La prevención como antídoto a la radicalización

Casa Árabe Madrid acoge el seminario ‘Juventud y prevención de la radicalización en Marruecos’
El seminario ha contado con dos mesas redondas. La segunda se ha centrado en analizar experiencias prácticas en materia de prevención de la radicalización

PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR  -   El seminario ha contado con dos mesas redondas. La segunda se ha centrado en analizar experiencias prácticas en materia de prevención de la radicalización

Cuanto más trabajamos en materia de radicalización, más nos damos cuenta de lo poco que sabemos sobre el tema”. Es una advertencia, pero también una llamada a la acción y a la concienciación de toda la sociedad. Este es uno de los mensajes más destacados que ha transmitido Inmaculada Marrero Rocha, secretaria ejecutiva de la Fundación Euroárabe durante su ponencia en el seminario ‘Juventud y prevención de la radicalización en Marruecos’, organizado conjuntamente por la Fundación Cideal de cooperación e investigación y Casa Árabe en Madrid, con la colaboración de Cooperación Española.

La idea expresada por la profesora Marrero resume con acierto el espíritu del foro, así como el estado actual de las investigaciones académicas sobre el fenómeno de la radicalización en los jóvenes, en particular, de los discursos que llaman a la acción violenta en nombre del yihadismo: se avanza poco a poco, pero continúa habiendo mucho trabajo por hacer, puesto que se trata de un fenómeno muy complejo. En líneas generales, los ponentes han resaltado la relevancia de la prevención como la vía adecuada para evitar que los mensajes extremistas, independientemente de la ideología a la que estén ligados, calen entre los jóvenes.

La conferencia ha tenido lugar en el salón de embajadores de la sede de Casa Árabe en Madrid. Han ejercido como anfitriones los directores generales de las entidades organizadoras: Pedro Martínez-Avial por parte de Casa Árabe y Manuel Gómez Galán en representación de la Fundación CIDEAL, especializada en el ámbito de la cooperación internacional. El seminario se ha dividido en dos sesiones. La primera ha tenido como objeto describir los procesos de radicalización y las estrategias para su posible prevención en el caso concreto de Marruecos; la segunda ha dado voz a diversos ponentes que han desarrollado en sus respectivos ámbitos profesionales diversos programas para frenar esos procesos. 

La primera parte del ciclo ha estado protagonizado por Carola García-Calvo, que forma parte como investigadora principal del Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, y por Mohamed Fuad Amrani, director general de la Asociación ATIL (Asociación Tetuaní de Alternativas Sociolaborales). La ponencia de García-Calvo se ha centrado más en la dimensión académica de la radicalización; un aspecto sobre el cuál Elcano -así como otros laboratorios de ideas- ha registrado una abundante producción académica a lo largo de los últimos años. 

La reputada analista ha desgranado, en concreto, los factores que influyen en la radicalización de los individuos vulnerables; ha especificado que existen variables “a nivel micro, meso y macro” asociadas a su situación psicológica, sociológica o económica que pueden constituir detonantes de un proceso de radicalización. Establecer indicadores adecuados para estos parámetros es importante para cortar la escalada ideológica a tiempo.

Amrani, por su parte, ha explicado algunos de los proyectos de su entidad, con base en Tetuán. ATIL sitúa en el centro de sus esfuerzos a los jóvenes que se encuentran en situaciones más complicadas. La entidad trabaja para ofrecerles posibilidades de inserción laboral en su entorno y herramientas para identificar narrativas yihadistas.

Los ponentes han explorado diferentes fórmulas que, en el futuro, pueden servir para frenar la radicalización de los jóvenes
PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR - Los ponentes han explorado diferentes fórmulas que, en el futuro, pueden servir para frenar la radicalización de los jóvenes
Trabajo de proximidad y metodologías novedosas

ATIL es beneficiaria de los programas de ayuda de AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). El organismo público ha tenido, asimismo, presencia en la segunda parte del foro. Una de las intervenciones ha corrido a cargo de Daniel Pelufo, encargado de coordinar el Convenio AECID en Marruecos. Pelufo ha descrito el funcionamiento de uno de los proyectos que tiene en marcha la Fundación CIDEAL. 

El programa se titula Shabab Mutasamih (‘Juventud tolerante’) y opera en tres barrios marginales de Tánger, M’diq-Findeq y Casablanca. Según ha explicado Pelufo, su objetivo reside en contribuir a la “inserción comunitaria, la orientación profesional y el refuerzo de las capacidades de los jóvenes”. “En Marruecos, hay una urbanización acelerada; encontramos una población joven muy mayoritaria que, a menudo, no encuentra su espacio. Nuestro enfoque debe incluirlos”, ha analizado. Para que esta premisa sea una realidad, CIDEAL trabaja con una serie de agrupaciones locales que desarrollan el trabajo de campo: “A veces, identificar a los jóvenes que corren mayor riesgo es lo más complicado. El trabajo en cascada es importante para que sea lo más cercano posible”.

