de una nueva misión, la UNITAMS, para todo Sudán, con el mandato a partir del próximo 1 de enero de acompañar la transición democrática tras el derrocamiento de Omar al-Bashir, en abril de 2019. 

Pero esas fuerzas conjuntas están todavía por formarse y la UNITAMS no está completa ni se ha nombrado a su jefe, por lo que se teme que hasta que esté totalmente operativa se produzca un vacío de seguridad. 

AFP/ ASHRAF SHAZLY - Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur 
AFP/ ASHRAF SHAZLY - Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur 
Balance de la misión 

La UNAMID se desplegó en Darfur en 2007 en medio de una cruenta guerra civil que dejó entre 2003 y 2008 más de 300.000 muertos, según la ONU, después de que grupos armados se levantaran contra el Gobierno en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de la región. 

A partir de 2017, cuando la misión contaba con 16.000 integrantes sobre el terreno, comenzó a reducir su personal hasta contar en la actualidad con algo menos de 6.000 integrantes, de los que 4.000 son militares. 

El jefe de la misión, Jeremiah Mamabolo, dijo a Efe que la misión ha logrado, pese a todos los problemas que encontró y los obstáculos que le puso el régimen de Al-Bashir, llevar a cabo su cometido. 

"Nos ganamos la confianza de la gente de Darfur, especialmente en los campamentos para desplazados al proporcionarles seguridad y ayuda humanitaria", indicó Mamabolo, quien explicó que de los 2,5 millones de personas que llegó a haber en esos campamentos, ahora hay 1,8 millones. 

Recordó que, pese a la firma de la paz en octubre, "el Movimiento de Liberación de Sudán liderado por Abdel Wahid Nur sigue activo en el estado de Darfur Central y los sangrientos conflictos tribales continúan en varios estados" que conforman la vasta región. 

Sin embargo, "hay un nuevo Gobierno aceptado por el pueblo y comprometido con la paz; con poner fin a los problemas de los ciudadanos de la región de Darfur, y con abordar los efectos de la guerra". 

PHOTO/REUTERS - El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok 
PHOTO/REUTERS - El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok 
Rechazo a la salida 

Los residentes de los 155 campamentos para desplazados que quedan en Darfur y de los 20 de refugiados en los vecinos Chad y República Centroaficana no se sienten seguros, aseguró a Efe el portavoz de la Coordinación General de Desplazados y Refugiados, Adam Riyal. 

En los últimos días, se han producido manifestaciones en algunos de estos campos contra la retirada de la UNAMID. 

Riyal señaló que, a pesar de la debilidad de la misión de paz, se pudo documentar las violaciones de los derechos humanos y advirtió que en Darfur todavía se producen asesinatos, saqueos y violaciones y que las fuerzas combinadas del Gobierno y los grupos armados no serán capaces de detenerlos. 

Asimismo, desconfió de que puedan interponerse entre los agricultores de las tribus africanas y los ganaderos de las árabes, cuyas disputas por el agua y las tierras suele derivar en enfrentamientos mortales. 

También los movimientos armados, pese a haber firmado la paz con el Gobierno, habían pedido una extensión del mandato de la UNAMID. 

"La decisión del Consejo de Seguridad con respecto a las fuerzas de paz es frustrante, porque era posible mantener la misión conjunta hasta el inicio de la actividad de UNITAMS, que se espera que esté completa a fines de 2021", declaró Mutassim Saleh, portavoz del Movimiento Justicia e Igualdad, uno de los principales de Darfur. 

Por su parte, el gobernador del estado de Darfur del Sur, Musa Mahdi, consideró que "es el momento adecuado para la salida de la UNAMID", que debe completar su retirada para el 30 de junio de 2021, ya que actualmente no hay enfrentamientos entre los rebeldes y el Gobierno, que brindará una mejor protección a los civiles.