La paz en Afganistán depende de darle voz a las mujeres

 -  

Naciones Unidas/Atalayar

Pie de foto: Amina Mohammed se reúne con mujeres que trabajan en el desminado en Afganistán. Fardin Waezi/UNAMA

La vicesecretaria de la ONU ha pedido a todos los afganos que se reconcilien con el pasado y pongan a las mujeres en el centro de todos los esfuerzos para forjar una paz duradera y un proceso político verdaderamente inclusivo. Amina Mohammed ha conversado esta semana con periodistas en Kabul después de liderar una delegación de mujeres altas funcionarias de la ONU en una "misión de solidaridad" intensiva de dos días, centrada en las mujeres, la paz y la seguridad. Mohammed viajó junto a la jefa de asuntos políticos de la ONU, Rosemary DiCarlo, la directora ejecutiva del Fondo de Población de la ONU (UNFPA), Natalia Kanem, y la jefa de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

La visita ocurre antes de las elecciones presidenciales clave que se realizarán a fines de septiembre. La vicesecretaria se comprometió a prestar su apoyo a un proceso de paz "que es parte integral del futuro y la sostenibilidad del país, así como de los esfuerzos y aspiraciones del Gobierno y el pueblo de Afganistán. Recientemente, un ataque explosivo en las afueras de la Universidad de Kabul mató a 10 personas, estudiantes y un oficial de tráfico, e hirió a otros 33, mientras que los militantes talibanes detonaron una bomba en las afueras de la sede de la policía en la ciudad de Kandahar, matando a 11 e hiriendo a casi 90 personas. 

A pesar de la violencia en curso, los líderes políticos afganos sostuvieron conversaciones en Qatar a principios de esta semana con representantes de los talibanes, y ambas partes pidieron una reducción de las bajas civiles. "Al final de los dos días nos impresionó el liderazgo en todos los niveles de gobierno desde Kabul hasta las áreas locales, donde se ve que hay una inversión en las personas, en particular en el empoderamiento de las mujeres", dijo Mohammed.

La delegación de alto nivel de la ONU sostuvo reuniones con el presidente Ashraf Ghani y el presidente ejecutivo Abdullah Abdullah el sábado, y también se reunió con un grupo diverso de mujeres, organizado por la Primera Dama de Afganistán, Rula Ghani. También se reunieron con líderes religiosos, que tienen un papel crucial que desempeñar para reforzar el proceso de paz.

Pie de foto:  La vicesecretaria general Amina Mohammed junto a la Primera Dama de Afganistán, Rula Ghani.Fardin Waezi / UNAMA

Las mujeres en el centro

Durante la visita, la delegación viajó a las afueras de Kabul a la provincia de Bamyan, donde el UNFPA está ejecutando una serie de programas y servicios de apoyo para mujeres en edad reproductiva y familias, además de abordar la violencia de género. También visitaron un sitio de desminado de las Naciones Unidas y un lugar parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO de los Budas de Bamyan, que fueron dinamitados y destruidos por los talibanes en marzo de 2001 cuando gobernaron el país hasta la invasión aliada posterior ese año.

La vicesecretaria dijo que sus conversaciones cara a cara con mujeres afganas durante la misión la dejaron sin dudas de que ellas están "en roles de liderazgo, en la toma de decisiones, saben exactamente dónde quieren ir, y lo que necesitan es apoyo. "Hemos escuchado de ellas muchos mensajes: sobre las elecciones, que deben ser creíbles, oportunas, incluyentes y sus voces deben ser escuchadas", dijo. Según Mohammed el proceso de paz debe ser inclusivo: "inclusivo significa mujeres en el centro", especialmente cuando se trata de atender las necesidades de las víctimas de la violencia. “No se puede abordar la paz y su sostenibilidad, si no se puede llegar a un acuerdo de reconciliación del pasado. Así que esta ha sido una oportunidad increíblemente importante para nosotros ", dijo la funcionaria, señalando que durante el viaje también se sintieron satisfechas de ver las ganancias de las inversiones realizadas por el sistema de las Naciones Unidas y sus socios durante el años.

Un apoyo de varias aristas

La jefa de ONU Mujeres dijo que le había sorprendido hablar con mujeres que habían vivido con el legado opresivo del Gobierno talibán, que les prohibía asistir a la escuela, trabajar o incluso hablar en público o salir de la casa sin un hombre. "Estas mismas mujeres han defendido de manera consistente y valiente que se escuchen sus voces, que se aborden sus prioridades y que se reconozca a su agencia. Y no están solas, porque ONU Mujeres están aquí para respaldarlas en cada paso", dijo Mlambo-Ngcuka. 

Agregó que a medida que aumenta el impulso para las conversaciones de paz con los talibanes, garantizar la participación significativa de las mujeres en el proceso y en las próximas elecciones es más urgente que nunca. “Las mujeres deben poder ejercer su derecho a definir qué significa la paz para ellas y tener un asiento en la mesa donde se negocia el futuro del país. Solo entonces veremos florecer la paz duradera y la democracia en Afganistán", dijo la directora.

Pie de foto: La delegación de altas funcionarias de la ONU comparte con los trabajadores de desminado en Bamyan, Afganistán. Fardin Waezi / UNAMA

"Responsabilidad colectiva" para poner fin a la violencia de género

En Bamyan, Afganistán, alrededor de la mitad de las mujeres que dan a luz, todavía lo hacen en el hogar sin ningún asistente de parto especializado. La violencia de género es una preocupación crítica en la provincia, ya que alrededor del 20% de las mujeres experimentan algún tipo de violencia doméstica, dijo el UNFPA. La agencia administra una red de Centros de Protección Familiar junto con el Ministerio de Salud Pública de Afganistán, dentro de los principales hospitales e instalaciones de salud. También brindan apoyo a más de 100 centros que brindan servicios esenciales de salud reproductiva, materna e infantil a alrededor de 300.000 mujeres que viven en áreas de escasos recursos.

La jefa del UNFPA, Natalia Kanem, dijo que "poner fin a la violencia sexual y de género es nuestra responsabilidad colectiva. No solo afecta la dignidad, la salud y el bienestar de una mujer, sino que le impide participar activamente en su comunidad y contribuir a la paz". Kanem dijo que su agencia está en la primera línea del frente de esta batalla en Afganistán, y de hecho en todo el mundo, liderando la respuesta del sistema de la ONU sobre el terreno. "Si nos mantenemos unidos en nuestra búsqueda de la igualdad de género, los derechos humanos y la justicia, podemos prevenir este flagelo una persona, una comunidad, un país a la vez", dijo.

"A pesar del tremendo sufrimiento, la resistencia de las mujeres y las niñas que conocí en esta visita me dio esperanzas para el futuro de Afganistán. UNFPA está “dedicado a mejorar la salud y el bienestar de las mujeres afganas, sentando las bases para una vida de elección e igualdad. Estamos avanzando, pero todavía hay un largo camino por recorrer ", explicó Kanem. "Solo cuando las mujeres estén seguras y facultadas para tomar decisiones sobre sus cuerpos y vidas", señaló, "podrá el país lograr el desarrollo sostenible y la paz".