La ONU ve más cerca que nunca el objetivo de acabar con la apatridia en 2024

Según datos de ACNUR, existen alrededor de 10 millones de apátridas en el mundo
Refugiados caminan en un edificio del ACNUR

AFP/SIA KAMBOU  -   Refugiados caminan en un edificio del ACNUR

Según el derecho internacional, un apátrida es aquella persona que no es considerada como nacional suyo de ningún Estado según su legislación. En definitiva, alguien que no tiene la nacionalidad de ningún país, una situación que aunque parezca algo kafkiana, le ocurre a más personas de las que parece. De hecho, según los datos que maneja ACNUR en sus informes, existen alrededor de 10 millones de apátridas en el mundo. En 2014 la organización lanzó una campaña para acabar con esta situación y se puso como objetivo para lograrlo el 2024, una meta que para Flippo Grandi, el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados, “nunca ha estado tan cerca”.

La campaña #IBelong (Yo pertenezco) se puso en marcha hace 5 años para fomentar prácticas y políticas que acabaran con la apatridia en los siguientes 10 años. Desde entonces, se han materializado dos grandes tratados para ello que han suscrito 15 países. Además, uno de ellos ha sido apoyado por unos 100. Tal y como explican desde ACNUR, existen apátridas en todo el mundo, pero  Myanmar, Kuwait, Côte d’Ivoire, Tailandia, Irak y República Dominicana son donde se concentran las poblaciones más numerosas de apátridas. 
Los nacionalismos dificultan la eliminación completa de la apatridia

Grandi ha recordado todos los logros y avances conseguidos en este sentido en los últimos años en una reunión del Comité Ejecutivo de la organización, pero también ha advertido que "las perjudiciales formas de nacionalismo y la manipulación de los sentimientos contra los refugiados y los migrantes” ponen en riesgo la consecución del objetivo: el fin de la apatridia. 

Con la actual crisis migratoria han aflorado en diversas partes del mundo sentimientos de nacionalismo extremo, con tintes de xenofobia y rechazo al inmigrante; factores que, como señala Grandi, entorpecen los progresos. Entre las principales razones de la apatridia se encuentra la discriminación por raza, sexo, etnia, religión e incluso idioma; pero hay más factores tanto sociales como políticos que pueden condicionar esta situación Afecta generalmente a minorías, como es el caso de la minoría rohingya en Birmania, por ejemplo. Pero hay muchos grupos de personas en situación similar, por lo que ACNUR ha recordado a la Comunidad Internacional que se precisan “soluciones urgentes” para mejorar la situación de millones de personas en el mundo.

Para conseguir el objetivo, la campaña #IBelong se basa en un decálogo de acciones principales:


1.    Resolver las principales situaciones existentes de la apatridia.
2.    Asegurar que ningún niño nazca apátrida.
3.    Eliminar la discriminación de género en las leyes de nacionalidad.
4.    Prevenir la denegación, pérdida o privación de la nacionalidad por motivos discriminatorios.
5.    Prevenir la apatridia en los casos de sucesión de Estados.
6.    Conceder el estatuto de protección a los migrantes apátridas y facilitar su naturalización.
7.     Garantizar el registro de nacimientos para la prevenir la apatridia.
8.    Expedir documentación de nacionalidad a aquellos que tienen derecho a ella.
9.    Adherirse a las Convenciones de las Naciones Unidas sobre la Apatridia.
10.    Mejorar la cantidad y calidad de los datos sobre las poblaciones apátridas.


Desde hace 5 años la organización y todos los países que han colaborado y suscrito acuerdos han favorecido que se abogue por hacer, cada vez más, políticas más inclusivas en este sentido. Como por ejemplo en Kenia, donde el Gobierno ha concedido por fin la nacionalidad al pueblo de los shona, quienes llevaban muchos años sin pertenecer a nadie.  Según recoge ‘Europa Press’, esto podría suponer el fin de la apatridia en este país, donde se calcula que residen unas 20.000 personas en esta situación. 

Este paso de gigante se ha visto con buenos ojos ya que puede servir de punto de partida para que otros países de la zona lo tomen como ejemplo y comiencen a facilitar la concesión de la nacionalidad para las personas en situación de apatridia. En el evento celebrado por ACNUR se ha conseguido que 55 estados más hayan manifestado la intención de unirse y sellar los tratados sobre la apatridia de la ONU.