La oposición venezolana critica a Maduro por paralizar las negociaciones

El bando opositor critica la postura del Gobierno bolivariano de no facilitar el avance de las negociaciones
Nicolás Maduro y Juan Guaidó

AFP  -   Nicolás Maduro y Juan Guaidó en la disputa por el poder en Venezuela

La oposición de Venezuela ha denunciado a Nicolás Maduro por paralizar las conversaciones con la intención de evitar el cambio político y entorpecer así el proceso democrático al que aspira el país latinoamericano tras las últimas informaciones oficiales vertidas por el Gobierno en torno a los contactos que se estaban dando entre ambas partes. 

Tras la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, celebrada en las últimas horas en Perú, no se llegó a resoluciones positivas claras sobre un posible entendimiento entre diferentes bandos debido a las ausencias de países claramente aliados de la propia Venezuela bolivariana, como Rusia, China, Turquía, a pesar de que estaban invitados, y de otros como México y Uruguay, que declinaron su asistencia a última hora, y también debido a otras cuestiones como la falta de acuerdo sobre vías de financiación para países que acogen a migrantes venezolanos o sobre el papel real de los delegados de la oposición venezolana en la citada cumbre.

En este cónclave, auspiciado por Perú, imperó la postura de Estados Unidos, firme ‘enemigo’ del Gobierno de Nicolás Maduro, y de las naciones más interesadas en el derrocamiento del régimen bolivariano. El asunto más apoyado en este encuentro fue el de las sanciones económicas impuestas por el Ejecutivo norteamericano de Donald Trump, que suponen el embargo de bienes de la Administración de Maduro en EEUU, con el fin de ‘ahogar’ a los máximos exponentes del poder bolivariano. 

Al parecer, tampoco han surtido el efecto necesario los contactos que hubo en la capital noruega de Oslo y la isla de Barbados, todos bajo la tutela de Noruega, en los que representantes del Gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición, liderada por Juan Guaidó, buscaron consensuar una salida dialogada a la crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela. 

El país caribeño lleva ya años de ‘travesía en el desierto’ con una hiperinflación desbocada, falta de productos de primera necesidad, problemas con cortes de electricidad y de suministro de agua y con una crisis humanitaria realmente preocupante, que está provocando el exilio forzoso de cientos de miles de personas a través de las fronteras con Colombia y Brasil y que ya fue denunciada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y su alta comisionada para los Derechos Humanos. 

En este sentido, urge el que se alcance un entendimiento o se pacte una salida negociada para la problemática venezolana. La oposición exige la convocatoria de unas elecciones generales, con la presencia de observadores internacionales, para que se instaure definitivamente un Gobierno legítimo en el país. Precisamente, Guaidó es esa figura opositora que estaría encargada de pilotar el proceso electoral. Desde el sector antichavista, se considera que los últimos comicios de enero, de los que salió presidente Nicolás Maduro, arrojaron unos resultados manipulados por el poder establecido. 

Desde la oposición, se acusa al sector oficialista bolivariano de entorpecer cualquier negociación para evitar la llegada del necesario cambio. Así, Stalin González, vicepresidente del Parlamento, manifestó, a través de la red social Twitter, que los dirigentes del régimen bolivariano "llevan días diciendo que creen en la paz y en el mecanismo de Oslo y a las primeras de cambio le temen a la posibilidad de un verdadero cambio político en el país". 

El parlamentario remarcó también, a golpe de tuit, que toda la delegación opositora ya se hallaba en Barbados, donde estaba previsto que se retomase el diálogo, con reuniones programadas para dos días, cuando el Ejecutivo publicó su último comunicado sobre la suspensión de este proceso, auspiciado por Noruega. "Nos encontramos en Barbados para buscar un acuerdo que ponga fin al sufrimiento de los venezolanos y lograr que los venezolanos podamos decidir nuestro destino con elecciones verdaderamente justas y libres", aseveró González.

Ante esto, la Administración de Maduro, indignada con las sanciones decretadas por EEUU, resaltó a través de este comunicado oficial que revisará "los mecanismos de ese proceso a fin de que su continuación sea realmente efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo". "Los venezolanos hemos notado con profunda indignación que el jefe de la delegación de la oposición, Juan Guaidó, celebra, promueve y apoya estas acciones lesivas", según se indicó en la nota oficial respecto al bloqueo total de bienes estatales venezolanos en suelo estadounidense decretado por la administración de Donald Trump.

En este tira y afloja, parece que la oposición venezolana sí quiere seguir dejando claro que apuestan por el diálogo, a pesar de las trabas impuestas desde el oficialismo. Guaidó, líder de la oposición reconocido por más de 50 países como presidente legítimo, reiteró su intención de proseguir el dialogo con el Gobierno de Nicolás Maduro pese a “compartir dudas” respecto al comportamiento de los jerarcas chavistas, del que dudan muchos otros actores internacionales, sobre todo EEUU, que no ha dudado en materializar sanciones económicas que afectan a los bienes de las instituciones del Ejecutivo venezolano en jurisdicción norteamericana.