La ONU presenta al Banco Central de Libia el informe final de la auditoría internacional

El enviado de la ONU a Libia, Jan Kubic, ha sido el encargado de hacer entrega del informe al primer ministro libio
AFP/ HANNIBAL HANSCHKE  -   Vista general de los participantes que asisten a la Cumbre de Paz sobre Libia en la Cancillería de Berlín el 19 de enero de 2020

AFP/ HANNIBAL HANSCHKE  -   Vista general de los participantes que asisten a la Cumbre de Paz sobre Libia en la Cancillería de Berlín

Libia es uno de los países donde se centran las miradas de muchos líderes regionales en los últimos tiempos. Su inestabilidad y la falta de consenso en todo lo que rodea a la zona hace que otros estados quieren mover ficha para adquirir ventajas de la situación que atraviesan los libios. Buena prueba de ello son los desencuentros que se están produciendo entre Egipto y Turquía por la presencia de las tropas del país liderado por Recep Tayyip Erdogan en Libia, y que, al menos de momento no tiene ninguna intención de ordenar su retirada.

En medio de toda la polémica, fue la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la que puso en marcha una auditoría internacional realizada en sus dos sucursales en el este y oeste del país. El objetivo de este informe era el de intentar llevar a cabo una reunificación de la institución financiera, que lleva meses atravesando una situación muy complicada. Jan Kubic, enviando de Naciones Unidas a Libia, entregó el informe de auditoría al primer ministro Abdul Hamid Dbeiba en Trípoli, en presencia del gobernador de la rama internacionalmente reconocida de la BCL con sede en Trípoli – oeste del país –, Seddik al-Kebir, y de Ali. al-Hebri, que presidía la sucursal del Banco Central en al-Bayda sa –este –.

AFP/MICHAEL SOHN-Conferencia de Berlín sobre la paz en Libia, en el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, en Berlín, el 23 de junio de 2021
AFP/MICHAEL SOHN-Conferencia de Berlín sobre la paz en Libia, en el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, en Berlín, el 23 de junio de 2021

El Banco Central de Libia (BCL) ha emitido un comunicado oficial tras la recepción del informe de la ONU en el que manifestaba su optimismo respecto a la recuperación del sector económico y la gran ayuda que supone para ellos: “Esperamos, con este avance, poder reunir al Banco Central, preservar la integridad del sector bancario y fortalecer la política monetaria introducida a principios de 2021”. Es muy importante recuperar la unidad de todas las instituciones y, especialmente, de la financiera ya que, al igual que muchas otras, sufrió un duro golpe con la división que se produjo en el año 2014.

Hace 7 años, las rivalidades políticas que siguieron a la caída del régimen de Muammar Gadhafi en 2011 ampliaron aún más la brecha que ya existía con Occidente, donde se encuentra precisamente la sede del Banco Central de Libia y encargada de administrar los ingresos petroleros, y el este. En julio de este año, la ONU anunció que había finalizado el proceso para lanzar una auditoría internacional independiente sobre las dos ramas de la BCL, una operación clave según la propia Naciones Unidas para restaurar la integridad, transparencia y confianza en el sistema financiero libio.

PHOTO/AFP  -   Reunión en Ginebra de las partes beligerantes libias
PHOTO/AFP  -   Reunión en Ginebra de las partes beligerantes libias

La división institucional entre las dos partes del país tuvo consecuencias muy graves en todo el país. La inflación se disparó en todo el territorio nacional, la deuda pública ascendió por encima de los 100 mil millones de dólares, además de las evidentes pérdidas directas que supuso la fractura en la economía de todo el país. Abdul Hamid Dbeiba ha destacado el importante papel de Naciones Unidas – gracias a la ONU es ahora el líder libio – y ha transmitido un mensaje positivo de cara a la reunificación de las instituciones dado que cree que “ahora es necesario dejar de lado las disensiones, sean las que sean, y pensar en el próximo paso donde reuniremos a todas las instituciones del país”. 

En Trípoli esperan que a raíz del informe entregado por Naciones Unidas puedan sentar unas buenas bases con las que construir en un futuro próximo un renovado sistema que pueda paliar las graves consecuencias, no sólo que dejó la división hace años, sino, por supuesto, las derivadas de la pandemia de la COVID-19. Un primer paso clave y esperanzador que supone un paso más en la reconstrucción de Libia.