La Policía francesa abate a un joven que decapitó a un profesor por enseñar imágenes de Mahoma

El autor del ataque, antes de acabar muerto, sacó una foto de la cabeza de la víctima para difundirla por redes sociales, según medios franceses
Miembros de la Policía francesa

AFP/FRANCK FIFE  -   Miembros de la Policía francesa

Nuevo atentado islamista en Francia vinculado con la difusión de imágenes de Mahoma. El país galo volvió a ser el escenario de un ataque por motivos islamistas relacionado con la exhibición de imágenes del profeta. En este caso, hace escasas horas, la víctima fue un profesor de educación secundaria que había enseñado imágenes de Mahoma durante una clase que versaba sobre la libertad de expresión.

El autor del asesinato por motivos religiosos fue un joven de 18 años que fue abatido poco después por la Policía francesa. Las autoridades identificaron al sospechoso fallecido como un joven origen checheno, según varios medios franceses, ya que no se ha divulgado públicamente su identidad y se desconoce si tenía antecedentes penales.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista se hizo cargo inmediatamente del caso y abrió una investigación por el atentado, ocurrido a unos 50 kilómetros al noroeste de París y que ha vuelto a golpear a la nación gala, en este caso dentro de un sector delicado como es de la enseñanza. 

La ofensiva ocurrió hacia las 17:00 hora local cuando el atacante decapitó a la víctima cerca del instituto donde trabajaba, en Conflans-Sainte-Honorine, en plena calle y mientras gritaba "Alá es grande", según varios testigos citados por medios locales.

El presunto autor fue parado apenas a 200 metros, pero ya en la vecina localidad de Eragny, por una patrulla de Policía. El hombre se acercó de forma amenazadora con un cuchillo de grandes dimensiones a los agentes, por lo que estos le dispararon causándole la muerte.

El sospechoso llevaba un cinturón que hizo temer que tuviera explosivos, por lo que acudió un equipo de artificieros y se estableció un perímetro de seguridad. El agresor llegó a tomar una foto de la cabeza decapitada y se llegó a mostrar en redes sociales para reivindicar su acción, pero rápidamente fue borrada. La Policía investiga si fue el mismo atacante o un cómplice quien subió este contenido a Twitter, el cual iba acompañado del siguiente texto: "En nombre de Alá he ejecutado a uno de esos perros del infierno que osó mofarse de Mahoma", según informó la emisora France Info. En el mensaje había amenazas contra el presidente de Francia, Emmanuel Macron, definido como "el dirigente de los infieles".

El presidente Emmanuel Macron se desplazó a Conflans-Sainte-Honorine, donde enseñaba la víctima y ocurrió el asesinato, para reunirse con sus compañeros y mostrar su respaldo a la comunidad educativa.

Tras el encuentro, Emmanuel Macron hizo unas declaraciones oficiales ante los medios y definió el ataque como "atentado terrorista islamista" y una ofensiva a los "valores" democráticos y laicos de la República francesa. Sobre todo, recalcó el apoyo de toda Francia a la comunidad educativa "para defenderles y permitirles hacer su trabajo: hacer ciudadanos libres". Los terroristas "no pasarán" y "el oscurantismo religioso no ganará", aseveró el dirigente galo. 

Mientras, El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, condenó "la monstruosidad del terrorismo islámico" y afirmó que "la República ha sido atacada esta noche". También anunció que este sábado se reunirá con representantes de profesores y de padres de alumnos.

Toda la comunidad educativa francesa emitió una reacción unánime de condena y de defensa de la educación libre y laica. Todo ello, tras un atentado brutal que vuelve a recordar imágenes del pasado, como las del ataque contra miembros del semanario satírico francés Charlie Hebdo hace cinco años.