PUBLICIDAD

Iberdrola

La nueva innovación en Defensa busca los efectos multiplicadores de las tecnologías de doble uso

Esperanza Casteleiro quiere fusionar el planeamiento de la defensa con la base tecnológica e industrial nacional
Se busca consolidar una potente base tecnológica industrial nacional que pueda ofrecer las capacidades necesarias y esenciales para la defensa y dotar a las Fuerzas Armadas de libertad de acción

PHOTO/Maxversace  -   Se busca consolidar una potente base tecnológica industrial nacional que pueda ofrecer las capacidades necesarias y esenciales para la defensa y dotar a las Fuerzas Armadas de libertad de acción

La secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, número dos de la cartera ministerial que dirige la magistrada Margarita Robles, ha participado en el Club Diálogos para la Democracia a fin de exponer los aspectos clave de la nueva Estrategia de Tecnología e Innovación de Defensa para las Fuerzas Armadas españolas del siglo XXI.

Ante un auditorio integrado por los máximos directivos del tejido industrial español vinculado con la Defensa, los altos cargos del departamento, de los Ejércitos y la Armada, Esperanza Casteleiro ha insistido al menos en cuatro ocasiones en que la organización que encabeza pretende aportar a las Fuerzas Armadas españolas “los medios adecuados que les faciliten la necesaria superioridad sobre el adversario, sean los que sean”.

Como responsable del órgano encargado de la dirección y gestión de las políticas de armamento, material y tecnologías de la información y las comunicaciones, así como de establecer el marco financiero para obtener y sostener los sistemas de armas, la secretaria de Estado de Defensa (SEDEF) ha resaltado las dos principales novedades que presenta la nueva Estrategia Tecnológica.

La secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, ha presentado las novedades de la nueva Estrategia de Tecnología e Innovación de su departamento en el foro del Club Diálogos para la Democracia
PHOTO/CDPD - La secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, ha presentado las novedades de la nueva Estrategia de Tecnología e Innovación de su departamento en el foro del Club Diálogos para la Democracia 

Por un lado, la necesidad de fusionar el planeamiento de la Defensa con la base tecnológica e industrial, puesto que el mejor modo de orientar de forma efectiva la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) de las empresas es consecuencia de “conocer las necesidades tecnológicas actuales y futuras de la Defensa”.

La segunda novedad consiste en lograr los efectos multiplicadores que ofrecen las tecnologías de doble uso. La nueva estrategia hace hincapié en conjugar el desarrollo de nuevos proyectos con el fomento de sistemas de carácter dual, para lo que Casteleiro pretende lograr la “cooperación de otros Ministerios y de las Comunidades Autónomas”.

El nuevo documento pretende dar a conocer las necesidades tecnológicas actuales y futuras de la defensa para que las empresas puedan orientar sus planes de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i)
PHOTO/Airbus - El nuevo documento pretende dar a conocer las necesidades tecnológicas actuales y futuras de la defensa para que las empresas puedan orientar sus planes de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i)
Hacia una financiación compartida

Desde el punto de vista de los recursos económicos, los proyectos nacionales se asumirán mediante una “financiación compartida”, en especial en las “fases asociadas a la Investigación, que son completamente duales y pueden generar innovación en un amplio espectro de campos”.

En la esfera internacional, se van a realizar esfuerzos adicionales en los diversos marcos en los que participa España, sobre todo en las iniciativas que buscan una mayor autonomía de la defensa europea, pero “sin perder de vista nuestros vínculos transatlánticos”, ha subrayado Casteleiro. Para dotarlos económicamente “se potenciará el acceso a los diferentes fondos y recursos de la Unión Europea”.

Enmarcado por la Estrategia Española de Tecnología e Innovación 2021-2027 aprobada por el Gobierno, el nuevo planteamiento de I+D+i de la Defensa recoge como primer objetivo el contribuir al desarrollo de las capacidades militares, pero aportando “soluciones tecnológicas avanzadas que proporcionen la necesaria ventaja y superioridad para el éxito de la tarea de seguridad y defensa nacional” ha destacado la SEDEF.

La estrategia para los próximos años resalta la necesidad de conjugar el desarrollo de nuevos proyectos con el fomento de sistemas de carácter dual, la cooperación con otros Ministerios y las Comunidades Autónomas y la financiación compartida
PHOTO/CDPD - La estrategia para los próximos años resalta la necesidad de conjugar el desarrollo de nuevos proyectos con el fomento de sistemas de carácter dual, la cooperación con otros Ministerios y las Comunidades Autónomas y la financiación compartida

En segundo término, pretende conformar una “base tecnológica industrial nacional” para disponer de las capacidades necesarias y esenciales para la defensa y contar con “libertad de acción para obtener y mejorar las capacidades militares que se persiguen”. Los datos que ofrece la industria de defensa española “avalan el segundo objetivo” al que aspira el ministerio de Defensa, recalca.

