La NBA se instala en Disney World

La infraestructura del parque temático de Florida albergará también la liga de fútbol
Walt Disney Co reabrirá parcialmente su complejo de entretenimiento y compras en Florida

BRENDAN SMIALOWSKI  -   Walt Disney Co reabrirá parcialmente su complejo de entretenimiento y compras en Florida

#WalterEliasDisney

Ni el propio Walt Disney se imaginó en los años 60 que sus innumerables especulaciones sobre unos terrenos en Orlando se iban a convertir en las burbujas donde se iba a poner fin a las ligas de fútbol y baloncesto de Estados Unidos. El señor Walt no llegó a ver construido su imperio en la costa este, pero disfrutó de Disneyland desde 1955 en California. 

#ESPN

Más de 100 kilómetros cuadrados conforman Disney World Resort. En el estado de Florida (uno de los más golpeados por el COVID-19), a 400 kilómetros al norte de Miami. La productora lo puso en marcha en 1971 y no ha dejado de crecer. Cuando acaba la magia de los personajes de Disney aparece el ESPN Wide World of Sports Complex. Un macro complejo deportivo construido en 1997 para albergar competiciones de béisbol, fútbol, baloncesto y todo lo que se pueda practicar dentro de sus 12 canchas. Una infraestructura inmejorable en tiempos de coronavirus.

#TiemposDeGuerra

Mientras Estados Unidos afronta la pandemia de la COVID-19 como si de una guerra se tratara, sus deportes de cabecera han decidido que el espectáculo debe continuar. Así es Norteamérica y más aún con su incansable presidente al mando. El país está pagando el precio de ser la primera economía del mundo. Entierra a sus muertos a cambio de no parar el motor que mueve a más de 300 millones de personas. 

#Béisbol 

La MLB vuelve a batear en los diamantes de todo el país. Se juega al béisbol en estadios vacíos entre equipos cercanos. Muchos jugadores se han negado a jugar. Hay pruebas diarias y apenas tienen contacto para acabar la competición y poder ingresar el dinero de las televisiones. Es el negocio del deporte que mueve a más seguidores en América. 

#Soccer

La MLS quiere volver a marcar goles. Miran de reojo a Europa para tomar nota de cómo ha vuelto la Bundesliga, LaLiga o el Calcio. Los futbolistas ya han puesto rumbo a Orlando para meterse en la burbuja de Disney World y acabar la competición. Hay sitio para todos. También para la NBA. 

#Baloncesto

El circo de la NBA ha conquistado tres hoteles del resort. Y no son los más lujosos porque el parque temático ha abierto sus puertas al público y tiene que repartir habitaciones entre niños, padres, jugadores de baloncesto y de fútbol. Ya hay quejas de las poderosas torres de la NBA porque el lujo de antaño ha pasado a las instalaciones del Grand Floridian, de nivel moderado. Otros se reparten en el Yacht Club, construido en 1990; o en el Grand Destino, el más lujoso de todos. 

#366

Los que están en la burbuja tuvieron su momento para decidir salir de allí. Si no lo hicieron, pasan a formar parte del grupo de 366 personas de la NBA que solo podrán dejar el búnker por causas de fuerza mayor. Alex Caruso, jugador de los Lakers, se perdió la boda de su hermana. Los estrictos protocolos de entrada y salida le quitaron las ganas de ir. 

#Rubio

Ricky Rubio está en el ojo del huracán. El jugador de Phoenix hizo público que estuvo enfermo de COVID-19, pasó la enfermedad, superó los test y pudo entrar con algo de retraso, pero sano, a la burbuja de Orlando. Ahora se tendrá que leer el manifiesto de 108 páginas que deben cumplir los 35 miembros de cada equipo. 

#Anillo

Todos serán sometidos a pruebas diarias, tendrán que llevar mascarilla en todo momento menos para entrenar y la alarma de proximidad que llevan en su brazo les avisará de cuándo están más de 5 segundos a menos de metro y medio de distancia de alguien. Los 150 millones de dólares que ha invertido la NBA en acabar la temporada de forma segura incluye el famoso anillo que han recomendado a los jugadores para detectar síntomas de coronavirus. Todo apunta a una maniobra de publicidad ya que el anillo ahora es voluntario y el sindicato se quejó de que violaba el derecho a la intimidad de los jugadores.     

#Calderon

José Manuel Calderón ha pasado 15 años en la NBA y ahora es director ejecutivo del sindicato de jugadores. Es el directivo que ha estado detrás de los 366 test de COVID-19 con cero positivos. Vela por los jugadores y les impone las nuevas normas. Ha conseguido que el tiempo libre lo puedan invertir en montar en bici, jugar al golf, pescar, retarse con videojuegos o escuchar DJ’s en vivo. Los jugadores podrán ver otros partidos al estilo de los Juegos Olímpicos siempre que esperen las cuatro horas que tardan en desinfectarse los recintos. Pero también ha impuesto las duchas en el hotel tras los partidos para evitar las pasarelas de moda de los jugadores cuando llegan a los pabellones. 

#WholeNewGame

El factor social de la NBA es enorme y en la burbuja de Disney no podía desaparecer. “It’s a Whole New Game” o “Un juego completamente nuevo” es el lema con el que la NBA presenta al público de todo el mundo su nuevo producto. Eso resta impacto a las pantallas que hay detrás de los banquillos donde se emite todo tipo de información sobre el partido, publicidad y hasta conexiones con seguidores en casa. El “Black Lives Matter” también estará muy presente en las canchas, aunque falta por ver si habrá jugadores que doblen la rodilla como ya ha pasado en la reanudación de la liga de béisbol. Cada detalle esta milimétricamente medido. No podían faltar las camisetas sociales con las que los jugadores mandan mensajes de apoyo a la sociedad. “Honramos”, “Igualdad”, “¿Soy el próximo?”, “Por cualquier medio”, “Poder para la gente”, “No puedo respirar”, “Racismo sistémico”, “Reforma policial” y “Sin justicia no hay paz” son algunos de los mensajes que se podrán leer.

#Técnicas

Ahora toman protagonismo los partidos amistosos para ir sacando a los jugadores del confinamiento. Saltos, roces, empujones… que deberán dictar el camino de la NBA y los play off donde sí podrán entrar invitados de los jugadores al recinto. Quedará por saber el procedimiento con los positivos y los contagios. Y la gran duda que asalta a las estrellas del baloncesto: si el silencio en el parqué favorecerá las técnicas. Que empiece el espectáculo en el país de la fantasía.