PUBLICIDAD

Iberdrola

La razón detrás del desempeño de monedas latinoamericanas que superan a economías desarrolladas

El real brasileño y el peso mexicano han sido divisas líderes en 2022
divisas-economia

PHOTO/FILE  -   El real brasileño y el peso mexicano han superado a las naciones del G10 y otros mercados emergentes en 2022

Dos monedas latinoamericanas, el real brasileño y el peso mexicano, han superado notablemente a las naciones del G10 y otros mercados emergentes en 2022 a pesar de la fuerte apreciación del dólar estadounidense.

A fines de septiembre de 2022, el índice del dólar, que compara el dólar con un promedio ponderado de otras seis monedas, subió a un máximo de 20 años con 114 puntos. Pero a principios de octubre, el real subió un 7,2% frente al dólar en 2022 y el peso mexicano subió un 2,5%.

El real brasileño comenzó 2022 a una tasa de 5,5 por dólar, cayó a un mínimo de 4,6 en abril, pero volvió a 5,5 en agosto y desde entonces ha oscilado entre 5,0 y 5,5. Por su parte, el peso mexicano se ha mantenido aún más estable, alcanzando una tasa de 21,4 pesos por dólar en febrero, pero cayendo a un mínimo de 19,5 en junio y rondando los 20,0 en otoño.

Si bien otras monedas latinoamericanas, como el nuevo sol peruano y el peso colombiano, no han obtenido ganancias netas frente al dólar este año, estas se están desempeñando aún mejor que sus contrapartes de economías avanzadas, como el euro, la libra esterlina y el yen japonés.

colombia-banco-central
REUTERS/LUISA GONZALEZ - Logotipo del banco central de Colombia
Bancos centrales activos

Una de las razones de la fortaleza relativa del real y el peso mexicano son las sólidas políticas del Banco Central que aumentaron agresivamente las tasas de interés internas en anticipación y en respuesta a los aumentos de las tasas de interés de EE. UU. este año.

En junio de 2022, OBG detalló cómo los mercados emergentes estaban más preparados que antes para manejar el desafío fiscal del aumento de las tasas de EE. UU.; gracias a las medidas de política activa de los bancos centrales, mayores reservas de divisas, economías más diversificadas y más relaciones comerciales.

El Banco Central de Brasil fue el más agresivo, implementando 12 aumentos consecutivos de tasas para impulsar su tasa del 2% en marzo de 2021 al 13,75% el mes pasado, pero ha señalado que detendrá estos movimientos luego de que los precios al consumidor registraran dos caídas mensuales consecutivas. Asimismo, México ha aumentado su tasa un 5,25 % desde junio de 2021, incluido un aumento del 0,75 % el 29 de septiembre llegando a 8,5%, ya que la inflación alcanzó un máximo de dos décadas en la primera mitad del mes.

Como punto de comparación, el peso colombiano cayó después de que el banco central del país promulgó un aumento de tasas menor al esperado del 1% a finales de septiembre.

Las tasas de interés más altas tanto en Brasil como en México también han creado rendimientos más fuertes para los inversionistas en comparación con los rendimientos decrecientes de los bonos del Tesoro de EE. UU., contribuyendo al desempeño positivo del real y el peso mexicano, tendencias que se espera que continúen.

Al estar a la vanguardia en términos de aumentos de las tasas de interés de EE. UU., ambos países han ayudado a proteger sus economías.

De manera proactiva y con visión a más largo plazo, el Banco Central de México se está preparando para lanzar bonos verdes y sostenibles en línea con su compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, como detalló OBG la semana pasada.

mexico-economia
REUTERS/CARLOS JASSO - Vendedores en la Central de Abastos, en la Ciudad de México
Fortaleza de productos básicos

El aumento de los precios de las materias primas tras la guerra de Rusia en Ucrania, y el anuncio de la prohibición de la Unión Europea sobre las importaciones de petróleo por vía marítima de Rusia en junio, abrió oportunidades para que los países latinoamericanos aumentaran la producción y obtuvieran una nueva participación en el mercado mundial. Esto tuvo un impacto favorable en los principales países productores de petróleo como Brasil y México.

Los ingresos por exportaciones de petróleo crudo de la empresa petrolera estatal de México, Petróleos Mexicanos, aumentaron a 22.300 millones de dólares durante los primeros ocho meses de 2022, un aumento del 42% con respecto al mismo período de 2021.

Sin embargo, la decisión de la semana pasada de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otras naciones productoras de petróleo líderes (una alianza conocida como OPEP+) de limitar la producción va a acelerar aún más esta tendencia de las economías desarrolladas a buscar seguridad de suministro en América Latina, aunque el recorte impedirá que México produzca más de 1,75 millones de barriles por día (bpd), después de que promedió 1,85 millones de bpd en agosto.

