La ONU advierte de los riesgos que afronta la transición en Libia y pide diálogo

 -  

El enviado especial de la ONU para Libia, el libanés Tarek Mitri, pidió este miércoles no subestimar los "riesgos" que afronta la transición en Libia e instó a un diálogo nacional para buscar consensos.
"Los riesgos en Libia no deben ser subestimados y al mismo tiempo, tampoco se pueden desaprovechar las oportunidades", afirmó Mitri durante su intervención ante los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU.
El enviado especial dijo que los retos políticos y de seguridad a los que se enfrenta el país son el legado que dejó en Libia "décadas de autoritarismo, unas instituciones estatales disfuncionales y confusión en las normas políticas".
De ahí que Mitri instara a todos los partidos políticos del país a embarcarse en una nueva etapa de diálogo nacional en busca de "consensos" para ponerse de acuerdo sobre las prioridades que deben guiar la transición.
El representante especial también se pronunció sobre la reciente ley aprobada por la Asamblea Nacional libia que excluye de la vida política a toda persona que haya ocupado un puesto de responsabilidad bajo el régimen de Muamar Gadafi.
"Creemos que muchos de los criterios para esa exclusión son arbitrarios y en algunos casos hasta vagos y podría violar los derechos civiles y políticos de un gran número de personas", advirtió Mitri.
La Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) que dirige el diplomático libanés ha apoyado los esfuerzos del Gobierno y el pueblo libio para garantizar el éxito de la transición, que comenzó hace dos años tras el derrocamiento del régimen de Gadafi.
"A juzgar por la rapidez de las elecciones del año pasado una vez que cesaron las hostilidades, nos equivocaríamos si creyéramos que el camino hacia la democracia era tan simple como parecía", dijo el representante especial.
Mitri, que advirtió que manejar la transición es un proceso "difícil", mencionó los retos en materia de seguridad que tiene el país, donde continúan las detenciones, los problemas en la frontera y la debilidad del Estado.
El representante especial subrayó después ante la prensa que las autoridades del país africano necesitan más apoyo político de la comunidad internacional porque algunos de los retos que afronta no los puede abordar solo.