La ONU acuerda finalizar la misión UNAMID en Darfur

Se sustituirá por una estrategia civil enfocada a realizar un proceso democrático en Sudán
Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte

AFP/ASHRAF SHAZLY  -   Miembros de la misión de la Unión Africana en Darfur (UNAMID) en el campamento de Zamzam para desplazados internos en Darfur del Norte

El Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) votó por unanimidad poner fin a la Misión Conjunta de Naciones Unidas y la Unión Africana en Darfur (UNAMID, por sus siglas en inglés); una fuerza conjunta de mantenimiento de la paz de la ONU y la UA en esa región occidental sudanesa que ahora será reemplazada por una misión civil encaminada a la transición democrática nacional. 

Diversos diplomáticos señalaron este jueves al respecto que el Consejo de Seguridad no ha fijado una fecha para la finalización de la misión UNAMID; después de que dos proyectos de resolución fueran aprobados por escrito la pasada jornada del miércoles por la noche bajo las nuevas reglas obligadas debido a la crisis sanitaria mundial desatada por la propagación de la enfermedad COVID-19.

Una de estas resoluciones, aprobada por 15 votos a favor y ninguno en contra, amplía la estrategia actual de 6.500 hombres durante seis meses, hasta el 31 de diciembre de 2020, y remarca que el Consejo decidirá entonces "la retirada y la salida responsable de la UNAMID”, teniendo en cuenta la declaración del secretario general de la ONU, António Guterres, y de la dirección de la Unión Africana.

El informe, fijado para el 31 de octubre, debe analizar la situación existente e incluir el impacto del proceso de paz de Sudán respecto a la situación de seguridad en la región occidental de Darfur; además de examinar la capacidad del Gobierno sudanés para proteger a civiles, que es el principal mandato de la UNAMID, según recoge el texto oficial.

Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur
AFP/ASHRAF SHAZLY - Personal de mantenimiento de la paz de Ruanda, que forma parte de la misión de la ONU y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), hace guardia en la ciudad de Golo, en el centro de Darfur

La otra resolución, también adoptada por 15 votos favorables y ninguno contrario, establece una nueva iniciativa política, la Misión de Asistencia Integrada de Naciones Unidas para la Transición en Sudán (UNITAMS, por sus siglas en inglés), para un periodo inicial de un año. Se articula para ayudar a la nación africana en su transición política hacia la democracia y de cara a proteger y promover los derechos humanos y la paz duradera. 

La UNITAMS también debería asistir al Ejecutivo en la “construcción de la paz, la protección de los civiles y el Estado de derecho, en particular en Darfur, proporcionar asistencia técnica en la redacción de una Constitución y respaldar las negociaciones de paz y la implementación de cualquier acuerdo de paz si se requiere”.

El Consejo de Seguridad ha instado a António Guterres a implementar rápidamente la UNITAMS con miras a que alcance plena capacidad operativa lo antes posible de cara a empezar a cumplir sus objetivos como muy tarde el 1 de enero de 2021.

El conflicto de Darfur se inició en 2003 cuando la etnia africana se rebeló acusando al Ejecutivo, controlado por los árabes, de discriminación. El Gobierno de Jartum fue señalado por responder armando a tribus árabes nómadas locales y enfrentándolas a las poblaciones civiles, acusación que ha venido negando este tiempo. 

En los últimos años, debido a la campaña militar gubernamental, el levantamiento quedó reducido a una facción rebelde del Ejército de Liberación de Sudán.

El presidente del Consejo Soberano de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan, ya había anunciado a finales de mayo que había alcanzado un acuerdo con Estados Unidos para que la UNAMID finalizase en octubre sin posibilidad de prórroga. 

El presidente del Consejo Soberano de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan
AFP/ASHRAF SHAZLY - El presidente del Consejo Soberano de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan

Mientras, en febrero, el Gobierno del país pidió a Naciones Unidas que aplicase operaciones de paz que cubrieran todo el territorio “cuanto antes” durante el proceso de transición. El primer ministro sudanés, Abdalla Hamdok, señaló que esta propuesta debía tener forma de misión política, de acuerdo con el capítulo VI de la Carta de Naciones Unidas sobre el arreglo pacífico de controversias.

El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok
PHOTO/REUTERS - El primer ministro de Sudán, Abdalla Hamdok

Más de un año después de que se produjera el golpe de Estado del 11 de abril de 2019 que acabó con el largo régimen de Omar al-Bashir, Sudán prosigue su camino hacia la democracia. Después de muchas negociaciones, se acordó con la plataforma civil Fuerzas de la Libertad y el Cambio un Gobierno de transición encabezado por un civil como primer ministro, Abdalla Hamdok, iniciando un periodo de tres años en el que militares y civiles compartirían el poder hasta la celebración de elecciones. A pesar de ello, la violencia ha continuado, sobre todo en la zona caliente de Darfur, donde los enfrentamientos provocaron la huida de miles de personas a otros países. 

Un proceso de paz y democratización en Sudán que se antoja muy necesario, y ahora más por la actual crisis sanitaria que sufre el mundo con la extensión de la enfermedad COVID-19 por todo el planeta.