La OMS da por controlado el brote de ébola en República Democrática del Congo aunque no bajan la guardia

En el último mes se han vacunado a más de 200.000 personas y el número de nuevos contagios ha descendido, aunque ni la OMS ni las organizaciones humanitarias que se encuentran sobre el terreno bajan todavía la guardia
Sanitarios se preparan para administrar la vacuna del ébola a los residentes de un centro en Goma, República Democrática del Congo

REUTERS/BAZ RATNER  -   Sanitarios se preparan para administrar la vacuna del ébola a los residentes de un centro en Goma, República Democrática del Congo

El brote del virus del ébola que vive República Democrática del Congo (RDC) desde algo más de un año, se ha catalogado ya como el segundo peor de la historia, después del de África occidental en 2013, donde el virus mató a más de 11.000 personas. En RDC el ébola no ha sido tan mortífero, pero las cifras son elevadas: casi 3.000 contagios contabilizados y cerca de 2.000 muertes certificadas. Según datos de la ONU, unos 750 niños han contraído el virus, de los cuales cerca de 500 han fallecido.

Los enfrentamientos internos que vive el país, sumados a la desconfianza de la población a la comunidad médica y a los remedios contra el virus, han puesto (y todavía ponen) muy difícil la erradicación y control del ébola, especialmente en las zonas más rurales.

Una gran parte de la población ha permanecido muy escéptica sobre el tema y evitaba acudir a los centros hospitalarios así como seguir las medidas de protección y prevención necesarias. Por ello, durante muchos meses, por el goteo continuo de nuevos casos, la inaccesibilidad a múltiples zonas rurales debido a la inseguridad y la imposibilidad de establecer una cadena de contagio para estudiarla y prevenir nuevos casos, el número de personas que contraían el virus y lo propagaban era muy elevado. De hecho, desde el propio Gobierno se tuvieron que lanzar campañas de concienciación y señalando la veracidad de la enfermedad para que la población acudiese a los hospitales de respuesta rápida contra el ébola.

Los conflictos violentos que atraviesan diversas zonas del país han provocado que varios de estos hospitales fuesen atacados, hasta a su personal, incluso llegaron a matar a uno de los médicos voluntarios que estaba en uno de los hospitales ayudando a erradicar el ébola. 

Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el brote de RDC se encuentra controlado, aunque no baja la guardia, pues en determinados puntos del país, según informa la misma OMS, están resurgiendo los casos. En el mes de agosto se ha logrado vacunar a más de 200.000 personas, que junto con otros fármacos experimentales, han logrado contener la epidemia y evitar que se expanda a países vecinos como ya ocurrió en la crisis de 2013.

Ruanda no baja la guardia 

En Goma, ciudad congoleña fronteriza con Ruanda, la OMS ha dado el brote por controlado, pero todavía no se ha dado por erradicado y sigue habiendo víctimas mortales. Gisenyi es la localidad ruandesa más cercana a RDC y entre esta y Goma circulan cada día algo más de 90.000 personas. Debido a este gran tránsito de personas, en los pasos fronterizos se han establecido pautas de prevención e higiene para evitar que el virus salte al país vecino. 

Por ello, se han instalado varios lavabos para que la gente se lave las manos antes de entrar y salir el país como medida de higiene. Además, el Gobierno ha instalado paneles informativos con los principales síntomas para que la población de Gisenyi los tenga presentes y, en caso de necesitarlo, acudan rápidamente a los centros de salud. También se han desplegado carteles donde se explican las medidas de prevención e higiene que se deben tomar para evitar contagios, aunque  tal y como relatan medios locales, en los mercados de la ciudad la gente sigue cogiendo frutas y verduras sin guantes, sigue habiendo mucho contacto humano y el clima es muy calmado, sin prestar demasiada atención a las directrices sanitarias. 

El sarampión, otro brote mortal aun peor que el ébola que también golpea a RDC

Aunque ha pasado algo más desapercibido por los medios, el virus del sarampión también está causando estragos en el país africano, de hecho, está resultando más mortífero que el ébola y se reciben menos fondos para combatirlo. Esta enfermedad se ha cobrado la vida de más de 2.700 personas y más de 145.000 se han contagiado, han alertado desde Médicos Sin Fronteras (MSF).

RDC estrena nuevo Gobierno 7 meses después de las elecciones

Además de la noticia del control del brote, el país ha estrenado, por fin, nuevo Gobierno. Siete meses después de ganar los comicios y tomar posesión del cargo, Felix Tshisekedi, por fin nombró al que será su nuevo equipo de Gobierno para el próximo lustro. Los dos principales grupos políticos, han logrado llegar a un acuerdo y han nombrado ya a los nuevos ministros. Meses de negociaciones marcados por el ébola, el sarampión y los enfrentamientos entre los grupos violentos en determinadas zonas del país. Problemas que siguen coleando y a los que tendrán que hacer frente.