PUBLICIDAD

Iberdrola

La presión internacional aumenta sobre Argentina ante la falta de acuerdos con el FMI para la refinanciación de su deuda

La complicada situación se evidencia en los mercados del mundo con caídas de los bonos y la depreciación del peso argentino frente al dólar, mientras la Administración estadounidense alienta al Gobierno de Fernández a presentar un plan económico “sólido”
AFP/PRESIDENCIA ARGENTINA/ESTEBAN COLLAZO

AFP/PRESIDENCIA ARGENTINA/ESTEBAN COLLAZO  -   El presidente Alberto Fernández, en la residencia presidencial de Olivos, Buenos Aires, Argentina

La propuesta sobre la deuda que el FMI concedió a Argentina en 2018 sigue siendo un punto pendiente en la agenda del Gobierno de Alberto Fernández. A comienzos de 2020, el presidente argentino equiparaba la negociación de la deuda internacional como una “partida de póker”, ante la presión de los acreedores privados.

No es verdad que no tengamos un plan. Es verdad que no lo contamos y no lo contamos porque estamos en plena negociación. Y contarlo sería descubrir las cartas. Estamos jugando al póker y no con chicos”, afirmó en 2020 durante una conferencia en el Sciences Po, en París.

Tras años de conversaciones, la incertidumbre sigue aumentando ante la falta de acuerdo con el FMI en la renegociación de los más 40.000 millones de dólares, enmarcada en un contexto de dificultad financiera del país y la falta de confianza internacional.

Ministerio de Economía de Argentina
Ministerio de Economía de Argentina

En cumplimiento de los acuerdos, Argentina deberá abonar en marzo 2.900 millones de dólares, una cantidad que la economía del país no puede afrontar, por lo que deberá acordarse un nuevo aplazamiento con el FMI y los acreedores del Club de París.

Martin Guzmán, ministro argentino de Economía, afirmó la existencia de un acuerdo prácticamente cerrado con el FMI, a la espera de confirmar " la velocidad” de los pagos pendientes, aunque “aún queda camino por recorrer”, señaló.

El FMI reconoció públicamente que el préstamo argentino, el más grande de la historia de la entidad, no ha cumplido su objetivo de restaurar la confianza en el mercado nacional y ha retrasado el plan de pagos establecido, obligando al Gobierno argentino a solicitar un programa de ampliación que otorgaría un periodo de al menos cuatro años exentos de pagos, antes de comenzar a abonar la deuda, para lo cual el FMI exige un plan estructurado y sólido que especifique cómo lograr reducir el déficit fiscal y los altos niveles de inflación.

PHOTO/REUTERS  -  El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken
PHOTO/REUTERS - El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken
Posicionamiento de Estados Unidos

La compleja situación se ha evidenciado en los mercados del mundo, los bonos han sufrido caídas y el peso argentino continúa su depreciación frente al dólar, mientras, el pesimismo se extiende entre la sociedad argentina que no vislumbra una solución económica temprana.

Esta semana las autoridades estadounidenses reclamaron la necesidad de un plan económico estable para justificar la propuesta realizada al FMI. Brian Nichols, subsecretario de Estado para las Américas, quiso mostrar su apoyo a Argentina “Queremos ver una Argentina fuerte, próspera, exitosa y esperamos que Argentina llegue a un acuerdo con el FMI y esperamos apoyar ese proceso", afirmó a través de una teleconferencia.

Durante el encuentro con Santiago Cafiero, canciller argentino, Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, “alentó a la Argentina a presentar un marco de política económica sólido que devuelva el crecimiento al país”, señaló el martes el departamento de Estado en su comunicado.

Banco Central de Argentina
Banco Central de Argentina

Crisis en Argentina

La situación económica del país se ha visto afectada por la pandemia de COVID-19 que continúa azotando el país, a lo cual se suma el desabastecimiento y la desconfianza creciente propiciada por la falta de acuerdos sobre la deuda de la nación. La tasa de riesgo argentina se ha situado por encima de los 1.900 puntos y los bonos en dólares disminuyeron su valor con tasas de retorno de en torno al 25% anual, y el peso se devaluó hasta los 213 pesos por dólar.

A pesar del proceso de negociación, el Gobierno de Alberto Fernández aseguró que continuará con los pagos de la deuda establecidos hasta alcanzar un acuerdo para la refinanciación de los más de 40.000 millones de dólares de deuda con el FMI.

"Por el momento, estamos llevando adelante negociaciones y no sabemos en qué momento se va a avanzar con el acuerdo con el FMI. Todos sabemos que Argentina ha decidido pagar en tanto se llegue al acuerdo", confirmó en rueda de prensa la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

Coordinador de América Latina: José Antonio Sierra.