La preocupante expansión del yihadismo en el Sahel

Después de las masacres en la zona, Níger debe hacer frente al terrorismo
Atalayar_Terrorismo Sahel

AP/LEKAN OYEKANMI  -   Se está produciendo un aumento de la actividad terrorista en la región del Sahel

Los ataques terroristas se han multiplicado desde principio de año en Níger. La semana pasada, 58 personas, entre ellas seis niños, fueron asesinados en la región de Tillabéri cuando regresaban de un mercado local. El pasado domingo el terrorismo volvió a atacar al país africano. 137 personas fueron asesinadas en Tahoua, zona fronteriza con Mali. Los terroristas organizaron tres masacres simultáneas en tres poblados: Intazayane, Bakorate y Akifakif. Ese mismo domingo, el Tribunal Constitucional de Níger anunció la victoria de Mohamed Bazoum en las elecciones presidenciales celebradas el pasado mes de febrero. Bazoum ha prometido combatir la inseguridad y hacer frente a las amenazas del grupo yihadista Boko Haram.

António Guterres, secretario general de la ONU, también condenó este “ataque atroz de hombres armados contra civiles”. Asimismo, instó “a los países del Sahel a continuar sus esfuerzos, en estrecha colaboración con organizaciones regionales y socios internacionales, para abordar estas graves amenazas a la seguridad y estabilidad en la región y más allá”. ACNUR también ha mostrado su condena y preocupación por las masacres de los últimos días y añade que “está evaluando las necesidades y preparándose para ayudar a las personas afectadas con la atención médica y para ofrecer servicio de protección”. Por otra parte, Marie-Pierre Poirier, directora de UNICEF señala que entre los fallecidos figuran niños de entre 11 y 17 años. “El aumento de la violencia armada en la región de Sahel Central está teniendo un impacto devastador en la supervivencia, educación, protección y desarrollo de los niños”, lamentó Poirier. 

Atalayar_Antonio Guterres
PHOTO/MARK GARTEN/ONU - El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres

Después de la derrota a grupos yihadistas en lugares de Oriente Medio como Irak o Siria, el yihadismo ha ganado fuerza en la zona del Sahel. España, al igual que la Unión Europea, tienen en cuenta esta peligrosa expansión del yihadismo en la zona. Julio Herráis España, embajador español en Misión Especial para el Sahel, considera que debemos estar atentos a las acciones que están ocurriendo en el Sahel y no bajar la guardia. “Estamos en el punto de mira de varias organizaciones terroristas”, advierte. El Ministerio de Exteriores también ha expresado su preocupación por la crítica situación de la zona y “su compromiso con la lucha contra el terrorismo en la región del Sahel. Cristina Gallach, secretaria de Estados de Asuntos Exteriores ha señalado el “crecimiento extraordinario” en la captación de yihadistas en redes sociales durante la pandemia de la covid-19. Asimismo, ha asegurado que el terrorismo yihadista sigue siendo una de las principales amenazas para la seguridad internacional y para España en particular. Francia es otro país que mira con preocupación a la región del Sahel. Desde 2014 soldados franceses luchan contra el terrorismo en la zona bajo la misión Barkhane. El país galo quiere involucrar también a Estados Unidos en el Sahel. En una reunión reciente en el ‘think tank’ Atlantic Council Emmanuel Macron anunció que Estados Unidos y Francia trabajan en la región. “En los próximos meses nuestra cooperación con Estados Unidos en el Sahel en materia de seguridad y en cuestiones de desarrollo será absolutamente fundamental”, señaló Macron. Esto supondrá un cambio en la política exterior estadounidense, ya que durante la Administración Trump esta zona y África en general no tuvo relevancia. 

Atalayar_Niger
AFP/BOUREIMA HAMA - Unas personas se encuentran entre los escombros de una casa dañada, en Níger

Níger no es el único país en la región que tiene que combatir el terrorismo, Mali también ha experimentado un aumento de ataques yihadistas en los últimos meses. Según el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET), el pasado mes de febrero Mali sufrió el mayor número de ataques terroristas de la zona del Sahel Occidental. A diferencia de Níger, la mayor parte de los ataques en Malí se dirigen contra militares. En ese mes 18 soldados fueron asesinados y 36 resultaron heridos. En otro ataque contra una base militar los terroristas lograron hacerse con el control de esas instalaciones militares. En enero, dos militares franceses fueron asesinados por un artefacto explosivo. Estos soldados pertenecían a la fuerza francesa Barkhane.

Algunos de los factores que causan el avance de esta radicalización en la zona son las pésimas medidas de los Gobiernos de la región en cuanto al fanatismo religioso y la desoladora situación económica en la que está sumida gran parte de los países del Sahel. Asimismo, existe una gran preocupación en zonas costeras como el golfo de Guinea, donde las milicias yihadistas pueden aliarse con grupo relacionados con la piratería.