La ONU advierte de que las tensiones geopolíticas mundiales se encuentran en su máximo nivel

“Estamos viviendo tiempos peligrosos”, dijo António Guterres, quien llamó a recordar el sufrimiento que causan las guerras y a ejercer la moderación
El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres

ONU/Mark Garten  -   El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres

“Las tensiones geopolíticas están en el máximo nivel de este siglo y la turbulencia sigue escalando”, advirtió esta semana el secretario general de las Naciones Unidas, haciendo referencia a la coyuntura derivada del asesinato en Iraq del general jefe de la Fuerza Quds de Irán, Qassem Soleimani, por drones estadounidenses.

En una declaración ante la prensa en la sede de la ONU en Nueva York, António Guterres alertó sobre el caldeamiento de las tensiones que “lleva a que más y más países tomen decisiones imprevistas con consecuencias impredecibles y un profundo riesgo de falta de cálculo”. Guterres consideró que ni siquiera la no proliferación puede darse como un hecho.

El titular de la ONU citó la emergencia climática y los conflictos comerciales y tecnológicos que fracturan los mercados mundiales, socavan el crecimiento y agudizan las desigualdades.

“Esta situación no puede continuar”

Subrayó el enojo y la frustración de la gente, que han aumentado el malestar social y que alimentan el creciente extremismo, el nacionalismo y la radicalización, con un peligroso avance del terrorismo en varias zonas del mundo, particularmente en África. “Esta situación no puede continuar”, enfatizó Guterres. Agregó que sigue con gran preocupación los acontecimientos y que mantiene un constante contacto con líderes y altos funcionarios de todo el mundo.

El mensaje que les doy es muy simple y claro, dijo el secretario general: “Detengan esta escalada, ejerzan la máxima moderación, reinicien el diálogo y renueven la cooperación internacional”. Guterres llamó a no olvidar el sufrimiento que causan las guerras, en las que es siempre la gente común la que paga el precio más alto. “Es nuestro deber evitarlas”, concluyó. “Estamos viviendo en tiempos peligrosos, las tensiones geopolíticas están en su nivel más alto, y esta turbulencia está aumentando. Incluso la no proliferación nuclear ya no se puede dar por sentada”.

Asesinatos en Bagdad y reacciones

El viernes pasado, el presidente estadounidense ordenó la ejecución del general Qassem Soleimani, jefe de las Fuerza Quds de Irán, que se llevó a cabo mediante un bombardeo aéreo con naves no tripuladas cerca del aeropuerto de Bagdad. En el mismo bombardeo fue muerto el líder de la milicia iraquí, Abu Mahdi al-Muhandis. Su grupo Kataib Hizbulá fue inculpado por Estados Unidos del ataque con un cohete que mató a un civil estadounidense proveedor de servicios en Iraq una semana antes. Al-Muhandis comandaba en Iraq a un grupo de milicias afiliadas a Irán.

El asesinato suscitó una airada respuesta de Irán, cuyos líderes advirtieron represalias y anunciaron la salida del país del acuerdo para su programa nuclear, informando que se reanudará el enriquecimiento de uranio, lo que hace temer una carrera balística. Por su parte, Irak ha pedido el fin de la presencia estadounidense en su territorio.

El presidente estadounidense, a su vez, amenazó con atacar 52 puntos estratégicos en Irán, incluidos algunos sitios históricos y culturales. En este contexto, la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Audrey Azoulay, se reunió esta semana con el embajador iraní ante ese organismo. Durante el encuentro, Azoulay recalcó el deber de preservar y proteger el patrimonio cultural para las generaciones por venir y recordó las disposiciones de la resolución 2347 del Consejo de Seguridad y de los instrumentos legales internacionales de los que son parte tanto Estados Unidos como Irán. Esas convenciones estipulan que cada Estado Parte “se compromete a no tomar medidas deliberadas que puedan dañar directa o indirectamente el patrimonio cultural y natural [...] situado en el territorio de otros Estados Parte”.

La ONU ha reiterado que su Misión de Asistencia en Irak continuará sus trabajos sin ningún cambio y la representante especial del secretario general para ese país, Jeanine Hennis-Plasschaert, sostuvo una reunión esta semana con el primer ministro iraquí, Adil Abdul Mahdi, para hablar sobre los recientes acontecimientos y reiterarle el compromiso de las Naciones Unidas con la seguridad y estabilidad de Irak.

 

El mensaje íntegro del secretario general de la ONU se puede consultar en el siguiente enlace