La ONU busca un líder para la transición entre nuevas objeciones libias

Varios de los asistentes elevaron objeciones tanto al mecanismo como a las propuestas de la jefa de la Misión Especial de la ONU para LIbia (UNSMIL), Stephanie Williams.
Jefa de la Misión Especial de la ONU para LIbia (UNSMIL), Stephanie Williams

 -   Jefa de la Misión Especial de la ONU para LIbia (UNSMIL), Stephanie Williams.

Los cerca de 75 representantes libios reunidos en Túnez bajo auspicio de Naciones Unidas comenzaron hoy a discutir el perfil de los posibles candidatos a liderar el nuevo gobierno de unidad nacional que deberá tutelar la pacificación del país y la transición política hacia las elecciones del 24 de diciembre de 2021 acordadas el viernes, informaron a Efe fuentes próximas a la reunión.

Varios de los asistentes elevaron objeciones tanto al mecanismo como a las propuestas de la jefa de la Misión Especial de la ONU para LIbia (UNSMIL), Stephanie Williams, quien este sábado cancelo su habitual rueda de prensa.

El encuentro se vio alterado, asimismo, por la condición común puesta tanto por el Parlamento en la ciudad oriental de Tobrouk, como por el Consejo Superior de Estado, en Trípoli, y la Comité Constituyente de que se concluya primero la redacción de la Carta Magna y se someta a referéndum popular.

En un comunicado conjunto, los tres organismos solicitaron a la UNSMIL que apoye el proceso constitucional y contribuya a despejar el camino para la celebración de la consulta, ya que sin este paso "la transición no cumpliría con las expectativas del pueblo libio".

Los tres organismos recordaron que el texto ha sido redactado por expertos independientes y refrendado por el Tribunal Supremo, que establece que ninguna autoridad puede anular el trabajo del órgano constitutivo electo excepto el propio pueblo libio.

Acuerdo para la celebración de elecciones en Libia

Diálogo político y militar

El diálogo político se desarrolla desde el lunes en Túnez, aunque sin la presencia ni del jefe del Consejo Presidencial del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por Naciones Unidas en Trípoli (GNA), Fayez al Serraj, ni del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este y hombre fuerte del país.

En paralelo se reunió esta semana en la ciudad libia de Sirte el Comité Militar 5+5, que sienta a responsables militares de los dos gobiernos enfrentados con el objetivo de consolidar la tregua acordada hace tres semanas tras 18 meses de duros combates.

El comité selló un plan para acelerar la salida de los mercenarios extranjeros, desminar las zonas de combate, hacer regresar a las fuerzas a sus cuarteles y reabrir la autopista de la costa, que une las dos principales regiones del país y es su principal arteria comercial.

Reunión entre Turquía y Trípoli

El nuevo esfuerzo espoleado por la ONU ha sido acogido con frialdad por expertos y responsables libios debido a las reticencias tanto de Turquía como de Rusia, apoyos principales del GNA y del Ejecutivo no reconocido en el este que tutela Hafter.

Aunque Moscú y Ankara han aceptado el alto el fuego, se resisten a cumplir las otras dos condiciones establecidas por el Comité 5+5: la salida de los miles de mercenarios extranjeros que combaten en el país y la suspensión de todos los acuerdos militares y económicos suscritos con otros Estados hasta la formación del referido nuevo gobierno de transición.

Además, ambos estados mantienen negociaciones bilaterales paralelas al margen de la ONU y con los gobiernos libios enfrentados, como la que celebraron este sábado en Ankara los ministros de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, y del GNA, Salah El-Din Al-Namroush.

Según fuentes oficiales, los dos ministros repasaron la actualidad en Libia y reforzaron los acuerdos de colaboración firmados para el entrenamiento de las milicias y su inclusión en el que pretenden que sea el futuro Ejército regular de Libia.