Daniel Pelufo, coordinador del Convenio AECID con Marruecos
PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR - Daniel Pelufo, coordinador del Convenio AECID con Marruecos

La conexión directa con las personas vulnerables a la radicalización es fundamental para garantizar que la prevención llegue a tiempo. Ahora bien, ¿de qué herramientas pueden disponer profesores, asistentes sociales, monitores u otros profesionales que tratan a diario con niños para reaccionar a estos procesos? Responder a esta pregunta es la finalidad principal del proyecto ARMOUR, desarrollado desde la Fundación Euroárabe. Su secretaria ejecutiva, la profesora en la Universidad de Granada Inmaculada Marrero Rocha, ha esbozado brevemente la labor de la institución.

“Trazar perfiles de los radicales es muy arriesgado; no proporciona información demasiado útil y suele dar lugar a respuestas desproporcionadas”, ha sentenciado Marrero. ARMOUR, precisamente, aboga por trabajar caso por caso con adolescentes en riesgo de sucumbir a las narrativas extremistas. Por el momento, el programa se aplica en siete laboratorios experimentales que reúnen a los llamados profesionales de primera línea y a los beneficiarios del proyecto.

Inmaculada Marrero Rocha, secretaria ejecutiva de la Fundación Euroárabe, e Ignacio Suárez, coordinador del Área de Estrategia e Innovación de la Fundación CIDEAL
PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR - Inmaculada Marrero Rocha, secretaria ejecutiva de la Fundación Euroárabe, e Ignacio Suárez, coordinador del Área de Estrategia e Innovación de la Fundación CIDEAL
Problema global, soluciones locales

A nivel público, el nivel local de gestión es fundamental para poder aplicar estrategias concretas de prevención de la radicalización. Julio Andrade, otro de los ponentes del seminario, conoce perfectamente esta realidad. Con una larga experiencia en el Ayuntamiento de Málaga y en el CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado), Andrade es, actualmente director de CIFAL Málaga (Centro Internacional de Formación para Autoridades y Líderes), dedicado a proporcionar instrucción a figuras públicas y privadas para que los asuntos públicos se traten con más información y desde las perspectivas adecuadas. Se trata de la única entidad en España asociada al Instituto de Naciones Unidas para la Formación y la Investigación (UNITAR).

“La prevención de la radicalización ha fallado porque la aproximación se ha hecho desde el punto de vista de la seguridad”, ha manifestado Andrade. Ha manifestado que, para construir comunidades resilientes, el enfoque de la prevención ha de ser, ante todo, social y “basado en la generación de confianza”. Igual que Pelufo, ha señalado que es de vital importancia que las administraciones públicas formen redes de trabajo con el sector privado e instituciones de la sociedad civil. No obstante, Andrade ha advertido de que los proyectos precisan de inversión decidida por parte del poder público municipal.

Julio Andrade (der.), director de CIFAL Málaga
PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR - Julio Andrade (der.), director de CIFAL Málaga, junto a Inmaculada Marrero Rocha e Ignacio Suárez
Desmotando el mensaje

La cultura es, asimismo, una esfera donde puede prestarse batalla a los discursos radicales. La profesora Hana Jalloul, que imparte clases e investiga en la Universidad Carlos III de Madrid, ha resumido las líneas maestras de su trabajo, que se centra en deconstruir la narrativa yihadista en el plano de la cultura islámica y los textos del Corán. No obstante, Jalloul ha querido comenzar su intervención recordando que los procesos de radicalización no son patrimonio de ninguna corriente de pensamiento: “Si ligamos estrictamente procesos de radicalización a una ideología, estigmatizamos a colectivos enteros”.

“El conocimiento de la ley islámica no debe darnos miedo”, ha animado la investigadora, que ha vinculado los procesos de radicalización entre los jóvenes musulmanes a su desarraigo. “Muchos asumen causas que no les son propias solamente porque les dan una identidad, una pertenencia a la ‘Umma’ [término que, en árabe, designa a la comunidad de creyentes]”, ha detallado Jalloul, que basa este enfoque en las teorías de autores como J.M. Berger y J.C. Turner.

Hana Jalloul, experta en prevención de la radicalización y profesora en la Universidad Carlos III
PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR - ​​​​Hana Jalloul, experta en prevención de la radicalización y profesora en la Universidad Carlos III, junto a Julio Andrade

La jornada ha sido clausurada por Ignacio Suárez, coordinador del Área de Estrategia e Innovación de la Fundación Ideal, y por Karim Hauser, coordinador de Política Internacional de Casa Árabe. Ambos han agradecido la asistencia de los ponentes y han resaltado la importancia de hacer frente a los discursos polarizadores con herramientas concretas.