La necesidad de una reforma del sistema sanitario mundial contra una futura pandemia

El impacto de la COVID-19 a nivel mundial ha evidenciado los problemas de los sistemas sanitarios que se deben corregir con vistas a futuro
COVID-19

 -  

Hace más de un año se comenzó a hablar de un virus surgido en una ciudad china llamada Wuhan que era totalmente desconocido para la sociedad internacional. Nadie sabía muy bien cómo ni dónde había surgido realmente y, ahora, tantos meses después, seguimos lejos de conocer realmente a la COVID-19. El desconocimiento fue el talón de A    quiles de todo el planeta, nadie supo cómo reaccionar ni qué medidas tomar. Algunos pedían calma mientras los Gobiernos de muchas partes del mundo comenzaban a cerrar fronteras y decretar confinamientos domiciliarios. Tras más de un año sufriendo las consecuencias de este virus no hemos superado los terribles golpes que nos ha asestado, y tardaremos mucho tiempo en hacerlo. Si hay algo que sí hemos podido hacer es aprender de todos aquellos errores que hemos – y seguimos – cometiendo contra el coronavirus para luchar contra las futuras pandemias. 

La opción de crear un tratado internacional de pandemias sería vital de cara a hacer frente a próximas amenazas como la de la COVID-19 que, según expertos, van a ser difícilmente evitables. “Los Gobiernos no contamos con sistemas de prevención ni conocimiento para afrontar una crisis como la del COVID-19”, decía Pedro Sánchez durante el encuentro organizado por la Secretaría General Iberoamericana bajo el nombre de ‘Reformar y fortalecer el sistema de salud mundial para una mejor respuesta a futuras pandemias’. Hasta ahora no se podía combatir la pandemia de forma efectiva ya que ni siquiera contábamos con el conocimiento necesario para saber a qué nos estábamos enfrentando. 

Cumbre Iberoamericana COVID-19

El propio presidente del Gobierno de España ha defendido lo que él considera como una de las bases a tratar en el posible tratado contra las pandemias, como es compartir información y conocimiento, algo que, según él, no hemos visto desde la llegada de la COVID-19. A lo que también añadía la lucha contra el cambio climático como uno de los aspectos esenciales de cara al futuro: “Tenemos que reforzar nuestras herramientas multilaterales contra el Cambio Climático”. Una idea que compartía otros de los intervinientes en el foro, Sebastián Piñera, presidente de Chile, quien argumentaba que “la lucha contra la desforestación es la lucha contra la futura pandemia”. Para ello, defiende, al igual que Sánchez, la creación de un nuevo tratado internacional de pandemias que sirva a su vez para luchar contra el cambio climático. 

“Los problemas legales sólo pueden tener respuestas legales”, manifestaba Antonio Costa, primer ministro de Portugal, en referencia a ese hipotético – esperemos que próximo – tratado. Vamos a vivir más pandemias en el futuro y por eso es vital protegerse y defender lo que ahora tenemos en vez de lamentarnos dentro de un tiempo por lo que hemos perdido. Pero, no hay que dejar de lado la crisis que ahora vivimos para mirar al futuro, cuando todavía no hemos superado esta pandemia. Porque no podremos estar tranquilos hasta que el 100% de la población esté vacunada. Y no de un país, sino de todo el mundo ya que, como explicaba Costa, “no podemos estar con las fronteras cerradas de por vida” y tenemos que proteger a toda la población, no sólo a la de nuestro país. 

Cumbre Iberoamericana COVID-19

A pesar de aún no haber superado la pandemia de la COVID-19, el escenario que atravesamos ahora parece ser uno de los últimos en la propia batalla contra el virus. La rápida creación de una vacuna supone un avance tecnológico sin precedentes. Sin embargo, la desigualdad en el reparto de estas supone uno de los mayores problemas durante esta etapa de inmunización de la población. “El 53% de las vacunas están en el 16% de la población mundial”, son los datos que utilizaba el presidente costarricense, Carlos Alvarado, para denunciar la “desigualdad abismal” que existe en el reparto de las vacunas. 

Rebeca Grynspan

Teniendo bastante camino por recorrer, la maquinaria diplomática se ha puesto manos a la obra para comenzar a tomar medidas contra las pandemias a las que nos tendremos que enfrentar en el futuro. El tratado internacional de pandemias se postula como la medida más popular entre los líderes de diferentes países que no pierdes de vista las consecuencias que ha dejado y sigue dejando la COVID-19, y que tardaremos muchos años en superar. Y como bien decía el presidente Alvarado, queda tanto camino por recorrer contra la COVID-19 porque “no habrá seguridad hasta que estemos todos vacunados”.