La planta solar más avanzada del mundo, que se construirá en Marruecos, tendrá sello español

 -  

Eva Cifuentes

Pie de foto: La planta solar más avanzada del mundo, que se construirá en Marruecos, tendrá sello español.

La empresa española TSK ha sido seleccionada para llevar a cabo el diseño y construcción de la que se convertirá en la planta solar más avanzada del mundo. El proyecto consiste en una planta híbrida fotovoltaica y termosolar, que tendrá su emplazamiento en la ciudad céntrica de Midelt, en Marruecos. La planta, para la cual se van a destinar más de 700 millones de euros, obtendrá 800 MW de potencia instalada con un mínimo de 5 horas de almacenamiento energético. 

Va a ser la primera del mundo en combinar estos dos tipos de energías en una construcción híbrida. Lo novedoso y beneficioso de esta planta es el poder combinar lo mejor de cada tipo de energía. Aúna la rentabilidad de la inversión y el mantenimiento que proporciona la fotovoltaica con la capacidad de generar electricidad en cualquier momento junto con la posibilidad de almacenaje energético a gran escala que permite la tecnología termosolar. ¿El resultado? Toda una planta solar que puede producir electricidad 24/7 a un precio muy rentable. Con ello, se consigue que una energía renovable y sostenible pueda competir en condiciones con los costes de las energías que contaminan más. Sin duda, su funcionamiento supondrá más opciones para luchar contra el calentamiento global y hará posible que apostar por energías limpias sea más asequible.

TSK será la encargada de diseñar y ejecutar la construcción de este novedoso y prometedor proyecto. La empresa española ha sido elegida por un comité de empresas conformado por EDF, una eléctrica francesa; la empresa marroquí Green of Africa y la emiratí Masdar. Según los planes establecidos, el levantamiento de la planta tendrá lugar a finales de 2019 y se estima que comience a funcionar en el año 2022. La empresa española se ha  posicionado como una de las mejores empresas en el ámbito solar, con más de 15 plantas construidas a sus espaldas y con unos beneficios en ventas durante el pasado 2018 de más de 1.000 millones de euros. Así pues, en la actualidad, se encuentra ejecutando diferentes proyectos en una treintena de países, y, además, en Marruecos, donde se va a levantar dicha planta híbrida, lleva dos décadas realizando proyectos de envergadura. 

Una tecnología prometedora que ya está levantando pasiones a nivel internacional. Kuwait, Estados Unidos o España, entre otros países, ya se han interesado por ella. De hecho, entidades de peso como el Banco Mundial, la Comisión Europea o la Agencia francesa para el desarrollo, entre otros organismos, han participado en la financiación de este proyecto. En la era del calentamiento global, el cambio climático y la disminución de los recursos, conseguir energías sostenibles a precios competitivos es un tema que interesa a todos los gobiernos.