La SEDEF ha puesto de relieve que el sector industrial de la defensa nacional factura del orden de los 6.000 millones de euros anuales ‒un incremento de más del 100% respecto a 2011‒, que el 80% de tal volumen económico se debe a la exportación, todo lo cual “genera 22.500 puestos de trabajo directos dedicados a actividades exclusivas de defensa y otros 30.000 indirectos o inducidos”.

El nuevo planteamiento de I+D+i de la Defensa recoge las orientaciones de la Estrategia Española de Tecnología e Innovación 2021-2027 aprobada por el Gobierno. En la imagen, Esperanza Casteleiro con el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, el pasado primero de febrero
PHOTO/MDEF - El nuevo planteamiento de I+D+i de la Defensa recoge las orientaciones de la Estrategia Española de Tecnología e Innovación 2021-2027 aprobada por el Gobierno. En la imagen, Esperanza Casteleiro con el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, el pasado primero de febrero 
La aspiración de un marco económico estable y sostenido

Esperanza Casteleiro ha dedicado unas palabras a dejar constancia que un “objetivo prioritario” que persigue su Ministerio es poder disponer de un escenario financiero “más estable y sostenido en el tiempo”. Se trataría de contar con un marco legal equivalente a la Ley de Programación Militar a seis años ‒como existe en Francia‒ o de una actualización de la Ley de Dotaciones Presupuestarias para Inversiones y Sostenimiento de las Fuerzas Armadas, que se publicó en 1992 durante el mandato del presidente Leopoldo Calvo-Sotelo para el periodo 1983-1990. 

A pesar de las proclamas públicas en tal sentido efectuadas por los altos cargos del departamento, ni durante el periodo como ministra de María Dolores de Cospedal ‒titular de Defensa durante el Gobierno del presidente Mariano Rajoy‒ ni tampoco en la etapa de la actual ministra Margarita Robles, ninguna de las dos ha obtenido los apoyos parlamentarios suficientes para presentar de modo oficial la iniciativa en el Congreso de los Diputados.

La SEDEF ha adelantado que “en las próximas semanas” verá la luz el nuevo Concepto de Empleo de las Fuerzas Armadas, documento que ha calificado de “imprescindible” al definir el marco estratégico militar y su posible evolución, donde se establecen las capacidades militares necesarias para salvaguardar la Seguridad y Defensa de España en los próximos seis años. Documento rubricado por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante Teodoro López Calderón, sustituye al vigente desde mayo de 2018, y es la consecuencia de la aprobación en junio de 2020 de la nueva Directiva de Defensa Nacional.

Esperanza Casteleiro ha afirmado que el desarrollo de la fragata F-110 cumple todos los hitos contractuales y de diseño, que su construcción comenzará en 2022 y que es el buque que despierta mayor interés en este momento desde punto de vista mundial
PHOTO/Navantia - Esperanza Casteleiro ha afirmado que el desarrollo de la fragata F-110 cumple todos los hitos contractuales y de diseño, que su construcción comenzará en 2022 y que es el buque que despierta mayor interés en este momento desde punto de vista mundial

En relación a los principales programas de armamento que la Secretaría de Estado tiene en marcha, Esperanza Casteleiro ha afirmado que el relativo a la nueva fragata F-110 “cumple todos los hitos contractuales y de diseño”, que su construcción “comenzará en 2022” y que es el buque “de mayor interés en este momento desde punto de vista mundial”. El proyecto Fuerza 2035 del Ejército de Tierra lo contempla como “un cambio de paradigma” en su concepción de la Fuerza, organización y logística, que también “va cumpliendo sus hitos”.

Respecto al programa franco-germano-español del futuro avión de combate europeo FCAS ha recordado que el Gobierno de Pedro Sánchez lo entiende como “un proyecto de Estado”. Su progreso “va bien”, su entorno presupuestario “está identificado” y que la participación de otros países, como pudiera ser el caso de Italia, “sería más adelante, pero no se puede descartar nada”.

Menos optimista se muestra Casteleiro con la propuesta presentada por Airbus para dotar de un nuevo reactor de entrenamiento al Ejército del Aire. Valoró que permitiría tener un “producto completo de principio a fin” en el que participaría toda la industria nacional. Sin embargo, dejó claro que Defensa “no dispone de financiación” para asumirlo y que una posibilidad sería incluirlo como un proyecto de Cooperación Estructurado Permanente (PESCO) de la Unión Europea.