Mientras tanto, Brasil, que no es miembro de la OPEP, ha aumentado constantemente su producción de petróleo en los últimos años, y su producción de alrededor de 3 millones de bpd contribuyó al primer superávit presupuestario del país en 2022 desde 2013.

Con el aumento de las exportaciones de petróleo de Rusia a China, la participación de Brasil en las exportaciones a su mayor comprador, China, cayó un 36% en la primera mitad del año, pero aumentó las exportaciones a otros (sobre todo a EE. UU. y España) y registró un alza de 30% de sus ingresos en la primera mitad de 2022, a 19,300 millones de dólares gracias a los precios elevados del petróleo.

El país apunta a un aumento del 70% en la producción de petróleo para fines de la década, y la petrolera estatal Petróleo Brasileiro, mejor conocida como Petrobras, anunció el año pasado que invertiría 68.000 millones de dólares bajo su Plan Estratégico 2022-26 para cumplir estos objetivos.

brasil-petroleo
AP/LEO CORREA - Plataforma petrolífera en las aguas de la Bahía de Guanabara en Niteroi, Brasil
Cambiando las cadenas de suministro

Mientras que las tensiones comerciales y la pandemia de COVID-19 alejan a EE. UU. de producciones en China, nuevas inversiones llegan a Brasil y México para satisfacer la demanda en las economías desarrolladas cercanas.

El año pasado, muchos predijeron que EE. UU. se volcaría a América Latina para satisfacer necesidades de fabricación e importación cerca de casa y, de hecho, el comercio ha aumentado.

Después de oscilar entre 30.000 millones y 35.000 millones de dólares en 2021, las importaciones mexicanas a los EE. UU. aumentaron a máximos históricos en 2022, oscilando entre 37.000 millones y 41.000 millones de dólares. México se convirtió en el principal socio comercial de EE. UU. en agosto; encabezado por la exportación de computadoras, vehículos de pasajeros y autopartes.

China incluso ha tratado de invertir en instalaciones de fabricación en México para eludir los aranceles de EE. UU. y acortar los costos de envío a EE. UU. La inversión china en México aumentó de 154 millones de dólares en 2016 a 271 millones de dólares en 2017 y 420 millones de dólares en 2018 durante la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Aunque se desaceleró en 2019 y durante la pandemia, la cifra alcanzó los 493 millones de dólares en 2021.

El comercio entre Brasil y EE. UU. también alcanzó un récord de 42.700 millones de dólares en la primera mitad de 2022, un aumento del 43% desde 2021, cuando los dos países tuvieron el mayor volumen comercial de la historia. El mes pasado, los países firmaron un acuerdo de reconocimiento aduanero que permite a las empresas brasileñas reconocidas facilitar exportaciones más rápidas y evitar la burocracia.

bolsonaro-brasil
AFP/PRESIDENCIA BRASILEÑA/MARCOS CORREA - Jair Bolsonaro, presidente de Brasil
Riesgos a futuro

La fortaleza de una moneda frente al dólar estadounidense es en la mayoría de los aspectos un desarrollo positivo, pero puede causar desafíos, ya que una desaceleración o recesión económica mundial también debilitaría los precios de las materias primas, así como el real brasileño y el peso mexicano.

Esta preocupación es más fuerte para México, cuya economía está intrincadamente ligada a la de Estados Unidos. Además, las remesas de EE. UU., que aumentaron durante la pandemia y se han mantenido fuertes en 2022, también disminuirían en tal escenario, reduciendo el flujo de dólares al país y debilitando el peso mexicano.

El turismo ha sido considerado otro componente clave del desempeño del peso mexicano, generando 16,5 mil millones de dólares de enero a julio de este año, un aumento del 65 % con respecto al mismo período de 2021. Sin embargo, los turistas en general han disminuido en comparación con 2019, por lo que este sector ofrece potencial para un mayor crecimiento en el futuro.

Los riesgos de Brasil son más variados, pero la preocupación más inmediata es política. El real disfrutó de su semana de mejor desempeño en octubre desde fines de julio debido a un aumento en los precios del petróleo, aunque se espera volatilidad en las próximas semanas dada la incertidumbre actual en torno a las elecciones presidenciales, cuya ronda final está fijada para el 30 de octubre.

Otro riesgo importante para Brasil es su dependencia de China para las exportaciones. De los tres principales productos básicos de exportación de Brasil, en 2020 China representó el 73,1% de sus exportaciones de soja, el 70,1% de su mineral de hierro y el 57,3% de su petróleo. Se espera que el crecimiento del PIB de China caiga del 8,1 % en 2021 a aproximadamente el 3,2% en 2022 debido a la crisis del mercado inmobiliario y los bloqueos provocados por su política de cero COVID-19. Esto subraya el impacto que podría tener una desaceleración en China.