La primera delegación oficial de Israel viaja a Bahréin

Esta visita será la primera de muchas desde el acuerdo firmado la semana pasada para normalizar relaciones entre Israel, Emiratos y Bahréin
Netanyahu

AFP/MENAHEM KAHANA  -   El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu

El mundo sigue en movimiento tras los Acuerdos de Abraham y nuevos escenarios se presentan en la península arábiga. Ahora los israelíes viajan con tranquilidad por los reinos del Golfo y, aunque todavía no han normalizado las relaciones con todos los países, ya pueden hacer visitas oficiales sin desencadenar tensiones regionales.

La primera delegación de Israel ha llegado a Bahréin para mantener conversaciones después de la firma de los Acuerdos de Abraham la semana pasada. Una firma histórica ya que, después de treinta años de bloqueo, dos países árabes han dado el paso de normalizar sus relaciones con el Estado judío.

Un portavoz del Gobierno bahreiní ha explicado que el motivo de la visita será: "discutir sobre distintas áreas de cooperación entre ambos países", sin dar más detalles al respecto. Los principios de cooperación económica, tecnológica y de desarrollo sanitario aparecían en los acuerdos como puntos clave para iniciar las relaciones.

La visita ha tenido lugar un día después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, mantuviera una conversación telefónica con el príncipe heredero de Bahréin, Salman bin Hamad al-Jalifa. Estos contactos son una novedad y cada día serán más usuales en la agenda de ambos países.

Netanyahu declaró tras la conversación que: “ambos habían reiterado los principios de los 'Acuerdos de Abraham', además de debatir sobre cómo se podrá ampliar el trato con nuevo contenido". Estas declaraciones dejan muchas puertas abiertas de cara, sobre todo, al conflicto de Oriente Medio, que, de momento, no aparece en ninguno de los doce puntos del acuerdo.

El primer ministro judío ha recalcado que el objetivo principal es "convertir esta paz general en una paz económica, tecnológica y turística. Habrá noticias muy pronto sobre los pasos prácticos a seguir", zanjó el líder dejando cientos de incógnitas por resolver.

A pesar de Palestina, los acuerdos cuentan con el visto bueno de la comunidad internacional

Los Gobiernos de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin e Israel firmaron el 15 de septiembre un acuerdo histórico para Oriente Próximo en la Casa Blanca, con el apoyo y la mediación del Gobierno estadounidense.

El pacto ha sido rechazado por la Autoridad Palestina y el primer ministro palestino, Mohammad Shtayé, que ha argumentado que estos acuerdos son "dolorosos y no cambian en nada la realidad". Shtayé ha destacado que los Acuerdos de Abraham suponen "un golpe al consenso árabe". 

Estados Unidos y Bahréin
AFP - El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Abdullatif bin Rashid al-Zayani, a su llegada a la capital Manama en agosto de 2020

Y así es, ya que la Liga Árabe rehúye de realizar una declaración conjunta condenando o celebrando este pacto. Mientras tanto, entre bambalinas, más Estados árabes empiezan a planear la normalización de relaciones con Israel. 

Se rumorea que los siguientes países podrían ser Omán y Sudán, que ya mantienen contacto y acuerdos económicos con Israel de manera privada, según afirmaba la semana pasada el periodista Henrique Cymerman en una conferencia con la prensa internacional. El apoyo de la comunidad internacional a esta normalización de relaciones está siendo apabullante para sorpresa de los palestinos.

Sin ir más lejos, en Ammán se ha celebrado una reunión ministerial cuatripartita sobre la cuestión palestina, en la que han participado los ministros de Asuntos Exteriores de Egipto, Jordania, Alemania, Francia y un representante de la Unión Europea.

La reunión ministerial se centró en intercambiar puntos de vista sobre el estado actual del proceso de paz en Oriente Medio y sus implicaciones, además de apoyar un arreglo político integral y justo del problema palestino basado en el principio de la solución de dos Estados independientes.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo que "los recientes acuerdos de paz son muy importantes para lograr la estabilidad en la región” mientras afirmaba que estaban decididos a apoyar esta estabilidad. Para no dejar dudas ante su discurso, también señaló que "la suspensión de Israel de la anexión de tierras palestinas debe finalizar". Le Drian consideró que los acuerdos de paz entre Bahréin, Emiratos Árabes Unidos e Israel lograrán una paz regional en Oriente Próximo.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, dio la bienvenida a los acuerdos y dijo que " se pueden utilizar para resolver el conflicto palestino-israelí". También el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, apoyó este pacto recalcando que "la paz integral es una opción estratégica para todos”. 

El canciller egipcio, Sameh Shoukry, consideró esta normalización como un paso importante, destacando la importancia de alcanzar una solución integral que satisfaga las demandas del pueblo palestino. "Las negociaciones entre la Autoridad Palestina e Israel deben reanudarse, y la solución al conflicto palestino-israelí radica en el establecimiento de un Estado palestino", abogada Shoukry. 

Durante esta reunión ministerial se ha discutido sobre las distintas formas que existen para apoyar el proceso de paz de Oriente Medio desde el exterior. Muchos países de fuera de la península están interesados en la estabilidad de la región, sobre todo con el aumento de la influencia de Irán y Turquía en Oriente Próximo, países en discordia militar, económica y diplomática con Israel y la Liga Árabe.