La relación Turquía-Egipto continúa alejando a Erdogan de los Hermanos Musulmanes

La Hermandad ha disuelto su oficina administrativa en Turquía y aplazado las elecciones previstas para este mes
Atlayar_Erdogan-al-Sisi (2)_0

 -  

Turquía lleva ya tiempo moviéndose para conseguir acercarse a Egipto con el objetivo de ganar un aliado fuerte en la costa del Mediterráneo oriental. Obtener un acuerdo beneficioso para ambos en lo que a la consecución de gas natural se refiere lleva meses siendo uno de los guiones marcados en rojo en la agenda de Recep Tayyip Erdogan. Tampoco es novedad que el acercamiento a los egipcios no iba a ser sencillo debido a los vínculos históricos que siempre han dividido a ambos países, como es la relación de los turcos con los Hermanos Musulmanes, de los que ahora, y desde hace poco tiempo, pretenden distanciarse para ganarse la confianza de El Cairo.

Los Hermanos Musulmanes, como no podía ser de otra manera, no atraviesan su mejor momento tras el distanciamiento que se está produciendo con Ankara. Ibrahim Munir, guía en funciones del Comité Administrativo Superior de los Hermanos Musulmanes, está muy descontento con el deficiente funcionamiento del buró administrativo y del Consejo de la Shura en Turquía, según Arabi21. El mismo medio ha informado de que ha disuelto el buró administrativo en Turquía y ha aplazado las elecciones que estaban previstas para este mismo mes de julio.

Atalayar_Las banderas de la Hermandad Musulmana_1
PHOTO/AFP - Banderas de los Hermanos Musulmanes

Algunas de las directrices generales de los Hermanos Musulmanes fueron ignoradas, como la reunificación del grupo, la ampliación del Consejo General de la Shura y la reforma del Comité Central. El miembro del Partido Libertad y Justicia, Mohammad Saber, ha hablado sobre las decisiones que se están tomando en el seno de la organización – considerada por países como Estados Unidos o incluso la Unión Europea, como terrorista –: “Las elecciones internas necesitaban diferentes elementos y organismos que gozaran de consenso para dar más credibilidad y transparencia a las elecciones”. Desde la Hermandad esperan que estos cambios puedan acercar de nuevo su posición a la de Turquía, y desde Ankara no se niegan en rotundo a mantener sus lazos con la organización terrorista.

Recientemente, desde Egipto se está llevando a cabo una muy dura política contra los Hermanos Musulmanes y las ejecuciones de altos cargos de la organización llevan tiempo sucediéndose. Hace apenas una semana se dio a conocer 12 nuevas condenas, entre las que había varios líderes de los históricos aliados de Turquía. Entre ellas, destacó la de un exmiembro del Parlamento y un exministro que sirvió en el Gobierno del expresidente Mohamed Morsi, con quien el país liderado por Recep Tayyip Erdogan guardaba muy buenas relaciones, ocasionando su derrocamiento la ruptura de las relaciones diplomáticas con los egipcios.

sameh-shoukry-ministro-exteriores-egipto
PHOTO/Ministerio De Asuntos Exteriores vía EUROPA PRESS - Sameh Shoukry, ministro de Asuntos Exteriores egipcio

A pesar de que Turquía se ha pedido el cese de estas ejecuciones, la realidad es que en Ankara andan con pies de plomo a sabiendas de que cualquier movimiento en falso puede hacer echar por tierra lo que llevan meses construyendo. El ministro egipcio de Asuntos Exteriores ya lanzó un mensaje que apuntaba a la injerencia de los turcos en lo que respecta a la política de Egipto: “Es importante observar las normas del derecho internacional para no interferir en los asuntos internos y no hacer de los territorios una estación y un trampolín para elementos hostiles que apuntan a la población de otro país. Si este es un asunto estable, esto se considera un avance positivo”. A lo que añadía que “las relaciones normales entre países deben basarse en la no injerencia en los asuntos internos”.

Mientras los Hermanos Musulmanes buscan llevar a cabo una importante reconstrucción de su infraestructura y Egipto continúa ejecutando a muchos de los líderes de la organización, Turquía se encuentra en el medio de este caos del que, como viene a ser costumbre en los de Erdogan, intenta jugar a dos bandas. El acercamiento a los egipcios ha experimentado una notable mejoría en los últimos meses. Sin embargo, la situación actual de la Hermandad, junto con las advertencias lanzadas desde El Cairo, ponen en una complicada situación a Turquía, que deberá tomar decisiones próximamente si quiere seguir fortaleciendo su posición en la zona oriental del Mediterráneo.